La UGR prepara un segundo laboratorio para el acelerador de partículas en el complejo del antiguo Clínico

A pesar de que las obras no se están realizando por la crisis sanitaria, la rectora confía en que se pueda activar a partir de "comienzos del próximo curso o antes"

rectora UGR Pilar Aranda
La rectora de la UGR, Pilar Aranda | Foto: Gabinete
Europa PressEuropa Press
0

La Universidad de Granada (UGR) avanza en la preparación, en el complejo del antiguo Clínico, de un segundo laboratorio vinculado a la candidatura europea para albergar en Escúzar, en el área metropolitana de Granada, el acelerador de partículas del proyecto Ifmif-Dones.

En una entrevista con Europa Press, la rectora de la UGR, Pilar Aranda, ha señalado que, pese a que, en el actual contexto sanitario, no se están realizando las obras de adaptación, confía en que, si el proyecto se pone en marcha “pronto”, el laboratorio de esta zona de la antigua Facultad de Ciencias de la Salud pueda estar preparado para activarse a partir de “comienzos del próximo curso o antes”.

Se sumará al que ya funciona como modelo simulador en la sede del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, en Gran Vía de Colón, y a la convocatoria de becas específicas que se prepara también para el proyecto, en el que ya se ha creado unos seis puestos de trabajos directo.

Pilar Aranda ha resaltado la importancia de la colaboración público-privada para que la candidatura llegue a buen puerto, y pese a que los plazos se pueden ver alterados por la crisis del coronavirus.

En este sentido, ha hecho referencia a los estudios geotécnicos que una empresa, con asesoramiento de científicos de la UGR, ha llevado a cabo en el Parque Metropolitano Industrial y Tecnológico de Granada, en Escúzar, donde se ubicaría la estructura, cuyo objetivo sería proveer de una fuente de neutrones de alta intensidad con características similares a las que se instalarán en un reactor de energía de fusión, como es el caso del que dará cuerpo al proyecto ITER en Cadarache (Francia).

El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), que ha elegido recientemente al bufete que llevará la asesoría jurídica del proyecto, lleva hasta el momento el peso de su operativa junto con la UGR. Aranda ha explicado que entre las dos instituciones cuentan con un presupuesto de unos dos millones de euros de la Junta, de los que aún no se ha recibido todo el montante.

La articulación del consorcio por el Gobierno con la Junta, que dé cobertura legal a todos los trámites, está pendiente del desbloqueo de la actual coyuntura institucional derivada del estado de alarma decretado para frenar la pandemia de coronavirus.

Además de confiar en que los plazos administrativos puedan reactivarse, la rectora ha resaltado asimismo que el proyecto conlleva la generación de “empleo cualificado”, lo cual “es muy importante en una situación como la que nos vamos a encontrar”, y en la que la UGR “va a estar en primera línea para echar una mano”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario