El Ayuntamiento inicia una campaña dirigida a comercio y hostelería para “impulsar la vida” de Granada

'Con Granada más que nunca' pretende concienciar sobre la necesidad de que todos los ciudadanos arrimen el hombro para reactivar la economía local y salvar los negocios pequeños y medianos

FOTOS BARES PLAZA PRINCIPE (1)
Ambiente de terrazas en el Campo del Príncipe
GabineteGabinete
0

El Ayuntamiento de Granada trabaja codo con codo con todos los agentes implicados en sortear los desastrosos efectos económicos que ha causado la pandemia de la Covid 19. El comercio y la hostelería, dos sectores de los que se nutre básicamente el producto interior bruto granadino gracias, en gran parte al turismo, están sufriendo en carne propia las nefastas consecuencias.

Para apelar a la ciudadanía, en este caso concreto, el Ayuntamiento y las federaciones provinciales de empresas de Hostelería y Comercio acaban de iniciar una campaña de concienciación bajo el lema ‘Con Granada más que nunca’. Pues nunca como ahora, el comercio y la hostelería, es decir, la ciudad, necesitan el compromiso de todos los granadinos para sacar a flote negocios, salvarlos de la ruina; en suma, “impulsar la vida” de Granada, en palabras de Manuel Olivares, concejal de Comercio y Turismo, pronunciadas durante la presentación de la campaña. “Damos las gracias a los granadinos porque entenderán que su contribución es más necesaria que nunca”, ha precisado Olivares.

Salvar negocios es sinónimo de empleo. Se trata, en consecuencia, de frenar la destrucción de puestos de trabajo. Que todos los ciudadanos arrimen el hombro para reactivar el consumo en una economía, como la granadina, basada en el comercio y el turismo es el mensaje del concejal Olivares, al que se han sumado Gregorio García y María Castillo, presidentes de las federaciones de hostelería y Comercio, respectivamente.

En menos de tres meses, Granada ha pasado de cinco millones de turistas a cero turistas. Se ha producido un desplome de la demanda externa e interna mientras a duras penas se mantiene la misma oferta, oferta hoy sobredimensionada por esa caída estrepitosa del consumo. Aunque ha comenzado la ‘nueva normalidad’, la situación sigue extraña y estancada. Los negocios suben la persiana pero “los clientes no llegan”, según ha afirmado Gregorio García. De continuar la parálisis, el representante de los hosteleros teme que “la mitad de los establecimientos no puedan subsistir”.

Para combatir los vaticinios tan pesimistas y disipar los negros nubarrones, el Ayuntamiento ya puso en práctica medidas fiscales y sociales, como la ampliación del espacio destinado a terrazas.

Sólo falta, a juicio de María Castillo, que “la gente pierda el miedo, salga a la calle, compre e invierta”. Un llamamiento que requiere el concurso y “la ayuda de unos a otros”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario