Rafael Guillén se despide de los lectores con el libro ‘Últimos poemas’

El amor y el tiempo protagonizan los versos de la última obra del poeta granadino

rafael-guillén12
El poeta granadino Rafael Guillén | Foto: Archivo GD
GranadaDigitalGranadaDigital
0

El poeta granadino Rafael Guillén se despide de sus lectores con la publicación del libro ‘Últimos poemas (Lo que nunca sabré decirte)’, nuevo título de la colección Vandalia. Rafael Guillén es uno de los grandes nombres de la poesía española contemporánea y se ha empeñado en convencer de que se trata de su último libro. Conocido y valorado por los lectores, de él destaca en la colección Vandalia una amplia muestra de su obra que quedó recogida en ‘Estado de palabra (Antología 1956-2002)’.

Estos ‘poemas últimos’, versos de amor con gran musicalidad y vinculados al siglo XXI, ponen el broche de oro a un itinerario que sitúa a su autor entre los grandes poetas del medio siglo. “La poesía de Rafael Guillén es una de las más singulares, complejas y atractivas de la poesía española contemporánea”, ha comentado Luis García Jambrina.

Los versos que componen este libro ‘Últimos poemas’ son de amor, pero de un amor que se sabe del siglo XXI y que hunde, por tanto, sus raíces y se desarrolla en unas coordenadas muy distintas a las que nos dejaron en herencia grandes poetas de siglos anteriores. Las nuevas tecnologías y la ciencia comparten versos con las palabras de amor y las emociones más íntimas.

Rafael Guillén asegura que nunca dejará de ser poeta y que escribirá «lo que pueda», pero no desea que sus últimos libros «reflejen la decadencia física» que le viene invadiendo. M»e sirven de experiencia los últimos libros de algunos autores», afirma.

Para el poeta granadino, este último libro «podría ser continuación del anterior: ‘Balada en tres tiempos, para saxofón y frases coloquiales’», solo que aquí pone título a los poemas y en el otro, no. «O sea, que son poemas amorosos. Formalmente, prescindo de estrofas y de rimas. No de la medida y el ritmo. Todos los poemas están basados en el aliento y en la musicalidad», apunta.

El granadino considera que el tema del amor, como el tema del tiempo, está presente siempre, de una manera u otra, en todos sus libros. «Pero en este caso, y siguiendo la tendencia de los cuatro libros recogidos por Jenaro Talens en el volumen titulado ‘El otro lado de la niebla’ -dedicados a los cuatro términos de la ecuación einsteniana de la relatividad: tiempo, materia, espacio y movimiento-, pretendo que el amor aquí reflejado sea un amor del siglo XXI. Dentro de mi admiración por la poesía amorosa decimonónica, representada por Bécquer, y más aún por la del siglo XX, si pensamos en Neruda o en Salinas, creo que en el amor de este nuevo milenio no pueden estar ausentes los grandes descubrimientos de la ciencia y de la técnica. Son muchas las ocasiones en las que he tenido que hablar de esto y, claro, he de repetirme. ¿Hay algo más poético en física, que la ‘Teoría del espectador’ o ‘Los universos paralelos’? Y en la técnica: ¿algo más nuevo y sugerente que ver y hablar, mediante un aparatito de bolsillo, con una persona que está a ocho mil kilómetros de distancia?», indica.

El poeta asegura que debería sentirse «muy cerca de las generaciones más jóvenes», ya que busca «unos cánones más en consonancia con el siglo XXI». «Si el uso masivo de tabletas y otros artilugios no fuese en detrimento de la lectura, cosa que me temo, espero esa cercanía con las nuevas generaciones, ya que muchos de mis libros circulan digitalizados por eso que llaman la nube», asegura.

Rafael Guillén (Granada, 1933) pertenece a la llamada generación del 50. En 1953 fue uno de los creadores del grupo Versos al Aire Libre. En 1957 fundó y dirigió, junto con José G. Ladrón de Guevara, la colección de libros Veleta al Sur. En 1994 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura por Los estados transparentes (1993). En 2003 se le otorgó el Premio de la Crítica Andaluza por Las edades del frío (2002). En 2014 fue distinguido con el Premio Internacional Federico García Lorca. Una amplia muestra de su obra está recogida en Estado de palabra (Antología 1956-2002), editada por Francisco J. Peñas-Bermejo en Vandalia (2003). En 2010 se publicaron sus Obras completas en tres volúmenes: dos de poesía y uno de narrativa y prosas varias.



Se el primero en comentar

Deja un comentario