Urbanismo protege los restos de la Villa Romana de Ilíberis

También ultima el proyecto de remodelación de la plaza Rafael Guillén, en el barrio del Zaidín

RestosIliberis01
Imagen de archivo de los restos arqueológicos hallados en la Villa Romana de Ilíberis | Foto: GD
GabineteGabinete
0

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada está trabajando en la protección de los restos arqueológicos hallados en la Villa Romana de Ilíberis, mientras ultima el proyecto de remodelación de la plaza Rafael Guillén, en el barrio del Zaidín.

Según ha informado el Ayuntamiento de Granada en una nota de prensa, el edil de Urbanismo, Luis González, ha asegurado que “el área está trabajando en un proyecto que resuelva la plaza e integre y proteja los restos encontrados de modo acorde y adecuado a su importancia arqueológica y a la necesidad de que puedan ser visitables”.

Es decir, el área de Urbanismo ha apostado por “un proyecto que compatibilice la protección y difusión del enclave con su uso como plaza para disfrute, descanso y esparcimiento vecinal”.

Luis González ha destacado “el valor arqueológico y patrimonial” de los restos hallados en la segunda fase, como es el caso de una piscina rectangular y posible cascada junto a un ‘deambulatio’ y varias estancias con pavimento musivario, un tipo de pavimento romano hecho de pequeñas piedras o teselas de gran complejidad artística, entre otros elementos.

Al referirse a los hallazgos, el concejal de Urbanismo ha explicado que “en la intervención de la segunda fase, terminada el pasado mes de marzo, las estructuras localizadas han evidenciado la presencia de una gran villa romana monumental en este espacio periurbano a la ciudad íbero-romana”.

Según ha manifestado González, los restos constructivos se circunscriben al sector nor-occidental, “por lo que parece que, salvaguardando los restos actualmente descubiertos y su articulación funcional, la plaza pública podría desarrollarse sobre 1.700 metros cuadrados”.

También destacan en los hallazgos un espacio privado de culto con dos hornacinas destinadas a albergar estatuas, situadas bajo rasante, lo que convierte a este entorno en un ejemplo “singular”, que puede encontrar paralelos próximos en el criptopórtico granadino de Las Gabias o el de Fuente Álamo en Puente Genil (Córdoba).

González ha explicado que, “una vez finalizados los trabajos de la segunda fase se cubrieron ligeramente los restos para protegerlos; y se valló el perímetro de la zona por seguridad de viandantes puesto que no se ha enrasado la superficie a la espera aún de nuevas intervenciones”.

Al referirse al calendario de actuaciones, el concejal ha señalado que, “una vez realizado este trabajo, se evaluará la realización por fases de la obra en función de las necesidades y el presupuesto disponible pero disponiendo ya de una visión de conjunto de todo el espacio”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario