Granada estrena traje completo de 'Primera'

La ciudad contará por primera vez en una misma temporada con sus dos principales equipos de fútbol y baloncesto en la máxima categoría

Granada es de Primera
Granada es de Primera | Foto: GD
Sandra Muñiz Fernandez
0

La 2023/2024 será para siempre y pase lo que pase una temporada histórica para el deporte granadino. La ciudad que estos últimos años se había convertido en sede de referencia de las mejores competiciones deportivas, aún no tenía en lo personal su gran año a nivel de tener a sus principales equipos en la élite. La ciudad nazarí arrastraba una especie de gafe que vinculaba directamente a sus conjuntos de fútbol y de baloncesto que le negaba hasta el momento disfrutar una temporada de ver simultáneamente a ambos en la élite. El devenir del curso quiso que el Covirán Granada estuviera sobre el alambre hasta la última jornada donde parecía que otra vez ese anhelo de convertir Granada en una ciudad de 'Primera' tendría que esperar. Sin embargo, el conjunto de Pablo Pin se salvó sobre la bocina y el de Paco López aprovechó una jornada final con todo de cara para esta vez sí poder decir que la 23/24 hará de Granada una ciudad de 'Primera'.

Granada estrena traje completo de 'Primera' y lo hace con un final de curso no exento de sufrimiento y sólo apto para corazones fuertes del seguidor del deporte granadino. Primero, el turno fue para el Covirán Granada que se encomendaba a un Palacio de los Deportes teñido de rojo, como las camisetas de apoyo que dieron color a cada localidad, para lograr una victoria vital y esperar que el Real Madrid hiciera los deberes frente al Real Betis. El coliseo rojinegro fue la olla a presión que necesitaba su equipo y dio lugar a un triunfo con once puntos de ventaja sobre el Joventut. Sin embargo, a medida que se aproximaba el final y cuando ya se vio que la victoria rojinegra no se iba a escapar, todos los ojos se dirigieron al videomarcador, porque desde el WiZink llegaban noticias de un resultado apretadísimo que podía dar un vuelco al sueño del baloncesto granadino con sólo pestañear.

Por eso, cuando se confirmó la ajustadísima victoria blanca por dos puntos, Granada estalló de júbilo, su equipo había obrado el milagro de la permanencia y donde una de las claves fue no dejar de creer. El conjunto rojinegro había luchado contra todos los elementos como sobreponerse a lesiones con tanto peso específico como las de Cristiano Felicio, Dejan Todorovic o Luke Maye, casi nada, para gritar bien alto que son de Primera una temporada más. Un tira y afloja por la permanencia que permitirá a los de Pablo Pin afrontar su segundo curso consecutivo en la ACB después de una ascensión metórica desde la 1ª División Nacional y hasta la LEB Oro hasta desembarcar en la máxima categoría.

La 22/23 comenzó con el estreno de Covirán Granada desde que luce su actual denominación en la ACB -sí lo había hecho antes como CB Granada- y el Granada CF, por entonces, dirigido por Karanka sin tiempo para lamentar una nueva andadura en Segunda División tras no conseguir el técnico sacar del pozo al equipo. Los rojiblancos iniciaron el curso con energías renovadas y con todas las vistas puestas en que esta fuese una temporada de transición para regresar de nuevo a la máxima categoría por la puerta grande. Sin embargo, el conjunto de Karanka empezó a naufragar a domicilio, pese a mantenerse imbatido en casa, lo que propició la llegada de Paco López.

El técnico valenciano asumió las riendas de la nave nazarí y siguió convirtiendo la fortaleza en casa en una de sus armas más poderosas, pero, como su antecesor, no parecía dar con la tecla para cortar la sangría a domicilio. Cada salida continuó siendo un dolor de muelas para los nazaríes que, sin embargo, se aferraban a la parte alta gracias a la fiabilidad en Los Cármenes. Villarreal B y La Cerámica supusieron un punto de inflexión en las salidas y llegaron allí puntos clave para que posteriores derrotas como en El Molinón, La Romareda o El Sardinero no le sacaran de la pelea por el ascenso directo con algo de fortuna también, porque sus principales rivales no aprovecharon esos pinchazos nazaríes. Tras ello, el Granada se creció hasta rozar la promoción ya en Miranda de Ebro, la que terminó por confirmar en casa ante el Leganés y con ella el emplazamiento a la temporada que tanto anhelaba Granada con sus dos principales equipos de fútbol y baloncesto en la élite.

Coincidirán tras 26 temporadas del Granada CF y 13 del 'Covirán' en la élite

Granada CF y Covirán Granada se citan así en la élite después de 26 temporadas en Primera de los rojiblancos y 13 de los rojinegros, contabilizando desde su aparición como CB Granada. De este modo, se pone fin a aventuras en la máxima categoría del club de baloncesto donde el equipo de fútbol transitó por 2ªB, 3ª y 2ª. Mientras, el Granada en sus 92 años de historia empezó a construir su trayectoria en la élite mucho antes de que naciera su homólogo de baloncesto y, desde que lo hizo, tampoco han logrado simultanear temporada en Primera.

Por ejemplo, en la 2010-2011 que los rojiblancos subieron, coincidió con la caída a LEB Oro del baloncesto con una posterior desaparición como tal del CB Granada para resurgir en la 12/13 bajo su nueva denominación. Esa montaña rusa, con subidas y bajadas alternativas del fútbol y baloncesto, llega a su fin y la 23/24 quedará para siempre como la primera temporada con una Granada 100% de 'Primera'. El anhelo se convirtió en realidad, la espera mereció la pena.







Se el primero en comentar

Deja un comentario