El turismo ecuestre, una opción segura y diferente de conocer Andalucía

El contacto con la naturaleza, la monumentalidad o la gastronomía son los principales atractivos de esta forma de viajar que gana adeptos

TURISMO ANDALUZ RUTAS A CABALLO - Dani B-2
El turismo rural ecuestre es una alternativa interesante a las formas de viajar clásicas | Foto y vídeo: Dani Bayona
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Andalucía tiene tantos rincones especiales que haría falta una vida entera para poder conocer en su inmensidad cada uno de ellos. Lo que no todo el mundo sabe es que esos lugares llenos de magia encierran matices muy particulares según la época del año o la forma de visitarlos que elijamos. En esta ocasión nos quedamos con lo segundo. Porque no es lo mismo viajar de Osuna a Ronda por carretera, una travesía que en su ruta más rápida dura poco más de una hora a lo largo de unos 74 kilómetros, que hacerlo tranquila y relajadamente a lomos de un caballo pura raza español.

Y esa es la propuesta que pone al alcance del viajero la Asociación de Empresarios de Turismo Rural y Ecuestre de Andalucía (Agetrea). Una alternativa distinta que permite darle una vuelta al concepto tradicional de turismo rural, pues combina la posibilidad de estar en contacto con la naturaleza con la de atravesar parajes y conocer puntos de interés tales como ermitas, castillos, riachuelos y fincas de una belleza singular. Y además de una manera pausada, sin el estrés habitual de los circuitos corrientes y con el plus de ‘seguridad Covid’ que supone ir en grupos reducidos, cada uno en su caballo y guardando toda la distancia que se requiera al ser infinitos los límites del campo.

Hay multitud de empresas y rutas por toda Andalucía. Desde Doñana a Sierra Nevada. Pero nos quedamos con una, la que organiza el presidente de Agetrea, Jesús Sánchez. ‘De Osuna a Ronda a caballo’, un nombre que no deja lugar a dudas de su recorrido entre las provincias de Sevilla y Málaga, pasando por Cádiz. E incluso parando en un tripunto, lugar en el que las tres demarcaciones hacen frontera. Pero todo eso lo explica mejor el propio Sánchez. “Yo me he inventado tres actas, que son turismo ecuestre medioambiental, porque estamos en el campo; turismo ecuestre monumental, que se basa en la monumentalidad de una ciudad patrimonial e histórica, y turismo ecuestre gastronómico. Este último es un pilar muy importante porque es el que buscan muchos visitantes, sobre todo los extranjeros”, resume.

A lo largo de tres días, el usuario -que puede ir en grupo, siempre y cuando no se exceda de los límites establecidos por la norma sanitaria de cada momento- disfrutará de agradables paseos, nada extenuantes, y parará en hoteles rurales, saboreando propuestas culinarias clásicas. El punto de partida es la Colegiata de Osuna, un templo católico que alberga una importante colección de obras de arte y que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931. En su exterior, entre un entorno inigualable y frente a un mirador imponente con vistas a toda la Campiña Sevillana, el párroco bendice un viaje a caballo que durará tres días y llegará a Ronda, donde los jinetes pasarán bajo el famoso Tajo. Tras la bendición, un chato de anís, como marcan los cánones, y a cabalgar Andalucía.

“Es otra forma de hacer turismo y conocer Andalucía en una ruta que está repartida en tres días en los que vas visitando distintos pueblos de las tres provincias que atravesamos: Sevilla, Cádiz y Málaga“, explica Jesús Sánchez, a quien su familia ayuda con la logística, incluyendo la comida y la bebida de las paradas de avituallamiento. En el camino también hay tiempo para adentrarse en la historia, pues el propio sendero es la Vereda Real que unía ambos municipios hace siglos entre olivos centenarios, alcornoques, chaparros y toda la vegetación propia del monte bajo. Cada repecho conquistado supone el premio de poder divisar en alto lo que se ha dejado atrás, como la propia Osuna.

En definitiva, 80 kilómetros de puro deleite con la exclusividad de cabalgar junto al río Corbones hasta su nacimiento, en la Aldea de La Atalaya, o almorzar en el Convento de Caño Santo, dentro del término municipal gaditano de Alcalá del Valle, fundado por la Casa Ducal de Osuna. Ganaderías de toros bravos, mansos y yeguadas se dejan a un lado en un recorrido que abre cuantas cancelas se encuentran por medio al tratarse de una Vereda Real. Orográficamente, el viaje contrapone varias realidades paisajísticas y cuenta con unas connotaciones culturales sin parangón.

Rutas a lo largo y ancho de la comunidad

“Ya sabemos que el virus está en cualquier lado, pero en el campo siempre tendremos la ventaja de no cogerlo tan pronto. Ahora el turismo rural se ha puesto de moda, todo el mundo quiere alquilar una casa rural. Lo bueno es el campo. Nos hemos dado cuenta de que en el campo es donde parece que no está el bicho”, reivindica Sánchez, quien invita a los andaluces, siempre que se pueda, a visitar otros puntos de la comunidad a caballo. “Estamos por toda Andalucía. Tenemos rutas magníficas en Doñana. El Parque de Doñana y El Rocío también se han puesto de moda ahora. Luego hay rutas que un día hacen playa, otro Coto de Doñana y el parque puro y duro en el que está prohibido entrar, pero que los compañeros tienen permiso para hacerlo. Después, la gastronomía. Un día comen ‘pescaíto’ en la playa y otro, pato en la marisma. Vamos buscando la alternativa”, desarrolla.

Consciente de estar ante la cámara de un medio eminentemente granadino, como GranadaDigital, Jesús no deja pasar la oportunidad de recordar los trayectos que otros empresarios del turismo ecuestre ofertan en la provincia. “En Granada, pues imagínate. Todo lo que es La Alpujarra. Tenemos compañeros que bajan desde Sierra Nevada hasta la costa del Poniente Almeriense. Rutas de cinco o seis días que son muy bonitas”, avanza, para terminar enumerando “la Serranía de Córdoba, Medina Azahara, la Serranía de Cádiz, Villamartín… En toda esa parte tenemos muchísimos compañeros que hacen rutas y las hay para conocer Andalucía en toda su amplitud“.

Y de ello da buena fe Juan José López. Es uno de los cuatro clientes del grupo que dirige en esta ocasión. “El contacto con los animales te relaja bastante. Estás todos los días con el estrés del trabajo y las ciudades, y cuando llegas al campo con tu animal, que es lo que cuidas y mimas durante todo el año, la satisfacción es muy grande. Y más con este tipo de campos que hay en esta tierra”, admite. Y es que el turismo ecuestre representa una opción enriquecedora, atractiva, relajada, sana y segura en tiempos de Covid-19 para atravesar Andalucía de norte a sur y de este a oeste.

Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A.
Más información en www.andalucia.org, www.turismoandaluz.com, www.andaluciaacaballo.org y www.turismoruralosuna.com.







Se el primero en comentar

Deja un comentario