La UGR se convierte en ‘trending topic’ nacional debido a las quejas de los estudiantes

Desde la institución reconocen que ha habido fallos: “Se está haciendo todo lo posible y trabajamos a destajo para dar las soluciones que están a nuestro alcance”

UGR
La UGR, 'TT' en Twitter este lunes | Foto: Archivo
GranadaDigitalGranadaDigital
1

Una caída en el sistema PRADO (plataforma de recursos de apoyo a la docencia) ha desatado una ola de críticas contra la Universidad de Granada en las redes sociales y, especialmente, en Twitter, donde el hashtag #vergUGRenza se ha convertido en trending topic nacional, con cerca de veinte mil menciones.

De esta manera, los estudiantes de la Universidad de Granada han mostrado sus quejas por esta situación y, de paso, han aprovechado para quejarse también de lo que consideran carencias a la hora de impartir las clases online y los métodos de trabajo puestos en marcha.

Las prácticas y exámenes se están llevando a cabo a través de esta plataforma PRADO que, según sus usuarios, ha dado problemas de acceso y caídas constantes en los últimos días, por lo que los alumnos no han dudado en mostrar su descontento debido a que no puede realizar los exámenes online o entregar las prácticas requeridas por el profesorado.

Enviar archivos PDF sin dar clase online, vídeos con contenido que no será evaluado en el examen o responder correos electrónicos con una escueta frase son algunas de las quejas del alumnado. A todas estas quejas también suman lo que estiman como poca antelación con la que se avisan de los exámenes, un aumento del trabajo, una sobrecarga de contenido o la no respuesta a los correos enviados.

Portavoz de la UGR

Desde la Universidad de Granada, su director de Comunicación, José Ángel Ibáñez, ha contestado a este periódico sobre las quejas expuestas en las redes sociales y ha situado en la caída del sistema Prado esta mañana el origen de la avalancha de mensajes que han inundado Twitter. Para Ibáñez, “ha sido una caída puntual del sistema que, probablemente, se haya debido a una sobrecarga cuyo origen puede estar en diversas causas, como una entrega de trabajos y algún tipo de control o de prueba parcial. También puede que los profesores, tras la decisión que se comunicó el viernes, se hayan puesto manos a la obra a incorporar materiales a ese sistema y que eso, en definitiva, haya supuesto un pico de trabajo para el mismo que haya podido sobrepasar la capacidad que en este momento tenía el servidor”.

El portavoz de la UGR ha explicado también que esa caída en el sistema “ha sido durante un intervalo de tiempo concreto y se ha resuelto con bastante rapidez. Pero ello ha supuesto un inconveniente para los estudiantes o profesores que en ese momento estaban desarrollando alguna actividad. Hemos hablado con los profesores para que esa actividad que se ha interrumpido se rehaga o reprograme para que se realice en otro momento y que los estudiantes no se queden sin hacer esa prueba”.

José Ángel Ibáñez ha incidido en que “a raíz del malestar de algunos estudiantes hoy, otros han aprovechado el tirón para quejarse de lo que ellos entienden que no ha sido una gestión correcta por parte del Universidad de la situación de crisis que estamos viviendo”.

En este sentido, la institución universitaria alega en su defensa “que se está haciendo todo lo que puede ante una situación inesperada y realmente compleja. Como ha dicho nuestra rectora, hemos pasado de Universidad presencial a Universidad virtual en un fin de semana y desde nuestras casas”.

Medios insuficientes

Y también reconoce que “los medios con los que contamos algunos profesores no son los más adecuados ni a nivel técnico ni de capacitación y esto está suponiendo un problema importante. A pesar de eso, y teniéndolo en cuenta, se han establecido unos sistemas suficientemente flexibles para que cada profesor, en su asignatura, pueda, en un tiempo razonable, adaptar sus formas de enseñanza y de evaluación a esta situación que tenemos, que no es otra que estamos encerrados en nuestras casas y ni nos podemos examinar presencialmente ni podemos dar clases ni tutorías presencialmente. Tenemos que hacerlo desde nuestras casas y con nuestros ordenadores personales. No es el escenario idóneo ni el que tendríamos sin hubiéramos podido planificar mínimamente esto, aunque fuera con un mes de antelación”.

El director de Comunicación de la UGR es sincero al afirmar que “todo esto no quita para que haya personas que podrían estar haciendo más de lo que hacen y no lo están haciendo. No nos cabe duda, como ocurre en cualquier otro ámbito de la sociedad. Eso está generando un malestar importante entre algunos estudiantes, al que se une la lógica angustia e incertidumbre por la situación a la que todos nos estamos enfrentando y que nos tiene a todos en vilo. Pero queremos transmitir el mensaje de que la Universidad está haciendo todo lo que está en sus manos, trabajando a destajo para dar las soluciones que están a nuestro alcance”.

Finalmente, el portavoz de la UGR también quiere “aunar a profesores, administrativos y estudiantes. Todos deberíamos ir todos a una, como dice nuestro lema actual de ‘Juntos podemos’ para salir de esta, y creo que sería en beneficio de todos, aunque cada cual tiene su forma de ver las cosas. Cuando pase todo esto habrá tiempo para analizar dónde están han estado los errores y dónde necesitamos mejorar, que está claro que hay deficiencias de infraestructuras, que se deben a que no estamos en una universidad online. Es algo que tenemos como apoyo a la docencia, pero no la base de nuestra docencia. La situación no es fácil y sería interesante que volcáramos nuestro esfuerzo en buscar soluciones más que en encontrar problemas”.





Comentarios

Un comentario en “La UGR se convierte en ‘trending topic’ nacional debido a las quejas de los estudiantes

  1. Avatar

    Santiago Delgado

    Hola buenas, entiendo que como periódico digital uno de sus intereses y funciones es la difusión y contrastación de información de calidad y de primera mano, más allá de una limpieza de cara a instituciones que no están sabiendo estar a la altura.
    Así que como estudiante sin más, uno entre tantos afectados y actuando en representación propia y de mis compañeros afectados, sin más oficio ni beneficio que dar mi versión, tengo que decir que el problema NO es el fallo técnico de Prado esta mañana.
    El problema es la gestión ineficiente y desatendida que desde un primer momento lleva haciendo la UGR de la situación extraordinaria de contingencia ante el COVID-19.
    Todos estamos confinados, todos estamos pasando por un momento difícil, pero la UGR, al igual que el resto de Universidades, según me consta, no están haciendo absolutamente nada desde los órganos de gobierno para gestionar de manera efectiva la situación, dejando a los alumnos de lado y a merced de las decisiones de cada profesor, afirmando que se están llevando las clases de manera telemática, cuando el gran porcentaje de profesores ni siquiera están dando clases, se limitan a pasarnos documentos y diapositivas para que nosotros las trabajemos, sin más atención que esa.
    Un saludo, y gracias por el interés en una información veraz y de calidad.

Deja un comentario