Los vecinos piden la restauración de la iglesia de San Luis, inmersa en el olvido

El templo situado en el Albaicín es de propiedad municipal y necesita una rehabilitación completa pues presenta un “estado ruinoso”, por lo que está en la Lista Roja de Patrimonio

Iglesia San Luis - Sara Castaño-6
Los signos de deterioro en el templo del Albaicín son evidentes | Fotos: Sara Castaño
María J. RamírezMaría J. Ramírez
1

En el barrio del Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco hace 25 años, se encuentran varias iglesias inmersas en el olvido, en las cuales no se practica el culto. Es el caso de la iglesia de San Bartolomé, la iglesia de San Cristóbal y la iglesia de San Luis. Esta última presenta un estado ruinoso, está tapiada y sin techo, que cayó en el incendio que sufrió en 1933 durante las revueltas anticlericales de la II República. Un ciudadano enamorado de ese bello rincón del Albaicín, Flavio Sevilla, puso en marcha una petición en la plataforma Change.org para la restauración de la iglesia de San Luis, con el objetivo de “rescatar del olvido a esta bella iglesia albaicinera”.

La Asociación de Vecinos del Albaicín también ha pedido en varias ocasiones al Ayuntamiento de Granada, el propietario de este inmueble religioso desde 2006, que lo rehabilite, pero el consistorio no ha procedido a ello. “El año pasado anunciaron que la arreglarían, pero como tantas cosas que anuncian y luego no cumplen”, lamenta Antonio Jiménez, el presidente de la Asociación de Vecinos del Albaicín.

La Asociación de Vecinos del Albaicín viene pidiendo su restauración desde el año 2006

La iglesia de San Luis se encuentra en la parte alta del Albaicín, concretamente en la calle San Luis. Está en la Lista Roja de Patrimonio que elabora la Asociación Hispania Nostra por su estado ruinoso. Actualmente solo conserva los muros perimetrales y algunos arcos que fueron reconstruidos en 1937, según detalla Hispania Nostra, una asociación sin ánimo de lucro que defiende el patrimonio nacional.

Este templo se construyó durante la campaña de evangelización promovida por los Reyes Católicos tras la conquista del Reino de Granada. Se levantó según la tipología mudéjar de iglesia de cajón sobre una mezquita. Fue finalizada en el año 1526, pero durante el siglo XVIII contó con algunas adiciones como las capillas laterales y la actual torre. En el interior de la iglesia se veneraba al Cristo de la Luz, que tenía un gran arraigo popular. El tempo fue pasto de las llamas en diciembre de 1933, durante las revueltas anticlericales de la II República. Posteriormente, se realizó una reconstrucción parcial en 1937, bajo la dirección de los arquitectos Prieto Moreno, Wilhemi y Fígares y Casas, aunque solamente se consolidaron los muros y no se llegó a techar la cubierta.

Aún se conserva a día de hoy la portada de la iglesia de San Luis, pero está tapiada. La sacristía es una de las estancias que mejor se mantiene porque no sufrió los efectos del incendio, aunque sí un saqueo y un posterior hundimiento.

En 2017, justo 84 años después del incendio que sufrió el templo, se llevaron a cabo unas obras de urgencia. Descombraron la nave de la iglesia y se dejó al descubierto el piso, que antes estaba cubierto de tierra, maleza, piedras, basura, etc. “Actualmente, en el interior de la iglesia de San Luis no hay nada, está llena de hierba y fatal”, lamenta Antonio Jiménez, el presidente de la Asociación de Vecinos del Albaicín.

La iglesia está abandonada a su suerte, con la puerta cerrada a la espera de que algún día se abra para comenzar una rehabilitación que los vecinos piden para “evitar a toda costa que la iglesia de San Luis no sea parte del desaparecido patrimonio cultural de Granada”.

Está en la Lista Roja de Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra



Comentarios

Un comentario en “Los vecinos piden la restauración de la iglesia de San Luis, inmersa en el olvido

  1. Avatar

    José Herrera Valdés

    ¡¡¡Pero si en comparación con el estado humano de la mayoría de los católicos, incluso albaicineros, el templo está supermagnífico!!! No lo aireéis, «porfita», que no salga de sotto voce, porque si se entera el manirroto Arzobispo de Granada de que el templo está en ruinas, no le faltará el insensato valor, tan carente en él para otras cosas, de hacer como con la Abadía del Sacromonte: REABILITAR, pese a carecer de abades, canónigos en buén uso y fondos monetarios, muy depauperados por cierto. Pese a que, a los católicos de cierta edad, no nos haya afectado para nada la ruina de tan pretérita Abadía en nuestro crecimiento en la Fé, la Esperanza y,como vén, ni siquiera en la Caridad, la dichosa existencia de tales templos o abadías en ruinas. Ni siquiera nos afectaron la caterva de curas insensatos del largo postconcilio con su insensata Hermenéutica de carácter pseudosocial y vandálica en lo artístico. Si el templucho careciera de valor artístico alguno, sería mucho mejor desacralizarlo con la oportuna, litúrgica y reglada execración y venderlo, como solar, conservando lo que ha de ser conservado en derecho en lo referente al arte. Más pena debería darle el estado moral personal de los cristianos que los ladrillos morunos, pues aparte de para los asados al horno que se acabarán prohibiendo por razones ecológicas de leña o… ¡¿Qué sé yo?…!
    A la ruina no se llega espontáneamente sino como causa de un efecto ¿Les suena, pese a la negación antimetafísica de tal principio por cierta Filosofía inglesa? Monseñor no debería gastar un céntimo en inutilidades. Pero, conociéndolo, puede acontecer de todo. ¿No habría sido mejor rehabilitar a D. Román de forma gallarda y no vergonzante?
    Pp

Deja un comentario