Viernes de Dolores para el Granada CF (1-0)

El Sporting de Gijón ha sumado los tres puntos ante los rojiblancos gracias a un gol de Djurdjevic a los diez segundos de juego

DJURDJEVIC-GOL-GRANADA-CF-SPORTING
Djurdjevic celebra el gol del triunfo ante el Granada CF | Foto: La Liga
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

La crónica del encuentro de esta noche podría haber sido la de uno de los mejores partidos del Granada CF en este curso, pero, sin embargo, es la de un Viernes de Dolores rojiblanco. Las tertulias de la semana podrían haber tratado solo de la dificultad nazarí para anotar, de la ceguera goleadora de Ramos, de las paradas de Diego Mariño o, incluso, de la utilidad de acaparar casi el 70 por ciento de la posesión, pero los diez primeros segundos han añadido una derrota a este abanico de temas. Un tanto de Uros Djurdjevic en la jugada inicial del choque ha permitido al Sporting de Gijón sacar tres puntos de un duelo dominado en todas las facetas por los de Diego Martínez, que podrían salir del ascenso directo.

En una jornada propicia para el ‘retranqueo’ de los pasos y los últimos ajustes de cara al Domingo de Ramos, Diego Martínez prefirió no realizar ninguna probatura y apostar por los mismos hombres que derrotaron al Málaga. El capataz rojiblanco, escuchando el manido consejo que aporta el refranero sobre aquello que funciona, volvió a alinear a Puertas en el flanco derecho del ataque y a Ramos, pese a su sequía, en punta. Tampoco José Alberto López alteró ni un ápice su once con respecto a la última jornada, pese al buen momento de Ivi y el regreso de Carmona.

Pero solo a uno de los dos técnicos le podía salir bien repetir planteamiento, y en esta ocasión fue al local. Uros Djurdjevic fue el encargado de poner el balón en movimiento, retrasándolo directamente para Babin. El que fuese central del Granada lo envió directamente al campo contrario, donde peinaron Álex Alegría, en primera instancia, y Álvaro Traver, sin dejar que el cuero tocase el césped. Este último toque habilitó a Djurdjevic, que, en carrera desde el círculo central, controló el esférico y no perdonó ante Rui Silva. Diez segundos habían pasado.

Los nervios afloraron en la piel nazarí, cubierta hoy por franjas grises. Comenzó un nuevo choque y, como si de un inicio real se tratase, los granadinos se hicieron con la posesión del esférico y asediaron el área sportinguista, aunque con más imprecisiones de lo habitual. Puertas se olvidó de su demarcación para ponerse la vitola de ‘nueve’ y acaparar todo el protagonismo ofensivo visitante.

El almeriense, siempre en posición de delantero centro, tuvo en su cabeza el empate hasta en tres ocasiones. En la primera, su remate forzado, a centro de Víctor Díaz desde la banda derecha, se marchó alto. En el 25’, encontró los guantes de Mariño tras adelantarse a Babin y prolongar con un gran testarazo un servicio de Montoro. A la que suele ir la vencida, una vez superada la media hora de encuentro, Puertas envió el balón al travesaño.

Los de José Alberto López, mientras, trataban de sacudirse la presión de encima. Agazapado desde el gol, el conjunto asturiano no conseguía superar la línea divisoria más que con largos envíos que en nada inquietaban a la zaga del cuadro visitante, que no cesó en su insistencia. Sin embargo, Djurdjevic estuvo cerca de anotar su segundo tanto al recibir, en el minuto 23, el pelotazo de un Rui Silva relajado en exceso.

Fede Vico y Dani Ojeda se hicieron dueños de la franja determinante del terreno de juego, cayendo a ambos flancos de forma constante. Ramos, por su parte, se desfondó arriba. El cafetero no tuvo ocasiones para acabar con su sequía, pero mantuvo una intensa lucha por el esférico con Peybernes y Babin durante todo el encuentro.

Tras el intermedio, el Granada buscó emular a su rival y anotar pronto, aunque fue el Sporting el que salió mucho mejor. Cinco minutos tardó Djurdevic en volver a poner en las filas nazaríes la sensación de peligro, una impresión acentuada por los errores atrás de los de Diego Martínez.

Álvaro Vadillo entró por Dani Ojeda y agitó tanto a su equipo como el encuentro. El gaditano recuperó la chispa del cuadro de franjas horizontales, aunque esto no aminoró el ritmo local, que continuaba sin éxito su búsqueda del segundo tanto, por lo que el choque entró en una fase mucho más vistosa para el espectador.

Entre tanto, Mariño volvió a evitar el gol de Puertas. El almeriense recibió el balón tras una buena triangulación de Víctor Díaz, Fede Vico y Montoro por el flanco derecho, pisó área y lanzó un latigazo raso. Su disparo atravesó las piernas de Babin y ya buscaba la red cuando apareció la manopla de Mariño para desviar a córner, aunque el colegiado no lo vio así.

Los minutos se agotaban entre el ímpetu rojiblanco, que poco a poco fue tornándose en agobio y ansiedad. El arreón local se perdió entre un conformismo disolvente, lo que permitió al Granada ir con todo a por el empate. Diego Martínez cambió su dibujo con la entrada de Rodri por Fede Vico para buscar la igualada, pero, sin el enganche y con el corazón por delante de la táctica, el equipo perdió sensatez en sus posesiones.

Así, al conjunto nazarí le fue imposible rascar algo en El Molinón, que terminó celebrando una nueva victoria pese al buen encuentro del cuadro granadino. Este acaparó la posesión y las ocasiones, pero ha acabado sirviendo en bandeja su segunda plaza al Albacete, que juega el domingo.

Ficha técnica:

Sporting de Gijón: Mariño; Geraldes, Babin, Peybernes, Molinero; Traver, Cofie, Nacho Méndez (Cristian Salvador 68’), Aitor García (Ivi 65’); Álex Alegría y Djurdjevic (Pablo Pérez 80’).

Granada CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, José Antonio Martínez, Quini; Montoro, Fede San Emeterio (Alejandro Pozo 86′); Dani Ojeda (Álvaro Vadillo 51’), Fede Vico (Rodri 71’), Antonio Puertas; y Adrián Ramos.

Goles: 1-0: Djurdjevic, min. 1.

Árbitro: Sagués Oscoz. Amonestó a los locales Djurdjevic, Babin, Traver y Molinero, así como a los visitantes Montoro, Ramos, Fede Vico y Víctor Díaz.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 34ª jornada de la Liga 1|2|3 disputado en El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’, ante 20.052 espectadores.



Se el primero en comentar

Deja un comentario