Rehenes en ‘Mercamadrid’

Pleno Investidura nuevo alcalde Granada 2019-2023 Dani B-20
Pleno de investidura de Luis Salvador como alcalde de Granada | Foto: Archivo GD
Avatar for Ramón Ramos
0

‘Para quitar a Paco Cuenca’, decía una cuña de radio durante la campaña electoral. Una cuña que -dijimos aquí- reflejaba una pobreza lamentable de ideas y propuestas. Una semana después de designado el alcalde, aquella cuña reaparece con toda su crudeza: de eso se trataba, de ‘quitar’ a Francisco Cuenca, alcalde hasta el pasado sábado. Lo demás… lo que diga Madrid. Era tan urgente ‘quitar’ al regidor que se olvidaron de todo lo demás. Lo importante era salvar el pleno de investidura.

Luis Salvador lleva seis días de alcalde y los granadinos no saben -y tienen derecho a saberlo- si hay un pacto de alternancia y si entrará Vox en el gobierno de la ciudad. Yo apuesto que sí a las dos cosas, pero no deja de ser una intuición personal. Tanto Ciudadanos como el PP han decretado el ‘apagón informativo’ en un desprecio a los granadinos –sobre todo, a sus propios votantes- que se suma al desprecio anterior, ese que ha llevado a Antonio Cambril, portavoz de Podemos-IU, a definirlo certeramente: han convertido Granada en una sucursal de Mercamadrid.

Encima, cuando nuestro flamante alcalde habla termina lanzando todavía más dudas sobre las ya existentes. Incapaces de consensuar siquiera un comunicado conjunto tras la reunión del martes -en Madrid, ¿dónde si no?- Salvador ha hablado de negociación que rápidamente ha desmentido el PP: que se cumpla lo pactado. Hemos sabido también, por testimonios de Vox -desde Madrid, claro-, que el acuerdo de la víspera del pleno, cerrado a última hora del viernes, era para investir al candidato del PP.

Salvador parece cómodo en su seguridad de que Vox no se atrevería a apoyar una moción de censura que devolviese a Cuenca a la alcaldía. Pero que no se confíe nuestro flamante regidor. Más bien creo que en su fuero interno sabe que tendrá que admitir a la extrema derecha en su gobierno municipal y todavía no sabe cómo decirlo. Y no es para tanto: a ver, si ya sabemos que negoció usted con Vox el viernes pasado, como publicó Granada Hoy. A doce horas de un pleno de investidura, ¿de qué otra cosa se puede tratar? A no ser que discutiesen sobre la idoneidad de los fichajes del Granada CF en la ilusionante próxima temporada, ¿se cree Salvador que alguien se va a creer que no hablaron de la alcaldía? En las tinieblas informativas en que Ciudadanos y el PP han convertido el Ayuntamiento, todo lo que ha ido publicando el citado diario granadino se ha ido cumpliendo y, mientras otros se dedicaban a desmentir los goles que iban entrando, vamos a saber ese trapicheo con la Diputación de Málaga por medio que estamos a punto de conocer tan pronto como se constituyan las diputaciones provinciales.

En cuanto a la alternancia en la alcaldía, mucho me sorprendería que no se materializase. ¿Cómo, en caso contrario, podría presentarse el PP o más bien Sebastián Pérez ante sus afiliados y votantes si se entrega la alcaldía y el gobierno de Granada ‘gratis total’ a un partido que es la mitad que el de los populares? Una paradoja registra este campo de la alternancia: cuando Ciudadanos la propuso para el caso de Madrid -ayuntamiento y gobierno regional- recibió la respuesta negativa y hasta ridiculizante de PP y Vox. Aquí en Granada, son PP y Vox quienes la exigen y Ciudadanos quien la niega.

Y Granada, entretanto, ‘rehén’ -feliz definición acuñada por Noelia Gómez Mira- a costa de un pacto indeterminado, etéreo, tan etéreo como ese ‘viva Graná qu’és mi tierra’ con el que se llenaban la boca y ahora es objeto de un intercambio de cromos que -no lo duden sus autores- dejará heridas a muy corto plazo entre quienes ahora se creen beneficiarios. Curiosa justicia poética: el PP fue el artífice de aquella cuña radiofónica ‘para quitar a Paco Cuenca’. Ya han quitado a Cuenca. Deberían estar contentos, ¿no?



Se el primero en comentar

Deja un comentario