Un bar de Granada se reinventa como ‘after hour’ para cumplir con la normativa

Un cambio en la legislación de los bares sin licencia de música lleva al Faranduleo a darle una vuelta de tuerca a su actividad

faranduleo
Edu Shanklete y El niño del Albayzín ante el Faranduleo | Foto: Remitida
Redacción GD
1

El jueves 13 de diciembre abría sus puertas Faranduleo, un bar regentado por El niño del Albayzín y su socio, Edu Shanklete. Ni dos meses han pasado desde entonces, pero el negocio ya ha tenido que reinventarse para poder seguir disfrutando de Granada y permitiendo a los granadinos disfrutar de él.

Todo este periplo comenzó en Navidades. Supuestamente, un vecino llamó a la Policía quejándose de que la música del local le ocasionaba molestias, por lo que un par de agentes se desplazaron al bar, situado en el número 11 de la calle Azacayas. Al ver que no había mucho ruido y tampoco gente en el interior, decidieron marcharse.

Sin embargo, al día siguiente, el proceso volvió a repetirse. Nuevamente, una pareja de policías se presentó en las puertas del local, esta vez más lleno, y esta vez sí que les levantan un acta de denuncia, pues además de la televisión tenían un pequeño altavoz que no estaba permitido. A pesar de que el altavoz no cumplía con la normativa, los agentes pudieron comprobar una vez más que el volumen estaba dentro de lo permitido, dado que la televisión con la que cuentan no rebasa los 80 decibelios que recoge la normativa, por lo que avisaron a los gerentes de que podrían estar ante falsa denuncia.

Los hechos siguieron igual hasta hace dos días. Los técnicos municipales se personaron en Faranduleo para hacer mediciones de sonido, comprobando que los márgenes de volumen se han encontrado en todo momento dentro de la legalidad. Pese a ello, en ese momento les informan de que la normativa de la licencia de bar sin música ha cambiado. Ahora, las televisiones tendrán que estar silenciadas a partir de las once de la noche, por lo que será la hora límite a la que puedan poner música, pues no tienen permitido usar otro aparato para reproducirla. Pese a que la licencia establece un horario de apertura hasta las dos de la madrugada entre semana y las tres en fines de semana, la música no podría prolongarse tanto.

Reinvención como ‘after hour’

Ante esta tesitura, los gerentes del local han decidido reinventarse para encontrar una manera de hacer frente a los gastos que conlleva un bar nuevo. Así, abrirán de martes a domingo de 16 a 23 horas como cualquier otro bar, mientras que, además, los fines de semana recibirán a gente a partir de las siete de la mañana, permitiéndoles continuar con la fiesta un poco más al amparo de la normativa.

De este modo, Faranduleo ejercerá los fines de semana como ‘after hour’, aprovechando las horas que la normativa vigente permite la utilización del televisor para poner la música. Hoy ha sido la primera de muchas mañanas ofreciendo este servicio, que ejercen casi forzados por la legislación de la licencia que poseen.



Comentarios

Un comentario en “Un bar de Granada se reinventa como ‘after hour’ para cumplir con la normativa

  1. Q bien me alegro que tenga suerte me gustaría visitarlo me da su ubicacion

Deja un comentario