Rui Silva: «Quiero quedarme aquí muchos años»

El portero del Granada CF confiesa que el objetivo de este año es el mismo que la temporada pasada: ganar partido a partido

Entrevista Rui Silva Foto Sara Castaño-1
Rui Silva simula el gesto de lo que mejor sabe hacer | Foto: Sara Castaño
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

Rui Silva llegó a Granada con 22 primaveras en enero de 2017 como apuesta de futuro, pero no se asentó en la titularidad hasta la llegada de Diego Martínez, que lo hizo ‘Zamora’ la pasada campaña. Este ‘1’ con alma de ‘9’ es ya una realidad y se ha convertido en uno de los puntales más destacados de este Granada CF.

Siempre se suele decir que el portero es el jugador más especial en un equipo de fútbol. No por vestir diferente o por poder usar las manos, sino por tener que aglutinar una fortaleza mental tal que le permita saberse el último capaz de evitar el gol rival y el primero a la hora de recibir críticas cuando vienen mal dadas. El guardián de la portería del Granada CF se forjó en los momentos más complicados de la más reciente historia rojiblanca y pasó mucho tiempo a la sombra de Ochoa, primero, y Javi Varas, después. Hoy resulta imposible alcanzar a ver su techo. Dicen que todo llega para el que sabe esperar. Nunca mejor dicho.

¿Cómo se siente el portero de un equipo en puestos de Champions?

¿En puestos de Champions? (ríe). Ahora mismo no miramos la clasificación, queremos ganar cada partido y queda mucha Liga. Pensamos en el siguiente partido y ese es el único foco.

Empecemos por el principio, ¿cómo era Rui Silva de niño?

Era un niño que quería jugar a fútbol, disfrutar jugando con los amigos y en el colegio. Todos tenían el sueño de ser profesional, pero yo solo quería disfrutar. Con los años, empiezas a ver otras cosas que te hacen pensar que puedes llegar algo más lejos que jugar en la calle.

Empezó jugando a fútbol sala, ¿no?

Sí, jugué cinco años y creo que lo mejor para mí fue que el club donde jugaba desapareció; ahí empecé a jugar a fútbol.

¿Siempre quiso ser portero?

Yo jugaba de delantero y quería meter goles, pero en un momento dado faltaba un portero y un compañero se lo propuso al entrenador: ahí empezó mi carrera. Para la edad que tenía, era bastante alto y realmente no sé si paraba bien o si tenía atributos de portero, pero empecé y… hasta hoy (ríe).

Llega al Granada CF unos meses antes del descenso y, junto con Adrián Ramos, son los dos únicos jugadores que siguen desde entonces. ¿Cómo vivió esa época?

Cuando llegué había un escenario complicado. Teníamos un grupo muy distinto, con muchas nacionalidades y muchos jugadores cedidos. Fue difícil. Teníamos que devolver al Granada a Primera División y el club se lo merecía. Fueron momentos difíciles y teníamos que hacer un cambio total para volver.

Ya en Segunda, fue suplente de Javi Varas, ¿pensó en tirar la toalla en algún momento?

Sí. Cuando no juegas, es muy difícil y dudas mucho de ti mismo. Yo intentaba trabajar al máximo todos los días, pero era joven y era mi primera experiencia fuera de mi país. Todo eso me generaba muchas dudas y busqué una salida en enero, quería volver a mi país y jugar, pero no salí y al final fue lo mejor para mí.

¿Qué aprendió esa temporada?

Crecí como persona, como portero y maduré mucho. Ahora soy más fuerte psicológicamente gracias a eso. Un portero necesita competir y fue un año duro, pero aprendí mucho. Ahora soy diferente gracias a esa temporada.

La temporada pasada, titular indiscutible y ascenso. ¿Cuándo empezó a verse jugando en Primera?

En Mallorca, cuando ascendimos (ríe). La verdad es que durante los últimos partidos ya estábamos pensando en algo más, quedaba muy poco y sabíamos que la Primera División estaba muy cerca. El partido en Albacete fue crucial para saber que podíamos ascender. Durante esas semanas ya empezaba a imaginarlo, pero teníamos que confirmarlo definitivamente. Fueron semanas muy bonitas y me imaginaba cómo sería llegar a un escenario diferente, con otra visibilidad.

Después de ocho partidos, cuartos en Liga, 15 goles a favor y solo 10 en contra, con cuatro porterías a cero, ¿esperaba empezar así?

Creo que es una sorpresa para mucha gente y es normal, venimos de Segunda División. Pero dentro del grupo sabíamos que podíamos hacer algo bonito por lo que nos transmite el entrenador. Hay gente que se quedó y otros que han venido con experiencia y muchos años de fútbol que han ayudado a eso, a mentalizarnos de que podemos ganar los partidos si estamos metidos. Tenemos calidad y podemos disputar cada partido y ganar a cualquiera. Este año tenemos el mismo reto que el pasado: ganar partido a partido.

¿Qué papel juega Rui Silva dentro de la familia del Granada CF?

Soy uno más y quiero ayudar al grupo. Es mi primer año jugando en Primera División y quiero crecer y que la gente me conozca. Quiero transmitir que juntos podemos hacer algo bonito.

A pesar de los cuatro goles, fue uno de los mejores en el Bernabéu.

Sí, tuve bastante trabajo como es normal en un estadio así. Está bien que te lo reconozcan, pero no sirve de nada si luego te meten cuatro. Lo importante habría sido sacar algo positivo. Ahora toca pensar en Osasuna.

¿Se siente uno de los porteros revelación de LaLiga?

No. Vi que me destacaron el otro día y estoy encantado. Me siento orgulloso por el reconocimiento a mi trabajo, pero me siento como un portero más en Primera.

¿Esperaba haber ido con Portugal esta convocatoria?

La verdad es que sí, quería llegar a la Selección, pero tengo que respetar la decisión del entrenador. Si algún día llega, seré muy feliz porque es un sueño de niño.

¿Ha hablado con Fernando Santos?

No, todavía no.

¿Confía en ir pronto?

Yo voy a seguir trabajando como lo he hecho hasta ahora. Sé que estoy en una categoría que te genera más visibilidad y que me puede ayudar, pero eso lleva tiempo y trabajo en el día a día y en los partidos. Veremos si ese momento llega.

Si no llegase la convocatoria con la Selección portuguesa, ¿se plantearía jugar con España?

Es muy difícil. Yo quiero jugar con mi país de origen. España tiene muy buenos porteros y, aunque no es imposible, es muy difícil llegar ahí. Mi deseo es jugar con Portugal.

¿Se ve muchos años defendiendo la portería del Granada?

Sí, mientras tenga contrato y las cosas sigan bien, estoy muy contento en el club y en la ciudad. Quiero quedarme aquí muchos años. Estoy muy a gusto y mi familia también. Ojalá pueda jugar muchos años en Primera con el Granada.

¿Ha tenido alguna oferta tentadora?

Que yo sepa, no; eso lo lleva mi representante. Yo quería llegar a Primera con el Granada y disfrutar.

¿El delantero más complicado al que se ha enfrentado?

Karim Benzema.

¿Su ídolo de infancia?

Vítor Baía.

¿Un espejo en el que mirarse?

Ter Stegen.

¿Un sueño por cumplir?

(Sonríe). Tengo dos: jugar Champions y llegar a la Selección. Se me pone el vello de punta cuando oigo el himno de la Champions, tengo muchas ganas de poder jugar esa competición. La Selección también y, si es posible, jugar un Mundial o una Eurocopa.

Un mensaje para la afición del Granada CF

Que sigan con nosotros como lo están haciendo tanto en casa como fuera. Nosotros vamos a pelear y necesitamos que nos ayuden a ganar.



Se el primero en comentar

Deja un comentario