John Carter: “Los 15 años son una edad muy difícil, gracias a mi entrenador escogí el camino del deporte”

El flamante campeón de Europa ha abierto las puertas de su casa a GranadaDigital para hablar de su trayectoria como profesional y de cómo vive su día a día

John Carter
John Carter en su taller con el cinturón de campeón europeo superpluma | Foto: Javier Gea
Alejandro MacíasAlejandro Macías
3

Hay una estrella en Granada y su nombre es John Carter. El flamante campeón de Europa en categoría superpluma, ha abierto las puertas de su casa a GranadaDigital para mostrar cómo es su día a día.

Unas horas con John bastan para darse cuenta de que su  grandeza radica en la humildad, en su lado más humano. Es un deportista nacido para la gloria, ha alcanzado la fama, el éxito, pero sigue siendo el mismo, ese niño travieso que andurreaba por las calles de Almanjáyar. Como toda su vida, por las mañanas ayuda en la carpintería familiar y por las tardes entrena. Lanza una mirada agradecida hacia quienes le han acompañado en su trayectoria, seguramente no exenta de días duros y momentos amargos.

Carter se ha logrado una trayectoria admirable en el mundo del boxeo, pasó de ser una promesa a consolidarse como uno de los grandes púgiles del país, dos títulos nacionales y un europeo lo avalan. Actualmente, está invicto, cuenta con una racha de 13 victorias y un empate.

La historia y la personalidad del granadino hacen reflexionar sobre la importancia de luchar por un sueño, trabajar duro para hacerlo realidad, y, al colocarse la corona de laurel, no perder la mirada humilde que nos sitúa frente al otro en igual dignidad, aun cuando nuestro podio sea más alto.

Pregunta: ¿Cómo se inició en el mundo del boxeo?

Respuesta: Yo siempre estaba con la bicicleta, jugando al fútbol… he sido un niño muy activo, me gustaba mucho el deporte. Empecé a boxear porque era muy malo jugando al fútbol, estaba gordito, y dije: “a ver si pierdo peso por aquí”.

P: ¿Cuándo empezó a entrenar?

R: Lo recuerdo perfectamente, la primera vez que yo tuve contacto con este deporte, fue el 6 de octubre de 2009 (14 años) en un pequeño gimnasio del barrio que se llamaba Al-Ándalus, con Pepe Quintana. Estuve un año y medio con él, y después conocí a Omar Sánchez, que es el que me ha enseñado todo.

P: ¿Cómo se integra la rutina de un deportista de élite con un trabajo a media jornada?

R: Compaginar el boxeo a este nivel con la carpintería cuesta la verdad, mi rival se dedicaba únicamente a prepararse y yo no podía, he tenido que entrenar y trabajar. Me levanto muy temprano para salir a correr, después me gustaría entrenar pero tengo que dedicarme a mi trabajo y por la tarde me exprimo. Pero bueno, es lo que hay, con más coraje me subo al ring.

P: ¿Cuántas horas le dedica a entrenar?

R: Cuando me preparaba para los campeonatos de España le dedicaba en torno a seis, siete horas diarias al entrenamiento, pero con el cierre de la carpintería durante el estado de alarma se acumuló mucho trabajo y sólo pude entrenar tres horas cada día.

P: Frente a un rival como Larrinaga se preveía que la forma física iba a ser fundamental, ¿Cómo han preparado los entrenamientos durante el confinamiento?

R: Hemos ido bastante limitados sinceramente, bajábamos mi hermano y yo al taller, y con cuatro hierros y garrafas de aceite hacíamos los ejercicios de musculación. Luego, con el saco que tenemos aquí entrenábamos un poco la técnica.

P: Hasta la fecha, ¿qué momentos destacaría de su trayectoria profesional?

R: Mi debut, ya que fue el estreno soñado, el segundo campeonato nacional ganado en Ibiza fue bastante emotivo, por supuesto este último título europeo disputado en Marbella, pero sin duda, el más especial fue el primer título nacional que gané aquí en Armilla frente a Jose Luis González. El momento en el que nos tiramos los dos a la lona fue brutal. Me levanté por todo lo que llevaba detrás.

P: ¿Cómo se siente un campeón de Europa?

R: La verdad es que sigo igual, no me ha cambiado. Muy ilusionado por el cinturón, pero sigo siendo el mismo cachondo que se dedica a hacer el tonto con mis amigos por el barrio y yo no voy a cambiar, me quedaré siempre con los míos, sé quiénes han estado toda la vida y quiénes se acercan por interés.

P: Se ha enfrentado a rivales de talla mundial como Juan L. González, Sandro Hernández… ¿Cuál de ellos ha sido el más duro?

R: El más igualado fue obviamente el del empate frente a Ion Costin. Pero el más duro fue contra Sandro Hernández. Aquella pelea me costó bastante, por problemas ajenos a mí yo no iba bien preparado psicológicamente. El oponente era fuerte, tenía un récord de 15 peleas y 10 K.O.

P: ¿Cuál ha sido el peor momento al que se ha enfrentado a lo largo de su carrera?

R: El año pasado sin duda, estuve toda la temporada pensando en dejar el boxeo, no lo hice por mi entrenador, al que le debo todo. Intentaba tirar para adelante, pero no tenía esa motivación, no me sentía un “león hambriento en mitad de la jungla” parafraseando a Tyson Fury. Una vez pasado esto, Omar me dijo que la próxima vez que me sintiera así lo dejaríamos del tirón, porque en ese estado no se podía subir a un ring.

P: ¿Qué te hizo cambiar de mentalidad?

R: Empezar a vivir con mi novia me abrió los ojos, ella me ayudó a cambiar el ‘chip’, siempre ha estado ahí para ‘apretarme las tuercas’ cuando ha hecho falta. Ha sido un año duro, pero ya ha pasado, hemos vuelto con mucha fuerza y con muchas ganas de sentir el cuero.

P: Miles de granadinos se desplazaron hasta Marbella para presenciar el combate por el título europeo frente a Larrinaga ¿Cómo te sentiste?

R: Se me puso la piel de gallina, los granadinos son la hostia, con perdón. Me hicieron sentir como mi ídolo, Chávez. Levantaron el pabellón gritando mi nombre, fue increíble. Me hubiese encantado celebrar el título con ellos pero con las restricciones del Covid me lo prohibieron. Me encantaría que las instituciones nos apoyasen, he ganado un título que me coloca entre los cinco mejores de Europa y me gustaría poder disputar los combates para defenderlo en Granada, porque cada vez que peleo en casa es una pasada.

P: ¿Próximos desafíos de John Carter?

R: El próximo reto es medir un armario esta tarde. En cuanto al boxeo mi entrenador manda, él me irá asignando peleas y yo aquí estaré, esperando.

P: ¿Es posible vivir del boxeo aquí en España?

R: Es muy difícil, que yo sepa sólo hay tres boxeadores que se ganan la vida de esto. Kerman Lejarraga, Sergio García y Kiko Martínez, el resto nos tenemos que buscar la vida por otras vías. A día de hoy no me planteo vivir sólo con esto.

P: En Estados Unidos está más que consolidado, los púgiles son ídolos nacionales y los que alcanzan el éxito, viven sobradamente de ello ¿Qué crees que le falta a España para alcanzar este nivel?

R: Yo creo que sería fundamental que la televisión apoyase el boxeo. Se tiene una imagen de un deporte violento, pero nada más lejos de la realidad. Yo he hecho grandes amigos, una vez salimos del ring tenemos una relación fantástica. Se siente la empatía con el rival.

P: En el cine, el boxeo se suele asociar a mafias, tráfico de drogas, apuestas… ¿Crees que las películas han contribuido a crear una mala imagen del deporte?

R: Completamente, se han creado muchos prejuicios, yo soy un chaval completamente legal, ni fumo, ni bebo ni vendo droga. El boxeo es un deporte de caballeros. Se puede ver desde muchas perspectivas si te fijas en el caso de Poli Díaz, Mike Tyson… vienen de entornos marginales y sí están metidos en temas de narcotráfico, pero luego tienes el ejemplo de Muhammad Ali, Saúl Álvarez, Floyd Mayweather… Cada persona decide cómo quiere mirar esta disciplina.

P: Cada vez hay más gimnasios y escuelas que ofertan clases de boxeo, ¿Cómo valoras el futuro de este deporte en España?

R: Está creciendo mucho el boxeo español. Se va creando afición poco a poco, antes ibas a una velada y asistían 300 personas, ahora en cada pelea reunimos en torno a 1000 personas. Esperemos que si puedo hacer una defensa del título aquí en Granada pueda venir más gente, ya que el público granadino se está volcando conmigo.

P: Por último, si le tuviera que mandar un mensaje a los jóvenes que dan sus primeros pasos y sueñan con alcanzar algún día un título europeo ¿Qué les diría?

R: Que sueñen grande para llegar alto. Yo entré en el boxeo porque estaba gordo, quién me lo iba a decir. Alcanzar aquello con lo que siempre has soñado produce una satisfacción muy grande.





Comentarios

3 comentarios en “John Carter: “Los 15 años son una edad muy difícil, gracias a mi entrenador escogí el camino del deporte”

  1. Que orgullo que tengamos deportistas así en Granada. Muy bueno.

  2. Los campeones se juntan,,,,, muy buena entrevista para un gran deportista y una gran persona,,,

  3. Orgullo para Granada.
    Excelente articulo….
    Enhorabuena!!!!

Deja un comentario