Las diez cosas que no debes introducir en el microondas

La llegada de este electrodoméstico a las cocinas supuso un avance a la hora de calentar alimentos, haciendo el proceso más rápido y sencillo

Microondas
Microondas | Foto: Archivo
Juan Carlos Polo Villanueva
0

El microondas se ha convertido en un electrodoméstico imprescindible en las cocinas. Tiene varios usos, desde calentar, cocinar e incluso descongelar. Sin embargo, no se puede introducir cualquier objeto o alimento. Aquí hacemos una recopilación de las diez cosas que no deben introducirse en el microondas:

1. Cocinar un huevo con cáscara

No se debe cocinar un huevo en el microondas debido a que se acumula vapor de agua en el interior y, al no poder liberarse, el huevo puede reventar debido a la presión acumulada. Un opción es escalfar el huevo con agua ya que así no explotará.

2. Verduras de hojas verdes

Este tipo de hortalizas pueden ser peligrosas porque para cocinarse necesitan cierta humedad ya que, si se introducen en seco, se producirán chispas. Es recomendable utilizar un recipiente especializado en cocina al vapor y que permita introducirlo en el microondas.

3. Salsas de tomate

Este tipo de salsas son demasiado espesas como para permitir que se escape el calor y el vapor que se origina durante la cocción. Esto ocasiona burbujas que acaban explotando ensuciando el microondas, e incluso pueden explotar nada más sacar el recipiente, por lo que se puede ensuciar la ropa. Para que esto no pase se debe de usar una tapa.

4. Agua

Al calentar agua se puede producir un sobrecalentamiento, es decir, se acumula energía sin que el agua comience a hervir y al introducir una bolsa de infusión o cuchara puede hervir rápidamente ocasionando quemaduras. Es aconsejable extremar la precaución y usar guantes si fuera necesario.

5. Bolsas de papel

Las bolsas de papel pueden producir un incendio y emitir vapores peligrosos si tienen tinta impresa, por lo que se debe evitar introducir este elemento en el aparato. Ojo, hay bolsas que están preparadas para el microondas, como la de las palomitas.

6. Recipientes de poliespan

Los envases de algunos alimentos precocinados o de hortalizas frescas son de poliespan, es decir, las típicas bandejas blancas. Este material no está preparado para ser introducido en el microondas porque no soporta temperaturas elevadas y puede derretirse, estropeando los alimentos. Es mejor usar un envase preparado para ser calentado.

7. Bolsas de plástico

El plástico se funde con facilidad en el microondas, por lo que solo se debe introducir envases preparados para este electrodoméstico. Hay que tener cuidado con las tapaderas, ya que si se usa la función ‘grill’ se derretirá.

8. Palillos de madera

Nunca hay que meter palillos de madera porque tienen una alta capacidad inflamable, por lo que se pueden incendiar dentro del microondas.

9. Ponerlo en marcha vacío

Parece obvio pero, si pones en marcha el microondas sin ningún alimento en su interior, las ondas que calientan los alimentos rebotarán con las paredes del aparato, provocándole graves daños.

10. Bolsas de semillas

Aunque este tipo de bolsas permitan calentarse en el microondas, hay que seguir las instrucciones. La mayoría de ellas deben introducirse junto a un vasito de agua para evitar un sobrecalentamiento.







Se el primero en comentar

Deja un comentario