Lunes, 12 de Noviembre de 2018

            

A juicio el acusado de retener y amenazar de muerte a dos compañeras de piso

Supuestamente, amenazó de muerte con un cuchillo y provocó diversas lesiones a sus compañeras, después de anunciar en internet a una de ellas como "masajista erótica"

Audiencia Provincial de Granada | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada tiene previsto enjuiciar hoy a un hombre de 30 años para el que la Fiscalía pide once años de prisión acusado de retener a dos compañeras de piso a las que supuestamente amenazó de muerte con un cuchillo y provocó diversas lesiones, después de anunciar en internet a una de ellas como “masajista erótica”.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, el acusado, con antecedentes penales por lesiones, sobre las 23,00 horas del 7 de diciembre de 2016, puso el citado anuncio en la web en nombre de una de sus compañeras de piso “sin su conocimiento ni consentimiento y con ánimo de perjudicarla”. Así, ella, “a partir del día siguiente, recibió numerosas llamadas de personas que solicitaban sus servicios sexuales”.

Sobre las 00,30 horas del 12 de diciembre de ese mismo año, discutió con las dos compañeras de piso, hermanas entre ellas, en el domicilio que compartían, y “las encerró en una habitación mediante la colocación de un candado en la puerta”, la cual tuvieron que “romper” tras “15 minutos intentando sin éxito salir”.

Una de ellas lo intentó grabar entonces con el móvil, que le fue arrebatado por el acusado, siempre según el relato de los hechos del fiscal.

Ello motivó que las hermanas “se lanzaran sobre el acusado con objeto de recuperarlo”, con lo que él “comenzó a propinarles mordiscos en diversas partes del cuerpo, con ánimo de menoscabar su integridad física”.

Fue entonces cuando habría cogido un cuchillo con el que, esgrimiéndolo en mano, las amenazó de muerte. “Os tengo que matar”, señala el Ministerio Público que dijo a las hermanas que salieron de la casa “apresuradamente” para refugiarse donde una vecina, con quien llamaron a la Policía.

Los agentes trasladados al lugar de los hechos comprobaron las lesiones de las chicas, además de que el acusado había arrojado el teléfono por la ventana del domicilio, causándole daños tasados en 148,8 euros. Ante estas evidencias, fue detenido, siendo acusado por el fiscal de la presunta comisión de delitos de coacciones, detención ilegal, amenazas, y leves de daños y lesiones.

Por todo ello, el Ministerio Público pide para este individuo un total de once años de prisión, y el pago de multas por valor de 1.800 euros. Asimismo, interesa orden de prohibición durante cinco años de comunicación o aproximación a ambas hermanas a menos de 150 metros de sus domicilios, lugares de trabajo o cualquier espacio que frecuenten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.