La reforestación del Cerro de San Miguel recibe críticas de especialistas: "Han causado un daño irreversible"

La Plataforma por el Monte Andaluz sostiene que los trabajos son "un segundo atentado ecológico" por la "destrucción" de recursos naturales

Destrozo cerro san miguel reforestación
Trabajos de una máquina de gran tonelaje en el Cerro de San Miguel | Foto: Remitida
Sergio Rodríguez Acosta
0

El incendio del Cerro de San Miguel acaecido en mayo de 2022 arrasó unas 170 hectáreas de terreno en una jornada muy aciaga para Granada. El inicio de la reforestación de la zona afectada por las llamas fue el punto de partida para comenzar a recuperar todo lo quemado aquel día. Con los trabajos ya puestos en marcha, algunos especialistas en restauración forestal han alzado la voz para criticar la "destrucción" de recursos naturales generados tras el paso del fuego. Joaquín Vega, activista medioambiental de la Plataforma por el Monte Andaluz, y Francisco Valle, catedrático de Botánica de la Universidad de Granada jubilado, explican a GranadaDigital las razones de su descontento por la gestión realizada.

Uno de los aspectos que más critican es el uso de maquinaría de tonelaje pesado, pues recalcan que su empleo "desestructura" el suelo y acaba con la vegetación rebrotada. "Había unas plantas que habían nacido favorecidas por las pocas lluvias que habían caído y el suelo estaba ya cubierto con vegetación mediterránea que, aparte de favorecer la implantación de nuevas plantas, protegía el suelo de la erosión", lamenta Joaquín Vega. "Por eso mismo decimos que ha sido un segundo atentado ecológico. Han causado un daño que con el tiempo es irreversible. ", agrega.

Por su parte, Francisco Valle indica que lo correcto es "meter una cuadrilla" con motosierras, una opción que además sirve para dar "empleo que hace falta en el mundo forestal". Utilizar maquinaría pesada ha "arrasado por completo la vegetación que estaba creciendo" y "alterado el suelo de una forma bestial". Así lo asegura el autor y coordinador de los Modelos de Restauración Forestal de Andalucía, quien apostilla que lo ha "podido comprobar perfectamente".

Vegetación rebrotada en el Cerro de San Miguel | Foto: Remitida

El respeto al efecto nodriza

Parte del trabajo que se debe realizar es retirar los árboles que pueden poner en peligro a personas en zonas de tránsito. Joaquín y Francisco coinciden en que "esos pinos son muy pocos", motivo por el que esta tarea se debe realizar con una selección minuciosa para no desperdiciar recursos naturales. Dejar en el sitio los troncos, ramas y matorrales es positivo para la vegetación que rebrota y la protección del suelo. Esto efecto se llama 'nodriza'. "Es sota, caballo y rey de la regeneración en el siglo XXI. Lo que ya nadie hace es retirar la madera quemada porque produce destrozos enormes sobre la vegetación", asevera Francisco. Joaquín incide en que triturar madera quemada ha sido un error y recuerda que las investigaciones científicas de las últimas décadas señalan este camino como lo correcto.

@granadadigital 🌳La reforestación del Cerro de San Miguel recibe críticas de especialistas: "Han causado un daño irreversible" #fyp #foryoupage #fypシ゚viral #fypage #viral #viralvideo #viraltiktok #granada #noticias #noticiastiktok #noticiasen1minuto #fypシ #foryou ♬ sonido original - GranadaDigital

Según la Plataforma por el Monte Andaluz, desde el Departamento de Ecología de la UGR, los investigadores del grupo de Restauración Ecológica les comunicaron que se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Granada para ofrecerles apoyo en la realización del plan de restauración pero que no se les volvió a contactar. "Es contradictorio que la administración invierta en investigación y después ese mismo resultado de la investigación no lo aplique. Es dinero un poco perdido en ese sentido", critica Joaquín Vega. Además, destaca el compromiso social de los integrantes de la Universidad, que nunca rehúyen la posibilidad de implicarse en cualquier causa.

Quien tampoco elude participar en estos procesos es Francisco Valle. Tanto es así, que reconoce que "esto me produce una subida de tensión cada vez que lo trato". El catedrático rechaza la excusa de que el "desastre ecológico" se ha dado únicamente en "zonas puntuales". "25 hectáreas son bastantes. Una es un campo de fútbol", ejemplifica. El especialista también ha observado que en algunas zonas se ha respetado el matorral mediterráneo y se han construido fajinas "que evitan la erosión y favorecen el acúmulo de suelo y potencian la regeneración natural". "No entiendo por qué no se ha actuado así en toda la zona", lamenta.

Zona del Cerro de San Miguel con matorrales mediterráneos | Foto: Remitida

Naturalización de pinares

Los dos especialistas consultados hablan también sobre la 'naturalización de pinares', que consiste en "entresacar pinos para que en los claros crezca y se pueda plantar matorral y arbustos mediterráneos, aumentando así la biodiversidad y otras muchas ventajas". "Son un problema porque son cobijo de enfermedades y no están naturalizados", explica Joaquín Vega, que también alerta de "una falta grande de inversión forestal". Por otro lado, Francisco Valle insiste en que generan "pérdida de biodiversidad" y disgustos en forma de "incendios y plagas". "Eso también está escrito y publicado", añade. El catedrático también es consciente de que en ocasiones existe "presión social" para que los políticos actúen. pero apunta con vehemencia que primero "hay que ver como se recupera la vegetación antes de hacer ninguna plantación".

Desde la Plataforma por el Monte Andaluz señalan también la importancia de implicar a la población en este tipo de proyectos. Su portavoz Joaquín Vega tiene claro que todas las aportaciones deben ser bienvenidas, pero afirma que "la administración es opaca". "A los catorce meses debe estar el plan de regeneración en manos de la consejería. Lo lógico que nosotros decimos es que después de esto se haga un plazo de un mes o mes y medio para que la población en general, las asociaciones y demás puedan emitir sugerencias y decir que es lo que opinan del plan. Eso no ocurre", denuncia.

El activista manifiesta que los retrasos en la construcción de planes se debe a que "desde 2008, en la propia administración hay un 44% de personal menos". "Hay una disminución del funcionariado que trabaja en temas forestales muy grandes. Porque se han jubilado y no han restituido. Es una disminución del sector público. Cuando me dicen, por ejemplo, que no ha dado tiempo a terminar el plan de regeneración por incendio de los Guájares, lo entiendo", expone Joaquín.

Los dos especialistas esperan que se escuchen sus demandas y marquen una nueva hoja de ruta para el futuro de esta actuación. Tanto Joaquín como Francisco son conscientes de que no se puede volver a atrás en el tiempo, pero esperan que el Cerro de San Miguel pueda volver a lucir poblado en un futuro.







Se el primero en comentar

Deja un comentario