Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

Ansiedad y enfermedades psicosomáticas, principales consecuencia de la dependencia al móvil

"Los dispositivos móviles, las redes sociales, las plataformas en línea, etc. Son muchos los recursos tecnológicos mediante los que los trabajadores están conectados las 24 horas del día, lo que puede generar fatiga, ansiedad, estrés e incluso enfermedades psicosomáticas

Foto: E.P


image_print

Las nueva tecnologías han provocado que sea fácil estar las 24 horas conectado al trabajo, y esta situación puede generar ansiedad, enfermedades psicosomáticas y problemas de control, “pues nos predisponen a estar pendientes, y finalmente no tenemos vida propia”, afirma Ana Tostado Domingo, psicóloga en la Consulta de Psicología Psico-Metta.

“Los dispositivos móviles, las redes sociales, las plataformas en línea, etc. Son muchos los recursos tecnológicos mediante los que los trabajadores están conectados las 24 horas del día, lo que puede generar fatiga, ansiedad, estrés e incluso enfermedades psicosomáticas. El trabajador no descansa nunca y lo acaba pagando”, advierte

Como consecuencia, ya se observan adictos al trabajo e, incluso, “se puede llegar al punto de eliminar de nuestras vidas el tiempo para nosotros y para nuestras familias”, afirma.

La experta, quien es miembro de Saluspot, destaca que se pueden combatir los problemas psicológicos derivados de la conexión permanente. Para ello, recomienda establecer límites y hablar con la empresa. “Por nuestra salud y nuestro bienestar, es esencial que dispongamos de un tiempo para nosotros y para los nuestros, por lo que es aconsejable exponer el caso a nuestros jefes”, afirma.

Asimismo, recuerda que mirar a la pantalla todo el rato puede influir en el rendimiento laboral, ya que está comprobado que el ser humano necesita parar en la jornada laboral, realizar actividades distintas.

LAS PAUSAS IMPRESCINDIBLES

“Las pausas son imprescindibles y permiten que nuestro rendimiento en el desempeño de nuestras tareas sea mayor”, advierte. Un consejo muy “sencillo y práctico” consiste en levantarse cada hora, caminar y hacer estiramientos.

Otro consecuencia de estar permanentemente conectado es que se pierden las relaciones personales. Las relaciones sociales, tanto en línea como cara a cara, son beneficiosas e incrementan nuestra autoestima. Sin embargo, afirma, “no es aconsejable plantear exclusivamente relaciones virtuales, ya que también necesitamos el trato directo y personal con nuestros colegas de trabajo”.

La psicóloga ha lamentado que cada vez más sea más dificil separa el tiempo de trabajo del ocio. “A veces trabajamos con un ordenador y cuando llegamos a casa pasamos nuestro tiempo de ocio frente a otro ordenador”, señala, sin embargo lo ideal sería dejar lado las tecnologías y tratar de realizar actividades que produzcan bienestar, como por ejemplo el deporte. “Si no, nuestra mente creerá que seguimos trabajando y no diferenciará los tiempos”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *