El SAS retira nuevas mascarillas defectuosas y pone en cuarentena a sanitarios que las usaron

Los profesionales del Hospital Virgen de las Nieves que han utilizado algunos de los dos modelos están con los protocolos activados

mascarilla defectuosa ELITE RESPITATOR EB09.049
Mascarilla defecturosa del modelo ELITE RESPITATOR EB09.049 | Foto: GD
GranadaDigitalGranadaDigital
0

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha ordenado retirar dos tipos de mascarillas de alta protección que la Junta de Andalucía adquirió y que el Ministerio de Trabajo ha detectado que eran defectuosas. El Hospital Virgen de las Nieves ha comunicado a los profesionales sanitarios que uno de los modelos no cumple las medidas de protección como FFP2 y que otro, vendido como FFP3 – de máxima protección- tampoco y ha ordenado a quienes las hayan utilizado en maniobras de alto riesgo, como intubaciones, a quedarse en casa en cuarentena durante siete días.

Los profesionales de la UCI del Hospital Virgen de las Nieves de Granada se han visto afectados tras haber utilizado estas mascarillas “sin testar”. “Es indignante que el Ministerio las diera sin testar y que todavía siga pasando esto a estas alturas”, comenta a GranadaDigital Daniel, el hijo de una enfermera de 61 años que trabaja en dicho hospital.

La orden del hospital aconseja a los sanitarios que vigilen los síntomas durante unos días y que si aparecen, contacten inmediatamente con Medicina Preventiva para proceder a su valoración y toma de muestras.

Comunicado del SAS sobre la retirada de dos modelos de mascarillas

El Servicio Andaluz de Salud ha explicado en un comunicado que ha incorporado un sistema de verificación de los equipos de protección individual adquiridos para comprobar su calidad y adecuación a los criterios especificados en sus fichas técnicas. “Este sistema de verificación estándar para todos los equipos de protección se ha puesto en marcha, a raíz de la incidencia detectada con las Garry Galaxy (bolsa verde) que suministró el Ministerio de Sanidad, y persigue la máxima seguridad y garantías para los profesionales de los centros sanitarios”.

“Con anterioridad, el SAS realizaba un muestreo aleatorio de estos productos para detectar posibles anomalías, previamente y después de la adquisición, así como una inspección minuciosa de las fichas técnicas, etiquetados, composición… Hay que tener en cuenta que la complejidad actual del mercado lleva a adquirir estos productos a proveedores no habituales por lo que se hace necesario este sistema de comprobación que supone el envío de muestras al Centro Nacional de Medidas de Protección para su correspondiente validación. Además, la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, ha dictado una Resolución sobre los equipos de protección individual en el contexto de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 que determina unas especificaciones técnicas distintas de las normas armonizadas hasta ahora”, indica el SAS en el comunicado.

“Fruto de esta verificación se ha determinado la retirada de las mascarillas de los modelos ELITE RESPITATOR EB09.049 y KN95 MASK (PURVIGOR), ya que cumple con condiciones distintas a las indicadas para determinar su equivalencia a una FFP2. De forma inmediata, los centros en los que se han distribuido estos productos han procedido a identificar a los trabajadores que las han utilizado y a la realización de test rápido o PCR, según proceda”.

“De forma simultánea a la retirada de estas mascarillas y la comunicación a los centros afectados se ha informado también a las organizaciones sindicales para garantizar que disponen en todo momento de la misma información y cumplir con las máximas garantías de transparencia”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario