Interceptado un dron ilegal que interfería una grabación en el centro de Granada

Tras localizarlo, los agentes de la Policía Nacional evitaron un posible impacto entre la aeronave y la de una productora de televisión, que sí estaba autorizada

policia nacional dron
Dron intervenido por la Policía Nacional | Foto: Gabinete
Gabinete
0

Agentes de la Policía Nacional han interceptado un vuelo ilegal en el distrito Centro de Granada. El varón que lo pilotaba, de nacionalidad búlgara, ha sido propuesto para sanción administrativa. El suceso ocurrió cerca de las 20:00 horas. Tras localizarlo, los agentes evitaron un posible impacto entre la aeronave que volaba sin autorización y la de una productora de televisión, que se encontraba realizando una grabación debidamente autorizada.

Sobre las 20:00 horas, agentes de la unidad de Medios Aéreos de Granada se encontraban realizando labores de supervisión relacionadas con una grabación autorizada que realizaba una productora de televisión sobre un conjunto histórico artístico situado en el distrito Centro de la ciudad. La productora había realizado los trámites necesarios para realizar un vuelo autorizado de una aeronave de gran peso y tamaño que, además, alcanza una gran velocidad. Para comprobar que la operación reunía todas las medidas de seguridad y, en previsión de que el espacio aéreo utilizado por la productora se encontrara libre de vuelos no autorizados, los agentes se desplazaron hasta el conjunto monumental. Mientras el personal de la productora llevaba a cabo las primeras tomas desde el aire, los agentes detectaron la presencia de una aeronave que volaba de forma ilegal, la cual interfería con la operación autorizada.

Durante el escaso tiempo que las patrullas de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana tardaron en localizar la ubicación del piloto, se comprobó que además, este estaba realizando la operación sin tener contacto visual con su dron, del que se encontraba a más de 350 metros. Se detectó el incumplimiento de la normativa vigente, ya que tampoco había comunicado el vuelo a los servicios de emergencias que utilizan dicho espacio aéreo, como es el helipuerto del Hospital Universitario San Cecilio. Tampoco lo había hecho con la Base Aérea de Armilla.

La falta de comunicación del piloto posibilitó que ambos vuelos, el autorizado y el ilegal, compartieran el mismo espacio aéreo y que hubiera un momento en el que se encontraban a escasos 10 metros de distancia. La localización del varón impidió una posible colisión de ambas aeronaves con los consiguientes daños entre sí y sobre el patrimonio histórico, evitando la puesta en riesgo de la seguridad ciudadana.

Los agentes ya han propuesto para sanción administrativa al varón ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).







Se el primero en comentar

Deja un comentario