Un nuevo récord en un escenario inédito

Segunda victoria consecutiva del Granada fuera de casa por más de un gol de diferencia

Mesa de trabajo 5
El partido Celta-Granada, en estadísticas | Gráfico: GD
LaLigaEnNúmerosLaLigaEnNúmeros
0

El Granada sumó este domingo ante el Celta (0-2) su segunda victoria de la temporada, y lo hizo en Balaídos, un estadio donde no ganaba en competición liguera desde hacía más de medio siglo (0-2 en la campaña 1957/58), para lo cual tuvieron que romperse además una serie de registros jamás vistos hasta ahora en la historia del club rojiblanco en la máxima categoría.

Tan sólo hubo que esperar media hora para empezar a ver sucesos poco comunes, como que el conjunto vigués se quedara con nueve jugadores tras sendas expulsiones de Jorge Sáenz (11′) y de Fran Beltrán (29′), un escenario inédito para el cuadro granadinista en Primera división, que jamás antes se había visto con una doble superioridad numérica sobre el césped con más de una hora de partido por jugar; anteriormente, sólo en dos ocasiones llegó a disfrutar de una ventaja así, aunque con menos tiempo: en 2015 frente al Córdoba -a partir del minuto 78′- y en 2017 ante el Alavés -ya durante el descuento-.

Abrió el marcador al filo del descanso Germán Sánchez, que a sus 32 años se estrenaba como goleador en la élite, firmando de este modo su tercer tanto en competición oficial con la elástica nazarí tras los anotados en el curso 2017/18 ante el Sporting y el pasado 2018/19 frente al Zaragoza. Ya en la segunda mitad, finiquitaría el choque Yangel Herrera con un chutazo desde fuera del área ante el que nada pudo hacer Rubén Blanco.

Este 0-2 supone para el Granada encadenar por primera vez en Primera división dos victorias fuera de casa por más de un gol de diferencia -venía de vencer por 0-3 al Espanyol en el RCDE Stadium- y por séptima vez enlazar dos salidas sin recibir gol, un hito que convierte a Rui Silva en el quinto guardameta rojiblanco en mantener su puerta a cero en dos encuentros seguidos como visitante, tras Floro Buey, Cipriano ‘Ñito’ González, Francisco Javier Izkoa y Roberto Fernández.

Y es que sólo a base de igualar o establecer nuevos récords el conjunto nazarí podía conseguir su primer triunfo en la máxima categoría en 15 de septiembre, fecha que hasta el momento se le había resistido, con un empate y tres derrotas en los cuatro primeros precedentes. Por contra, hubo una estadística que sí se mantuvo: la que afectaba al árbitro Eduardo Prieto Iglesias, con quien el Granada sigue sin saber lo que es empatar, cosechando un total de siete partidos ganados y cinco perdidos.



Se el primero en comentar

Deja un comentario