Se sustituyen 4,6 kilómetros de cableado en Haza Grande

Estos trabajos, según Endesa, permitirán dotar de "una mayor calidad de suministro" a los clientes de esta zona de Granada

Actuaciones de Endesa en Haza Grande
Se sustituyen 4,6 kilómetros de cableado en Haza Grande. | Foto: Gabinete
Europa PressEuropa Press
0

Endesa prosigue con los trabajos de refuerzo de las infraestructuras eléctricas en Haza Grande con la sustitución en estas semanas de 4,6 kilómetros de cableado por uno de mayor envergadura, que permite dotar de “una mayor calidad de suministro” a los clientes de esta zona de Granada.

Así lo ha indicado Endesa en una nota de prensa sobre estos trabajos que se están realizando actualmente, y que implican el soterramiento de 3,6 kilómetros de cableado, mientras que el resto será aéreo, motivo por el cual se están colocando tres apoyos de hormigón.

Para instalar estas infraestructuras un equipo de ocho técnicos está trabajando en la zona con maquinaria especial dados los diez metros de altura y los 250 kilos de peso de cada uno de estos apoyos que sustituyen a los que hasta ahora había en la zona de madera.

La compañía eléctrica ha invertido más de 130.000 euros en Haza Grande con el fin de “reforzar el suministro” en esta zona de Granada afectada por la sobrecarga de las redes que provocan los enganches ilegales. El pasado mes de febrero la compañía instaló un nuevo centro de transformación con dos transformadores de 1.000 KVA de potencia, celdas de media tensión y líneas de baja tensión.

Ello ha permitido aumentar la potencia instalada en la zona en un 200%, canalizando además 145 metros de zanja que alberga actualmente doce líneas de baja tensión para llevar la energía a las viviendas de la zona. El diseño de estas líneas ha sido una de las tareas más complicadas que ha tenido el equipo de ingenieros de Endesa, dado el trazado de la zona y las 12 líneas que se van a tener, cuatro veces más de las que normalmente se tienden.

Además de las actuaciones que se han llevado a cabo en Haza Grande para hacer frente a la sobrecarga de las redes derivada de los enganches ilegales, Endesa ha llevado a cabo un amplio plan de inversiones para intentar paliar esta problemática en diversas zonas de Granada.

En Casería de Montijo, Endesa ha desarrollado un plan de refuerzo de las infraestructuras afectadas en el que la eléctrica invertirá cerca de 50.000 euros. Los técnicos realizaron en el mes de febrero la renovación de los cuadros de Baja Tensión en el centro de transformación ubicado en Pasaje Teba. Esta medida, más el desdoblamiento que ya se ha realizado de dos líneas de Baja Tensión de este mismo centro de transformación, permiten “robustecer el suministro” entre las calles Doña Maria Manuela, Pasaje Teba y Juan Arantave Jiménez.

El plan de actuación de Endesa en Casería de Montijo finalizará con la construcción a lo largo de este 2021 de una nueva línea subterránea de media tensión de 1.275 metros de cable conductor, con una longitud total de línea de 423 metros. La nueva línea irá desde el centro de transformación ubicado en la calle Ronda Alfareros hasta el centro de transformación ubicado en la calle Puerta Los Guzmanes. Esta actuación, en la que la empresa invertirá 36.000 euros, permitirá dotar de una nueva línea a los clientes.

A todas estas actuaciones se une la reciente puesta en marcha de una nueva línea de media tensión, de 20 kilovoltios, en la zona norte de Granada que permite también reforzar la calidad de suministro en Casería de Montijo. Precisamente en este área, Endesa ha invertido 3,5 millones de euros desde diciembre de 2019 en actuaciones que tienen el objetivo de “reforzar las infraestructuras en la zona que se están viendo continuamente saboteadas por la sobrecarga de las redes que provocan los enganches ilegales”.

En concreto, se han instalado cuatro nuevos centros de transformación en las calles Puerto Lumbreras, José Acosta Medina, Pintor Joaquín Capulino Jaúregui y Pedro Machuca, aumentando la potencia instalada un 200% en la zona. Todas estas instalaciones puestas en servicio en los barrios de La Paz, Rey Badis y Cartuja, donde hay 2.300 viviendas, cuentan ahora con una potencia como para dar suministro a 11.000 puntos de consumo.

Sin embargo, la red de distribución “sigue soportando cargas muy por encima de la potencia contratada que ocasionan daños en las instalaciones nuevas, aun estando sobredimensionadas”, ha detallado Endesa.

Todas las medidas puestas en marcha por Endesa en coordinación con el Ayuntamiento de Granada, tienen como objetivo hacer frente a la saturación de las redes que provocan los enganches ilegales en estas zonas de la capital granadina. Una realidad que supone sobre todo un problema para la seguridad de las personas que viven en estos entornos ya que las instalaciones eléctricas al quedar desprotegidas tras una manipulación pueden sufrir daños como incendios.

Según la reciente auditoría llevada a cabo por la Delegación del Gobierno de Junta en Granada, en la vecina zona norte existen 5.054 viviendas de 20.000 que están conectadas a la red de distribución eléctrica sin contrato de suministro, es decir, uno de cada cinco vecinos de la zona. Y esta es la realidad que se está expandiendo a Casería de Montijo.

Las instalaciones manipuladas no disponen de los preceptivos elementos de protección, tal y como está recogido en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión aprobado por Real Decreto 842/2002, del 2 de agosto, para preservar la seguridad de las personas y los bienes. Estos enganches irregulares a la red se realizan con materiales no adecuados y sin cumplir las normas de seguridad, generando un enorme peligro para la persona que comete el fraude y para todos sus vecinos, al carecer de protecciones frente a cortocircuitos, electrocuciones o incendios, que se podrían expandir más allá de las viviendas particulares a los bloques de pisos, generando un riesgo real de lesiones graves o incluso de muerte.

Estas viviendas con conexiones irregulares a la red eléctrica carecen de los sistemas de protección básicos: el de la vivienda (cuadro eléctrico), el del cuarto de contadores que protege al portal y el de la caja general de protecciones que salvaguarda al bloque de pisos. En esta situación la única protección que actúa para evitar un incendio es la del centro de transformación de Endesa.

Por todo ello, Endesa ha resaltado que es fundamental la coordinación entre las diferentes instituciones para regularizar y adecuar los suministros que carecen de contrato y las instalaciones inseguras, y poder así empezar a aplicar las ayudas establecidas por el Estado a través del Bono Social para que las familias con pocos recursos económicos puedan beneficiarse de ellas. En algunos casos estas ayudas pueden suponer la exención de hasta el 100% del abono de la factura eléctrica.

Asimismo, sería necesario acompañar esta acción de regularización de suministros con formación en eficiencia energética que ayuden a los vecinos de la zona a hacer un consumo responsable.

Precisamente para revertir esta situación, Endesa ya está trabajando con la Subdelegación de Gobierno, el Ayuntamiento y con la Agencia de la Vivienda y Rehabilitación de Andalucía para llevar a cabo la regularización de los suministros ilícitos que provocan la saturación de las redes eléctricas afectando a todos los vecinos y generando un problema para la seguridad de las personas que viven en estos entornos.







Se el primero en comentar

Deja un comentario