La UGR participa en la construcción del nuevo espectrógrafo del Observatorio de Calar Alto

El telescopio está destinado al estudio de la radiación cósmica en el rango UV-A y permite alcanzar longitudes de onda tan azules e inexploradas como 320 nanómetros

estrellas
Algunos de los investigadores que han participado en el proyecto: Patricia Sánchez-Blazquez (UCM) y co-PIs: Mónica Relaño Pastor (UGR), Jorge Iglesias-Páramo (IAA-CSIC) y José Oñorbe (Universidad de Sevilla | Foto: GD
GabineteGabinete
0

La Universidad de Granada (UGR) participa, junto a otras instituciones, en el consorcio que diseñará y construirá TARSIS, el nuevo espectrógrafo múltiple de campo integral optimizado para el estudio de la radiación cósmica en el rango UV-A, cuya fase de diseño conceptual ha sido aprobada por el comité científico asesor del Observatorio de Calar Alto (Almería) el pasado 3 de julio de 2020.

Se trata de un instrumento único capaz de explorar áreas del cielo de un tamaño sin precedentes en espectroscopia, optimizado para el rango UV-A y que alcanza longitudes de onda tan azules e inexploradas como 320 nanómetros (en el límite de los llamados rayos UV-B). En la actualidad, no existe un instrumento de estas características en el Observatorio de Calar Alto, ni en ningún otro observatorio accesible a la comunidad astronómica española.

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) es la encargada de dirigir este proyecto que, en palabras de su investigador principal, Armando Gil de Paz, “proporcionará un campo de visión sin precedentes en un rango del espectro electromagnético muy inexplorado, lo que deparará no sólo lo que se busca, sino también lo inesperado, lo insólito”.

Este instrumento se basará en la replicación de 3 espectrógrafos de alta eficiencia. Esta alta eficiencia se obtiene gracias al uso de redes holográficas tipo VPH, como elemento para separar la radiación en sus componentes de energía, y de lentes especialmente transparentes a la luz más azul del rango óptico, más allá de los colores que puede percibir el ojo humano. TARSIS incorporará además un cuarto espectrógrafo que estudiará los mismos objetos y zonas del cielo en longitudes de onda más rojas (de menos energía) y mejor caracterizadas, lo que permitirá determinar si nuestros descubrimientos son simplemente la manifestación en el rango UV-A de mecanismos de emisión de luz conocidos o están causados por mecanismos completamente nuevos.

TARSIS no es sólo un proyecto instrumental: es la herramienta necesaria para resolver algunas de las principales incógnitas sobre cómo han evolucionado las galaxias y el Universo en general. De este modo, el equipo de astrónomos detrás de TARSIS definió un nuevo y ambicioso proyecto de observación denominado CATARSIS (Calar Alto Tetra-ARmed Super-Ifuspectrograph” Survey). CATARSIS tiene como objetivo estudiar la emisión en el rango ultravioleta (UV-B e incluso UV-C) de galaxias para detectar la presencia de características que revelen la presencia de estrellas recién formadas o de gas caliente. El proyecto CATARSIS está codirigido por las Dras. Patricia Sánchez Blázquez (UCM), Mónica Relaño Pastor (UGR) y Dr. Jorge Iglesias Páramo (IAA-CSIC).

Para alcanzar a observar este rango, normalmente inaccesible desde Tierra, CATARSIS combina las capacidades únicas de TARSIS en el azul con la observación de galaxias distantes. Estas galaxias distantes, debido a la expansión del Universo, se alejan de nosotros a gran velocidad por lo que, igual que oímos un tren alejarse con un sonido más grave que le oímos acercarse, podemos ver su emisión tanto más al azul cuando más distante se sitúa la galaxia.

En palabras de la corresponsable científica del proyecto CATARSIS, la investigadora de la UGR Mónica Relaño Pastor, “con CATARSIS podremos no sólo reconstruir cómo las galaxias forman estrellas a lo largo de su vida, sino que podremos estudiar cómo el entorno participa en la formación y evolución de las galaxias”.

El equipo encargado del diseño y construcción de TARSIS, junto a la UCM, está formado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica de México (INAOE), las Universidades de Sevilla (US), Granada (UGR) y Almería (UAL), el Centro de Astrobiología (CAB/INTA-CSIC) y la empresa FRACTAL SLNE.





Se el primero en comentar

Deja un comentario