Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

¿Problemas para dormir? Hoy te aconsejamos para que puedas conciliar el sueño

Ejercicios de relajación, un espacio agradable, y la disposición de descansar algunas pautas para poder dormir bien

Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

Sin duda, para mantener una buena salud, dormir bien es fundamental, ya que garantiza el correcto funcionamiento del cuerpo a lo largo de la jornada. En muchos casos, los problemas no vienen tanto por la forma en que dormimos, sino por la dificultad que encontramos a la hora de intentar dormir.

Y si, en este caso, contar ovejas no funciona, tal vez estos consejos te puedan ayudar a conciliar el sueño.

Llega el momento de irte a la cama, pues prepárate para dormir. Crea un ambiente que fomente el sueño, lejos de actividades estresantes, como estar con el ordenador o con la televisión. Algunas herramientas que ayudan pueden ser que la habitación tenga una luz adecuada, la temperatura sea la más agradable para ti o un pijama cómodo. Todo esto se convertirá en un pequeño ritual con el que nuestro cuerpo sabrá que ha llegado la hora de irse a la cama.

Es importante marcar la hora para dormir, y que no se aplace en muchas ocasiones, una misma semana. Nuestro reloj interno funciona con horarios y hábitos, por ejemplo: una hora para despertar, una para las comidas, e incluso una para irse a dormir.

Sería interesante realizar un ejercicio de relajación antes de irse a dormir, si cuesta desconectar de los problemas o las preocupaciones del día. Cada persona se podría tumbar en la cama y respirar profundamente, y centrarse en esas respiraciones, concentrando la mente con la entrada y salida de aire, dejando la mente en paz. No importa los minutos que se necesiten, lo importante es llegar a sentirse calmado. Después, sin movimientos bruscos se apaga la luz y se intenta dormir.

La naturaleza también ofrece remedios para esto. Hay plantas naturales como la valeriana o la manzanilla que se pueden utilizar aquellos días que por algún motivo especial se tengan más preocupaciones.

Leer un poco tampoco viene mal. Pero prestando especial atención al libro que se elige. Los libros que estimulan la imaginación no son una buena idea, porque no favorecen la desconexión, ni fomentan el relax.

Si has apagado la luz y estás listo para dormir, pero de repente las preocupaciones comienzan a asaltarte, levántate, coge lápiz y papel y apunta aquellas tareas pendientes o temas que están quitándote el sueño. El papel, en este caso puede ser un elemento terapéutico, ya que cuando escribimos aquello que debemos hacer ordenamos nuestras ideas, lo hacemos todo mucho más visual y sencillo.

Y desde luego, si se tienen problemas de insomnio, lo importante es visitar a un especialista, porque la dificultad para dormir, en algunos casos también puede ser síntoma de algún problema de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *