Santa Fe también recurre al fuego y quema sus ‘Penas’ para comenzar las fiestas

La tradición del municipio granadino comenzó hace treinta y cuatro años y llega desde Nuevo México

Penas
Noche de El Penas 2018 | Foto: Archivo Ayuntamiento de Santa Fe
Andrea Piñar AnguitaAndrea Piñar Anguita
0

Hay diversas tradiciones en las que el fuego juega un papel purificador, algo así como el elemento que consigue un borrón y cuenta nueva. Las hogueras de San Juan son un claro ejemplo, pero no el único. En Santa Fe hay otro y está muy cerca. Tanto como que se celebra esta noche.

En 1985 llegó a Santa Fe un alcalde de Nuevo México, Antonio Callejas, y consigo se trajo la que hoy es una de las tradiciones más bonitas del pueblo, la quema de ‘El Penas’.

Originalmente, en Nuevo México, esta costumbre forma parte de su fiesta El Zozobra. Aquí, los habitantes del pueblo mexicano queman la marioneta de un gigante de quince metros, que, como su nombre, Zozobra, indica significa tristeza.

Durante una semana, los vecinos del pueblo mexicano acuden a la ‘caja sombría’ y allí depositan un papel donde escriben lo que, durante ese año les causó tristeza, hay otros que rellenan la marioneta con papeles legales, que la mayoría traen más penas que alegrías, eso ya a gusto de cada uno.

Cuando el gigante arde, todas las tristezas del año desaparecen junto con todos los papeles, no se sabe hasta que punto es conveniente hacer desaparecer depende que papel, pero eso sí, a partir de aquí comienza el periodo de diversión, que las penas llegarán luego solas.

Esto sucede en Santa Fe, aunque con una variación: cada año se elige un tema, el que más preocupe en ese tiempo,. Violencia de género, contaminación, acoso escolar o discriminación han sido algunos de las penas que se han seleccionado en años anteriores.

Una vez elegido el tema, un grupo de artesanos, que habitualmente han sido alumnos del Centro Ocupacional, aunque desde el último año ha sido una empresa, se ponen manos a la obra para crear una recreación de lo que se pretende olvidar.

Este trabajo se pone en la plaza del ayuntamiento y por la noche, antes de quemar ‘El Penas’, en la fachada de la iglesia se proyecta un espectáculo de luz, música y fuegos artificiales para, después del pregón del alcalde, prender fuego a esa representación y comenzar así las fiestas.

‘El Penas’ arde y con él todas las preocupaciones de los habitantes del pueblo, ahora es momento de comenzar las fiestas con alegría y para ello, desde el Ayuntamiento de Santa Fe se prepara todos los años un completo programa de fiestas con actuaciones, concursos y actividades.

Este año, ‘El Penas’ irá dedicado a la contaminación con vertidos y arrojo de restos a mares y océanos por parte de los seres humanos y la necesidad de concienciar sobre este asunto ambiental, dado el daño que supone para fauna que vive bajo el agua.

No es la primera vez que se dedica este acto a la contaminación pero es preciso recordar que el planeta tiene que ser cuidado y que está sufriendo grande daños.



Se el primero en comentar

Deja un comentario