Restaurante La Sacristía: calidad y experiencia para la mejor comida navideña

El negocio familiar, un clásico de la gastronomía granadina, garantiza "los mejores productos" para una clientela cada vez más amplia "porque el que viene, repite"

Foto dentro (2)
Fachada del restaurante La Sacristía, un clásico de la hostelería granadina que lleva 38 años activo | Fotos y vídeo: Javier Gea
GranadaDigitalGranadaDigital
0

Se acerca la Navidad y proliferan las comidas y cenas de empresas, las reuniones de amigos y familiares y todo tipo de celebraciones a mesa y mantel. En Granada hay cientos de opciones pero desde luego una apuesta segura es el restaurante La Sacristía, un clásico entre los clásicos que se asienta desde hace 38 años en el número 3 de la calle San Juan de Letrán.

Al frente de este negocio familiar está José Antonio López Cordero. De la cocina se encarga su mujer y el hijo lleva años aprendiendo el oficio para que el proyecto continúe y quede en las mejores manos.

“Lo fundamental es trabajar con alegría e ilusión, eso no puede faltar”, destaca el dueño del restaurante, que tiene claro que en un mundo tan competitivo como el de la hostelería, hay que ofrecer lo de siempre, “pero también hacer algo nuevo cada día”.

Es un negocio en el que el reloj sirve de poco. “Yo empiezo todos los días a las siete y media de la mañana y a la una y media de la madrugada muchas veces sigo en pie”, explica Jose, porque así lo conocen todos los que frencuentan el bar. Que son muchos, porque La Sacristía tiene una clientela fija y fiel. “Nos la hemos trabajado durante muchos años y es de una calidad humana excepcional, es lo mejor que tenemos sin duda. Y si es gente que vuelve una y otra vez, debe ser porque algo hemos hecho bien”, argumenta.

Ahora llegan unas fechas señaladas y en La Sacristía todo lo que le pongan a uno encima de la mesa va a ser de primera calidad. Garantizado. “Hombre, es que si un producto no pasa mi control de calidad, lo devuelvo. Yo tengo muy claro que al cliente hay que ofrecerle lo mejor”, afirma.

José Antonio López Cordero, Jose para todo el mundo, tirando unas cervezas Cruzcampo en la barra.

¿Qué productos en concreto? Pues José Antonio López dice que todo está riquísimo, pero puestos a recomendar se decanta por el pescado, “que es nuestra especialidad”, por las carnes que allí cocinan sobre carbón de encina o las chuletas de cordero lechal. “No quiero decir que las de Granada no sean buenas, porque lo son, pero a mí me las traen de Aranda del Duero y son de primerísima categoría”, anuncia.

También incide en que en La Sacristía hay una cava con capacidad para 2.500 botellas, que trabajan con más de cien referencias de vino y que son desde siempre fieles a la cerveza Cruzcampo. “Nos han dado siempre un servicio extraordinario y una calidad tremenda desde esa empresa”, relata, y añade que la cerveza, allí, se guarda “en una cámara con barriles en frío, a cuatro grados” y que los barriles tienen una presión carbónica del 0,8, en lugar del tres por ciento de otras marcas. “Así, al salir con menos presión, es menos amarga y está más sabrosa”.

En cuanto a las comidas y cenas navideñas, el propietario reconoce que tiene ya muchas reservas y está convencido de que todo marchará bien. “No son reuniones en las que como negocio ganemos mucho dinero, pero sí que sirven para captar clientes. Es fundamental que la gente que no ha venido nunca se vaya de aquí con una buena impresión, porque así volverá” .

Los menús son variados y se adaptan a todos los bolsillos. De eso habla Jose (el hijo) mientras corta un jamón de bellota con un aspecto extraordinario. “Tenemos ocho menús diferentes ya determinados para este tipo de cenas y comidas, aunque también podemos hacer un menú específico adaptado a las peticiones que nos hagan”, comenta.

El más asequible, agrega, es el que define como “un picoteo divertido” y que se compone de platos que van al centro de la mesa, para compartir. Empieza con una ensalada o embutidos, continúa con pescado, de ahí enlaza a la carne y termina con postre y cava. “A partir de ahí, lo que se quiera. Hay menús más sofisticados y más caros que incluyen mariscos, jamón ibérico de bellota… Aquí nos adaptamos al bolsillo de cada cual pero aseguramos la máxima calidad”, concluye.

 

 





Se el primero en comentar

Deja un comentario