Setecientos goles

1) 14-03-08 Gr 2 Villarreal 0
El Granada de la 2013-14 que derrotó 2-0 al Villarreal. Riki, Recio, Murillo, El Arabi, Nyom y Roberto; con: Iturra, Coeff, Brayan Angulo, Fran Rico y Brahimi. | Fotos: J. L. Ramos
Avatar for José Luis Ramos Torres
1

Casi cuatro décadas, concretamente treinta y ocho años y seis días (que se dice pronto), tuvieron que pasar para que el Granada CF de nuestras cuitas anotara el siguiente gol de esta serie, el que hace el redondo número de 700 en la historia rojiblanca de máxima categoría. Desde el domingo 4 de enero de 1976 hasta el viernes 10 del mismo mes, pero de 2014. Hubo que cambiar de siglo y de milenio y casi se puede decir que hubo también que cambiar de club: del GCF de Candi y nominalmente de sus socios, al GCF SAD propiedad de Pozzo. Ni el más pesimista de los hinchas rojiblancos podía imaginar que desde la derrota en Zaragoza en mayo de 1976 tardaríamos 35 años en volver a ver un Granada de primera, pero eso es lo que ocurrió y, por eso precisamente y si me apuran, se puede afirmar que hubo que cambiar incluso de afición, porque tantísimos años transcurridos produjeron una profunda renovación de la hinchada rojiblanca por motivos naturales, una torcida que, a lo largo de las tres décadas y media transcurridas y de los muchos bandazos dados, en numerosas ocasiones se redujo a apenas unos pocos cientos.

La travesía del desierto de los israelitas duró cuarenta años según la Biblia. La granadinista casi lo mismo, y también, aunque sin ser el pueblo elegido, hubo que atravesar regiones muy áridas pobladas de zarzales y matorral espinoso y habitadas por gentes hostiles, y hubo que superar más de uno y más de dos trances en los que pareció que el fin era inminente. La tierra prometida se alcanzó un buen día y cuando menos se esperaba, el día que un italiano apellidado Pozzo tuvo la feliz ocurrencia de dejarse caer por estos predios y resucitar lo que parecía más cadáver que otra cosa. La llegada de capital transalpino en 2009 cambió por completo el sino del club de nuestros amores y desde entonces hemos pasado de vivir en el filo de la navaja y codearnos con equipos de pueblo a atravesar una de las mejores épocas históricas del Granada CF, que ha sido capaz de añadir ocho temporadas más -con la próxima- a su trayectoria en la élite del balompié patrio. Pues que siga la cosa mucho tiempo y ustedes y yo lo veamos.

El gol 700 de los de primera llegó en la 13-14, en la jornada 19 y última de la primera vuelta, viernes 10 de enero de 2014. Roberto; Nyom, Mainz, Murillo (Coeff 63’), Angulo; Iturra, Fran Rico, Recio (Pereira 84’); Piti, El Arabi (Riki 86’) y Brahimi, derrotaron al Valladolid en el Nuevo Los Cármenes (también cambiamos de estadio) por 4-0 en la victoria más holgada de los rojiblancos de las doce que se anotaron en toda la temporada. Abrió el marcador a los diez minutos el defensa Jeison Murillo con un remate de chilena tras un rechace en un saque de esquina y a centro de Brahimi, el mejor aquella noche. El 2-0, diez minutos después, fue obra de Recio desde cerca tras una pifia del meta pucelano en un córner. En la segunda parte, minuto 54, marcó otra vez Recio, aprovechando un balón que robó para encarar la meta contraria y hacer gol de disparo desde la frontal del área. El Arabi completó la goleada a falta de un cuarto de hora, tras un córner en el que Máinz ganó por el alto el balón y el delantero marroquí lo llevó a la red. El que supuso el 3-0 es el gol 700 rojiblanco de primera. Su autor fue José Luis García del Pozo, Recio de nombre deportivo, paleño que actuaba por segunda temporada cedido del Málaga, mediocentro batallador que en su año y medio granadino dio bastante buen rendimiento y siempre fue titular, y que con el segundo de su cuenta particular aquella noche inscribió su nombre en la mejor historia del GCF justo el día antes de cumplir los 23 años.

Cuando el descenso a segunda de 1976, las 17 temporadas en la élite y los 610 goles conseguidos por el Granada figuraban varados -parecía que para toda la eternidad- en la clasificación histórica. Hubo que llegar hasta la tercera temporada rojiblanca entre los grandes de la era Pozzo-Pina, la que a la vez hacía la número veinte de la historia, para redondear el séptimo centenar. De los jugadores actuales sólo estaba Foulquier, incorporado esta misma 13-14, aunque en el filial Granada B, debutante en 2ª B, jugaban (y goleaban abundantemente) Machís y Antonio Puertas. Apenas quedaban ya cinco de los héroes del ascenso de Elche en 2011 al marcharse al finalizar la temporada anterior Íñigo López, Lucena, Míkel Rico y Siqueira, los dos últimos respectivamente al Bilbao y al Benfica, en sendas operaciones de traspaso de aquellas que caracterizaron esta etapa histórica, ya saben: en cuanto algún futbolista destacaba era inmediatamente vendido sin que esa venta dejara más que para unos cafés porque, casualmente, todos los futbolistas (sobre todo los mejores) pertenecían a un fondo de inversión y eso se traducía en unos pocos eurillos nada más para las arcas rojiblancas, yendo el principal a los bolsillos de Gino Pozzo. Al finalizar esta 13-14, la estrella de aquel Granada, Brahimi, saldrá asimismo traspasado camino de Oporto. En realidad muy poco podemos los granadinistas quejarnos de esta servidumbre que impuso el inversor porque de no ser por el italiano posiblemente seguiríamos perdidos en los sótanos del balompié hispano; si hubiéramos seguido esperando inversión autóctona me da a mí que el día del club cada temporada seguiría siendo cuando nos visitara el Motril, si es que todavía respirábamos.

José Luis García del Pozo, Recio para el fútbol, autor del gol 700 del Granada en Primera.

 

Otra característica del Pinato (o Pozzato) fue que en sus cinco temporadas de primera la categoría se salvó siempre de forma agónica, en el último o penúltimo partido y teniendo la mayoría de las papeletas para el descenso. Con Lucas Alcaraz en su penúltima etapa como técnico rojiblanco, convertido ya en el segundo en la lista de entrenadores que más partidos oficiales ocuparon el banquillo del Granada, sólo superado por Joseíto, esta 13-14 no fue una excepción y la permanencia se consiguió en la jornada 38 y última, al vencer en Valladolid (con arbitraje de la ‘bestia’ Clos Gómez) gracias a un solitario gol marcado en propia puerta por un vallisoletano, pero tuvo la particularidad esta liga de que en las 38 jornadas nunca ocupó nuestro equipo puestos de descenso. Al acabar la primera vuelta el Granada era el noveno de la tabla, pero una cortísima plantilla mermada por las lesiones y el escaso poder goleador del equipo obligaron a llegar a la última jornada con necesidad de puntuar. En esta 13-14 se estableció un récord negativo, más tarde igualado por la pésima 16-17, el de mayor número de derrotas en casa: once. Otra nota de la 13-14 fueron los devaneos extragranatensis del presidente Pina, primero con el Hércules y después con el Cádiz. Lo más destacable fue la gran victoria sobre el todopoderoso Barça de la jornada 31 con un magnífico gol de Brahimi.

En la crónica ciudadana, en enero de 2014, como ahora mismo, una crisis sanitaria preocupaba a la población. Un virus (H1N1) mutante en una especie animal, el cerdo, provocaba al personal fiebre, tos y dificultades respiratorias, y colapsaba a diario las urgencias de los hospitales granadinos. Según la prensa de entonces, se trataba de un rebrote de la que se llamó gripe A o gripe porcina, que en el invierno de 2009-10 fue considerada la primera pandemia del siglo XXI y que en su día desató en los medios todo tipo de visiones apocalípticas, y que se llevó por delante a varios cientos de miles de personas en los cinco continentes pero, como sabemos, no paralizó las vidas ni las economías del mundo entero como sucede en estos precisos momentos con el maldito covid. Por lo visto, aquel virus no era tan contagioso ni tan letal como el que nos acongoja en la actualidad, además para 2014 existía ya vacuna eficaz y la cosa no pasó a mayores.

Otros establecimientos granadinos también se veían colapsados por aquellos días, sobre todo los fines de semana, pero la bulla que se formaba nada tenía de doliente y sí mucho de festiva. Los restaurantes y ventas de la capital y de la periferia no daban abasto para dar acomodo y servir pucheros y más pucheros a los cientos de paisanos que querían meterse entre pecho y espalda esa bomba de colesterol, tan penibética, que conocemos como olla de San Antón con todos sus perejiles, único vestigio que ha quedado y que sigue muy vivo de una antigua tradición de la que nos hablan distintos volúmenes decimonónicos del costumbrismo granatensis y que nos retratan una ciudad que hacia mediados de enero cada año salía al campo en romería, preferentemente por la zona de lo que hoy es la Avenida de Cervantes, donde se encontraba la desaparecida ermita de San Antón el Viejo, para festejar al santo patrón de los animales y echar el día al sol a base del potajico de habas, el vinillo de Huétor y los mecedores para las mozuelas.

Junto a los titulares dando cuenta del enésimo desahucio que dejó la crisis anterior, la de 2008, otra noticia de mediados de enero de 2014 ocupó no pocos titulares de periódicos por toda España y de cabeceras de los telediarios: en Motril, Paseo de las Explanadas y jardines colindantes, los servicios de mantenimiento habían encontrado tirados por el suelo unos cuarenta billetes de 500 euros, todos de curso legal, en total 20.000 del ala, pero ninguno de los binladen estaba sano porque alguien se había entretenido previamente en destrozarlos convirtiéndolos en cachos chicos. Mucho se especuló sobre el hallazgo y su procedencia, barajándose la posibilidad de que se tratara de dinero sucio procedente del narcotráfico o fuera obra de un perturbado, pero a día de hoy la cuestión sigue sin aclarar.

Formación del Granada que salió derrotado 3-0 del campo del Almería. De pie: Karnezis, Yebda, El Arabi, Foulquier, Nyom, Máinz y Diakhaté; agachados: Iturra, Fran Rico, Piti y Brahimi.







Comentarios

Un comentario en “Setecientos goles

  1. Avatar

    José Luis Entrala

    A partir de este 700 las futuras centenas llegarán más rápido y tú tendrás más trabajo. Me alegro mucho porque así seguiremos disfrutando con tu serie de los centenarios, Enhorabuena y un abrazo virtual

Deja un comentario