Los trucos para mantener en buen estado el calzado deportivo

Una limpieza adecuada es la clave para alargar la vida de las zapatillas

Zapatilas
Imagen de archivo de unas zapatillas | Foto: Archivo GD
GranadaDigital
0

La elección del calzado, como de las prendas de vestir, constituye una parte esencial para la identidad de cada persona. Sin embargo, una vez que esos zapatos se convierten en un elemento más de nuestro día a día, muchas veces no reparamos en la importancia que tiene limpiarlos de manera adecuada o, simplemente, desconocemos cómo hacerlo de forma correcta. Esto se pone de manifiesto aún más cuando se trata del calzado más informal, como las zapatillas o sneakers. ¿Qué debo tener en cuenta para mantener en buen estado mis zapatillas? Echa un vistazo a los siguientes consejos.

Antes de lavar o limpiar cualquier tipo de zapatillas es fundamental fijarse en el material del que están hechas. Para empezar, una recomendación general para efectuar una limpieza básica de tus zapatillas. Primero, mezcla una pequeña cantidad de detergente suave o líquido de lavavajillas con agua tibia o, si son blancas, puedes utilizar una mezcla de bicarbonato sódico y agua a partes iguales. Entonces, quita los cordones, frótalos y aclara bien para eliminar los restos de jabón. Para facilitar la limpieza de las manchas de tu calzado, emplea un cepillo de cerdas suaves o un viejo cepillo de dientes con la ayuda de la mezcla preparada. Es importante hacerlo despacio y sin frotar demasiado fuerte. No olvides la suela exterior.

Superada la fase de lavado, es el turno de secar. Para ello, es conveniente utilizar un paño suave o una toalla de microfibra y dejar que los restos de humedad se eliminen al aire. También se puede favorecer la desaparición de esa humedad introduciendo papel de periódico en el interior. Entonces, es momento de esperar a que se sequen completamente antes de volver a utilizarlas. Finalizado este proceso de limpieza básica puede ocurrir que las zapatillas no queden del todo limpias. En ese caso, la opción B es probar en la lavadora, ellas solas, con un programa para prendas delicadas con agua fría e introduciendo los cordones en un calcetín para no perderlos.

Limpieza según el material

El material sí importa, porque cada uno de ellos requiere unos cuidados específicos. No es lo mismo limpiar unas zapatillas de piel, de ante, de tejido Knit, de tela o de material sintético como se verá a continuación. Si las zapatillas son de piel, además de la mezcla de agua con jabón o bicarbonato, puedes utilizar un "borrador mágico". Más difícil de limpiar es el ante que requiere de un cepillo especial que ha de pasarse siempre en la dirección del material, nunca a contrapelo. También se puede usar una goma para ante o una goma de borrar y un paño humedecido en vinagre blanco para las manchas difíciles.

No menos delicado que el ante es el tejido Knit, un material utilizado para ropa y material deportivo que destaca por su calidad elástica. Este es un tejido que no permite la utilización de lejía, de productos abrasivos ni de jabón con productos químicos para su limpieza. En el lado opuesto están las zapatillas de tela que se ensucian con facilidad, pero también se lavan de manera sencilla, sin necesidad de cuidados "especiales". Tampoco es especialmente complicada la limpieza de zapatillas de material sintético que pueden lavarse con un trapo humedecido en la mezcla hecha en un vaso con una cuarta parte de alcohol y tres partes de agua.

Consejos para alargar la vida de las zapatillas 

La limpieza es solo uno más de los cuidados recomendados para alargar la vida de nuestras zapatillas. Otros consejos para prolongar su duración son guardarlas en su caja original, emplear un poco de espray desodorante específico para eliminar los malos olores, evitar limpiar las zapatillas en la lavadora cuando no sea estrictamente necesario, así como pasarlas por la secadora.







Se el primero en comentar

Deja un comentario