Un primer cuarto determinante

El Covirán Granada cayó ante el Carramimbre Valladolid tras un mal comienzo que no pudo ser remontado

Fundacion CB Granada - CBC Valladolid
Devin Wright y Guille Rubio tratan de poner fin a un ataque vallisoletano | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

Comenzar un partido con un parcial de 16-27 es una losa de la que resulta muy difícil reponerse. Le sucedió al Covirán Granada el pasado sábado y, pese a mejorar notablemente en el resto del encuentro y acabar llevándose dos cuartos, no fue capaz de remontarlo.

La zaga nazarí no fue capaz de frenar el vendaval Gantt en los diez primeros minutos, algo que le acabó lastrando durante el resto del choque. El escolta estadounidense cerró el primer cuarto con 16 puntos en su casillero, obtenidos al anotar el único tiro de dos que intentó y los cuatro triples que lanzó.

Fue esta la faceta que más castigó al conjunto dirigido por Pablo Pin en el inicio. El Carramimbre Valladolid se fue con un 71’4 por ciento de acierto en tiros de tres, que se traduce en 15 puntos anotados desde los 6’75 metros, solo uno menos de la totalidad de los anotados por el Covirán Granada en el primer cuarto.

Las estadísticas del cuadro rojinegro, en cambio, fueron totalmente opuestas. Los pupilos de Pablo Pin obtuvieron un 38’5 por ciento de efectividad en tiros de dos -anotaron cinco de trece intentos-, mientras que en triples la estadística se situó en el 16’7 por ciento.

UNA MEJORÍA NOTABLE

En el segundo cuarto, los rojinegros supieron equilibrar estas cifras hasta cambiar el signo del parcial, aunque por la mínima, eso sí. Guille Rubio, Josep Pérez y Manu Rodríguez tiraron del carro para tratar de aprovechar los minutos en los que Gantt se quedó en el banco, durante los que el ritmo anotador visitante fue mucho menor.

Tras el descanso, el conjunto granadino volvió a sufrir una desconexión inicial que, si bien es cierto que luego fue medianamente solventada, les hizo marcharse a los últimos diez minutos con un parcial nuevamente negativo. En esto influyó Adekoya, que se quiso unir a la fiesta con siete puntos, mientras que Guille Rubio se quedó a cero.

Este reapareció en el último acto para tratar de protagonizar una remontada épica que, sin embargo, solo le permitió engrosar su estadística individual. Acabó siendo el MVP del choque con 36 de valoración y 23 puntos en su casillero particular, pero vio cómo su equipo, que se llevó el parcial por cinco puntos, cayó por 10.

JOSEP PÉREZ REGRESÓ A LA CANCHA

La mejor noticia para los nazaríes, además de la gran actuación de Guille Rubio, fue el regreso a la cancha de Josep Pérez. El base de Lliria, pese a sus molestias, volvió a jugar tras quedarse en el banco en Coruña y disputar solo once minutos ante el Levitec Huesca, y firmó una buena aunque intermitente actuación. Sumó doce puntos y abrió la defensa vallisoletana para buscar la reacción granadina.

Sin embargo, para esta jornada vuelve a ser una incógnita. “La recomendación de los fisios y del médico con Josep Pérez es pararlo esta semana, que no juegue”, explicó Pablo Pin tras el encuentro, por lo que habrá que esperar para comprobar si, finalmente, está disponible para visitar al Real Betis.



Se el primero en comentar

Deja un comentario