Lunes, 23 Octubre, 2017

            

¿Cómo ha respondido la Unión Europea y EEUU a la crisis en Ucrania?

La crisis en el este de Europa ha puesto a prueba la maquinaria diplomática de las potencias occidentales

E.P


image_print

La respuesta de Estados Unidos y la Unión Europea hasta el momento al papel que ha jugado Rusia en la crisis en Ucrania, tanto en la declaración de independencia de Crimea como en los disturbios del este del país, se ha centrado en sanciones económicas y de orden diplomático contra ciudadanos y empresas rusos.

La mayoría de sanciones acordadas hasta el momento restringen la concesión de visados para viajar al territorio de Estados Unidos o la Unión Europea a las personas afectadas, así como la congelación de activos o la imposición de determinadas limitaciones para comerciar, en el caso de las empresas.

Así por ejemplo, Estados Unidos ha impuesto restricciones en las exportaciones de productos estadounidenses a compañías rusas que, a su juicio, han actuado en contra de los intereses de Ucrania y ha restringido la política de denegación de exportación de artículos de tecnología punta que puedan mejorar las capacidades militares de Rusia.

En total, Estados Unidos ha decretado sanciones desde que comenzó la crisis contra 51 personajes, algunos próximos al círculo íntimo del presidente de Rusia, Vladimir Putin, como Dmitri Kozak, viceprimer ministro y dos asesores del presidente Sergei Glazyev y Vladislav Surkov.

La primera oleada de sanciones fue publicada el 19 de marzo, en el marco de la declaración de independencia de Crimea, que el Gobierno ruso avaló. Un día después se conocieron nuevas sanciones y el 28 de abril, tras el recrudecimiento de la tensión en el este de Ucrania, la Administración de Obama amplió la lista de personajes sancionados.

En un primer momento, Obama justificó estas sanciones como una respuesta a las amenazas rusas a las regiones del sur y el este de Ucrania y aseguró que las medidas se habían tomado contra “los altos cargos más relevantes del Gobierno ruso”.

Posteriormente, como reacción a la “continua intervención ilegal” y las “acciones provocadoras” de Rusia en Ucrania, la Casa Blanca decidió ampliar esas sanciones a siete altos cargos gubernamentales rusos, de los cuales dos son del círculo de Putin, y a “17 compañías vinculadas” al entorno del mandatario, a las que se les congeló sus activos.

Mientras, la Unión Europea ha sancionado a un total de 48 personajes públicos, en tres listas dadas a conocer el 17 y 23 de marzo, y posteriormente, el 29 de abril.

Las sanciones impuestas por Europa prevén la congelación de activos y la restricción de visados.

Además, los Veintiocho, que no han discutido posibles sanciones económicas, comerciales y energéticas contra Rusia, ya han acordado la posibilidad de aprobar sanciones contra empresas rusas implicadas en la crisis en Ucrania aunque se trata de algo “más complejo” a la hora de justificarlo desde el punto de vista jurídico y de momento no han dado este paso, según varias fuentes diplomáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *