La UGR investigará de manera individual a los estudiantes que presuntamente copiaron durante un examen de Derecho

Las calificaciones que ahora se van a incorporar a los expedientes académicos podrán ser revisadas y, en su caso, anuladas o corregidas

Oposiciones para Auxiliar de Enfermería en Jaén
Foto de archivo de estudiantes durante un examen
GabineteGabinete
0

El Departamento de Derecho administrativo de la Universidad de Granada (UGR), tras el Consejo de Departamento celebrado este pasado viernes, ha decidido que el procedimiento de evaluación debe continuar y que va a dejar en manos de los órganos competentes de la Universidad de Granada la investigación y, en su caso, sanción de las conductas presuntamente infractoras cometidas por un grupo de alumnos que presuntamente copió en un examen de la Facultad de Derecho.

Tal y como relata la propia UGR en una nota, el pasado 8 de julio, a última hora de la tarde, se recibió una denuncia por parte de un estudiante en la que se nos informaba, aportando numerosas pruebas, de que se estaba llevando a cabo una práctica fraudulenta por parte de un importante grupo de estudiantes en las pruebas de evaluación de asignaturas responsabilidad de este Departamento. “Con posterioridad, se ha recibido denuncia de otros estudiantes en el mismo sentido y, como en el caso anterior, aportándose importante material probatorio”, indican.

Desde el momento en el que se tuvo conocimiento del acto, el equipo de dirección del Departamento de Derecho administrativo decidió, cautelarmente, suspender la finalización del procedimiento de evaluación en esas materias a la espera de aclarar la situación y de tomar una decisión de forma colegiada en el Consejo de Departamento que se celebró este viernes -una semana después de la celebración de los exámenes- y que ha decidido colaborar estrechamente con los órganos competentes universitarios para “depurar absolutamente las conductas presuntamente infractoras y sancionar a sus responsables de manera individualizada”.

En este sentido, explican que para aquellos que, finalmente, resulten responsables de estas conductas, las calificaciones que ahora se van a incorporar a los expedientes académicos podrán ser revisadas y, en su caso, anuladas o corregidas. Para los responsables, por tanto, las calificaciones tendrán carácter provisional. La protección del interés general y la salvaguarda de los derechos de los estudiantes que no han participado en tales prácticas fraudulentas y que han actuado limpiamente, constituyen las razones principales que justifican esta decisión.

“Llamamos a la reflexión a toda la Comunidad Universitaria para que nos mantengamos firmes y luchemos por nuestra tradicional integridad e independencia frente a la manipulación y confusión que se genera con el uso de las redes sociales y que infligen un terrible daño al normal funcionamiento del servicio público de educación superior”, señalan en el comunicado.

Además, hacen hincapié en que ha sido un curso académico “muy duro” para todos los miembros de la Comunidad Universitaria, ya que los servicios universitarios, especialmente los de informática, “han trabajado muy intensamente ofreciendo todo su conocimiento y esfuerzo para que tanto profesores como estudiantes pudiéramos finalizar con la dignidad y prestigio propios de nuestra institución este complicado curso”.

“Hemos intentado desarrollar las evaluaciones de la mejor forma como mejor hemos podido y sabido. Lamentablemente, jamás habríamos podido anticipar la deslealtad de algunos estudiantes que han roto esa relación de confianza propia del espíritu universitario, engañándose a sí mismos y lo que es, si cabe, más grave: defraudando a una sociedad que es la que, en definitiva, cubre los costes de este servicio público y paga al profesorado universitario para que le aseguremos que los estudiantes que finalizan sus estudios obtengan sus títulos en buena lid mereciendo el honor de ser titulados universitarios”, concluyen.





Se el primero en comentar

Deja un comentario