Vivir sin bañador: el nudismo granadino resiste en la playa de Cantarriján

La asociación de bañistas no textiles del paraje natural está consiguiendo ganar espacios tras varios años de retrocesos

64478031_466205384136889_3285956594860294144_o
En la imagen, la playa de Cantarriján, la playa nudista con mayor tradición en Granada | Foto: AAPNC
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
2

En algún momento el ser humano decidió taparse. Salidos del paraíso o llenos de vergüenza ante el diferente, pero se cubrió. En nuestros días lo llamamos ropa y suele ser la norma, a expensas de crear un escándalo público si no se lleva a cabo, incluso en la playa. Como todo lo aprendido se puede desaprender, aparecieron los primeros nudistas en Cantarriján, en parte por aquello de desquitarse de las construcciones culturales que han fomentado a lo largo de los siglos la extendida práctica de cubrir ‘las partes íntimas’. Ubicada entre las costas de Almuñécar y Nerja, es una de las 6 únicas playas a lo largo y ancho de la provincia donde quitarse el bañador no supone un problema. A su lado, La Joya, El ruso, La Rijana, Calabajío, Catobro, El Muerto y El Negratín la acompañan en la reducida lista.

Si queremos hacer algo de historia, fechar el momento en que Cantarriján se convirtió en un lugar donde los cuerpos se desnudaban sin complejos sería un imposible. Llegada la transición española, eso sí, lejos del tabú franquista y el miedo al culo blanco, la playa sexitana ya estaba catalogada en 1982 como espacio nudista en el Registro Civil de Granada. Un lugar pionero y completamente virgen hasta ese momento cuyo idílico paisaje saltó a la fama para turistas y curiosos cuando la Junta de Andalucía lo catalogó como Paraje Natural siete años más tarde, pasando a ser gestionado por el gobierno autonómico.

“A partir de ahí se facilitó el acceso, ya que hasta entonces estaba bastante escondida, y se promocionó la playa como destino turístico” cuenta Pedro, presidente de la Asociación de Amigos de la Playa nudista de Cartarriján. La mayor afluencia y un crecimiento exponencial de los bañistas ‘textiles’, es decir, aquellos que no se quitan la ropa, fueron creando una pérdida importante de nudistas. Por una cosa o por otra, ya sea por prejuicio o por incomodidad, la convivencia con parte algunos de ellos no siempre es fácil. “No suele haber problemas y se vive con normalidad. Sí que a veces la gente viene y se sorprende porque no está señalizado por ningún sitio, a pesar de ser una playa histórica en ese sentido”.

La petición de especificar la naturaleza del lugar es una de las grandes reivindicaciones del colectivo. La Asociación lleva desde hace algo más de medio año reclamando a la administración andaluza algún tipo de cartel para evitar conflictos. “A pesar de que se ponen autobuses lanzadera para llegar aquí, no se explica. Además hay un silencio administrativo, porque no hemos obtenido ninguna respuesta desde que presentamos la petición de señalizarlo”. Ha habido intentos, aunque extraoficiales, eso sí. Lo más próximo fue una señal de ‘punto de encuentro’ creada por el Ayuntamiento de Almuñécar que fue destrozada después de un acto vandálico al poco tiempo de picarse sobre la arena.

La señal de punto de encuentro puesta por el Ayuntamiento de Almuñécar quedó destrozada al poco tiempo de picarse en el suelo | Foto: AAPNC

Pero, como se puede apreciar, y a pesar de episodios como este, no todo son malas noticias desde la administración pública. La inacción de la Junta contrarresta con la magnífica relación que el colectivo mantiene con el consistorio de la localidad granadina. “Nos han apoyado muchísimo desde que creamos la asociación. Entienden que es un valor que tiene la playa y que puede atraer incluso a más gente”. Como ejemplo, ‘La Barraca’, uno de los chiringuitos aledaños a este lugar costero decidió el pasado marzo aceptar la oferta de la asociación de crear un ‘espacio de ropa opcional’, una propuesta que, a día de hoy, no para de generarle nuevos clientes y tener el restaurante ” de bote en bote”.

Inmersos en una lucha contra un vacío legal y el canon de belleza

Si bien España es uno de los países europeos donde más nudismo se practica, la Asociación de Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján se creó en un momento en que esta forma de afrontar la estancia allí estaba comenzando a estar en peligro. “Nosotros nos organizamos porque veíamos que si no hacíamos nada, la playa podía dejar de ser nudista. Hay veces que tienes que explicarlo a la gente, depende de la persona, o bien por la parte legal o justificar por qué lo haces. Estamos viviendo un retroceso. Hace 20 años era algo totalmente normal” explica Pedro. El nudismo, de hecho, es un derecho contemplado constitucionalmente. Tal y como expresa la Federación Naturista de España, “desde 1978, con la aprobación de la Constitución, no es posible apelación alguna en nuestras leyes a consideraciones de tipo “moral”. Ninguna moral en especial prevalece sobre otra a la hora de ser protegida por las leyes. El derecho al desnudo, por tanto, se deduce de nuestra Constitución (Art. 1º; Arts. 14, 17 y 20; Arts. 138, 139 y 149)”. Es más, si nos atenemos a lo dictaminado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, esto se especifica aún con más claridad, donde está recogido en el artículo 10 de la Carta, al menos como ‘libertad de expresión’.

Sobre qué impide a algunas personas comprender e incluso, por qué no, animarse a probar el nudismo, el presidente de la AAPNC se moja. “Puede haber varias razones, pero creo que está claro que tenemos unos modelos de belleza y unos modelos sociales aprendidos que impiden a mucha gente estar cómoda con su cuerpo. Aceptar el cuerpo de cada uno es algo que, por los casos que nosotros hemos visto, se puede mejorar mucho quitándote la ropa para dejar atrás complejos”, aunque, como aconseja él mismo, “es mejor que sea poco a poco, recomendaría a mucha gente que empezara a venir en septiembre, cuando hay menos gente, para estar más solos y poder conectar un poco con la naturaleza y con uno”.

“Aceptar el cuerpo de cada uno es algo que, por los casos que nosotros hemos visto, se puede mejorar mucho quitándote la ropa para dejar atrás complejos”

Para aquellos que ya han superado el trance, eso sí, la asociación sigue preparando todo tipo de actividades, especialmente para las familias. “Hay que dejar atrás esa imagen del nudista de parejas. Nuestros socios son principalmente un público familiar”. La más próxima se celebrará el próximo día 17 de agosto, en un encuentro organizado por la asociación, que ha triplicado sus afiliados en su corta existencia desde que comenzaron, y que durará toda la jornada. Paella, yoga, la entrega de premios de su concurso de fotografía…una muestra más de la buena salud y la resistencia de este colectivo, un rara avis en las playas granadinas, pero con un tipo de bañista que sólo busca un estar en paz con algo menos de peso encima.



Comentarios

2 comentarios en “Vivir sin bañador: el nudismo granadino resiste en la playa de Cantarriján

  1. Está bien en exhibir nuestro cuerpo en forma natural,pero poco a poco,para acostumbrar a la gente,especialmente a los niños,sin morbo,tal como somos,al natural.

    • Avatar

      AAPNC CANTARRIJAN

      Así es Guillermo. Normalizar y visibilizar el nudismo es esencial para que las futuras generaciones conciban la desnudez como lo que es: Algo perfectamente normal y sin ninguna otra connotación que la de la naturalidad de un cuerpo sin ropa.

Deja un comentario