La intensidad de Palma acaba con un Covirán en cuadro

Las lesiones lastraron la rotación de Covirán, que con solo siete jugadores trató de hacer frente a un Palma que salió encendido

Fundacion CB Granada Palma
Lluis Costa volvió a ser uno de los mejores | Foto: Antonio L. Juárez
Jero CameroJero Camero
0

El frío se colaba entre todas las rendijas del Palacio de los Deportes. La inmensidad del escenario y la ausencia de público no ayudaba a crear ambiente y el Covirán ingresó la parqué con la misma frialdad que marcaba el termómetro. Todo lo contrario que Palma, cuya intensidad defensiva caldeó pronto al banquillo visitante. Hasta cinco pérdidas acumuló el cuadro rojinegro en los cinco primeros minutos del choque.

Sin embargo, pese a tantos errores en la circulación y en la salida del balón, los hombres de Pablo Pin se las arreglaron para mantener el encuentro bastante igualado. Se volvió a echar el equipo a las espalda Lluís Costa. El base lideró el espeso ataque del Covirán, que notó la falta en el quinteto inicial de hombres tan importantes como Bropleh, Manu Rodríguez o Bortolussi. A pesar de todo lo malo y de un Kullamae excelso, el primer periodo terminó con igualdad.

Pero los problemas no cambiaron en el cambio de cuarto. Las perdidas siguieron lastrando al Covirán, que vió como en menos de un minuto y medio Palma se marchó seis puntos por encima en el marcado con los triples de Kullamae y Harrell. La amenaza del triple, tan letal en el cuadro nazarí en otros choques, brillaba por su ausencia. Un parcial de Palma de 2-14 dejó a Covirán temblando sobre el parqué. Ni siquiera el primer triple rojinegro, obra de Iriarte, levantó el ánimo de los hombres de Pin.

La circulación de balón comenzaba a mejorar, pero algo seguía fallando en la muñeca de los rojinegros. El hierro escupía los balones de forma constante. Hasta tres intentos se le salieron de dentro a Pardina. Bropleh, que tuvo problemas en la muñeca tras el partido en Alicante, tampoco se encontraba fino, al igual que su fiel escudero Alex Murphy. Aun así, pese al nefasto porcentaje de lanzamientos, los de Pin se las apañaron para que la desventaja al descanso solo fuera de seis puntos.

El paso por los vestuarios no cambió la situación de un Covirán que seguía con dudas en las dos partes del campo. Pablo Pin golpeaba la publicidad fruto de la desesperación ante los rebotes ofensivos concedidos a Palma. Jugar con una rotación de solo ocho jugadores se estaba notando en el juego rojinegro. Eran varios los jugadores que mediados el tercer cuarto ya acumulaban más de 20 minutos de juego.

Las ideas de Pin seguían sin funcionar sobre la pista. La presión y la intensidad de Palma ahogaba cualquier atisbo de reacción en décimas de segundo. La gestión de faltas del cuadro visitante fue crucial para cortar el ritmo del Covirán en el momento en el que pensaban que se podía volver peligroso. Cuatro jugadores terminaron el tercer cuarto con tres personales cometidas, pero lograron su propósito de incomodar a los nazaríes.

La revolución del último cuarto llegó en las manos de Germán Martínez. El base impregnó al resto de su compañeros de su particular intensidad a la hora de defender. Sacó de quicio a Kullamae y a todo al que le tocó delante. El resto jugadores le siguieron en ataque y lograron el empate con un precioso alley oop entre Murphy y Fall. Pero un par de errores consecutivos en ataque volvieron a echar por tierra el trabajo logrado hasta el empate.

Palma volvió a ponerse seis puntos por encima con facilidad cuando solo restaban cinco minutos para el final del partido. Lo intentó Covirán hasta los segundos finales, pero dos antideportivas consecutivas terminaron con las esperanzas de rascar algo del cuadro rojinegro. Valiente esfuerzo de los hombres de Pablo Pin, que con un rotación extremadamente corta de solo siete jugadores, más el minuto y medio que disputó Bressan en el primer cuarto, batalló hasta la extenuación.

Ficha técnica:

Covirán Granada: Costa, Germán, Pardina, Murphy, Fall -quinteto inicial- Bropleh, Bressan e Iriarte.

Palmer Alma Mediterránea Palma: Figueras, McDonell, Kullamae, Díaz, Jawara -quinteto inicial- Suskavcevic, Huguet, Gehrke y Harrell.

Parciales: 16-16; 13-19 -descanso-; 14-16; 20-19. Resultado final: 63-70.

Árbitros: Ángel Albacete, Jose Pagán y Sergio Ortiz.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de LEB Oro, disputado en el Palacio de los Deportes de Granada sin presencia de aficionados por la normativa del COVID-19.







Se el primero en comentar

Deja un comentario