Quini rescata un punto para el Granada CF (1-1)

Un tanto del lateral rojiblanco en el último minuto ha permitido a los rojiblancos empatar ante la UD Las Palmas

Granada CF - UD Las Palmas
Quini celebra el tanto del empate en el descuento | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
1

El liderato estuvo cerca, tanto como la derrota. Así es esta Segunda División. El triunfo pudo llegar por medio de Ramos, ya en un agónico descuento, o si Ojeda hubiera disparado más abajo justo tras recibir el tanto visitante. Nada de eso ocurrió, por lo que la hinchada granadinista tuvo que conformarse con el éxtasis desatado por Quini en el 90′. El lateral apareció de la nada cuando los tres puntos estaban embarcando en un vuelo hacia Las Palmas para poner el esférico en la escuadra de Raúl Fernández y sellar el definitivo empate a uno que, al menos, mantiene al Granada CF en ascenso directo.

Oscuros nubarrones se cernieron sobre Los Cármenes conforme se acercaba la hora del comienzo del choque, como en las grandes batallas de los largometrajes hollywoodienses. Y no era exagerado este carácter épico, como se vería más adelante. Aún resta un largo camino por recorrer en esta Liga 1|2|3, pero alcanzar el liderato en una competición tan igualada, bien habría merecido el film.

Diego Martínez recuperó para la causa, al menos durante una hora, a su héroe, Montoro, que mantuvo su plaza en la medular pese a su maltrecho tobillo. De igual manera, Quini regresó para apagar el fuego en el lateral diestro, donde la acumulación de cartulinas impidió a Víctor Díaz vestirse de corto, y el incendio final del equipo. Azeez sustituyó al también sancionado San Emeterio y completó un ‘once’ que en el resto de las plazas no presentó novedades. Sí que las hubo, y más de las esperadas, en Las Palmas que también se presentó al choque mermado por las bajas.

Los dos contendientes mostraron cierto respeto durante los primeros giros del esférico, pero no tardó mucho en saltarse el protocolo el conjunto rojiblanco. Los nazaríes salieron con un planteamiento atrevido, fluidez y presión alta, así como un Vadillo que parecía dispuesto a protagonizar titulares. Por su flanco izquierdo quiso profundizar el equipo anfitrión desde el comienzo del choque, pero Éric anduvo rápido, y tal vez pasado de revoluciones, para frenar en falta los primeros acercamientos.

Con un par de cambios de orientación milimétricos y un lanzamiento desde campo propio, similar al golpe de castigo en rugby, que casi sorprende a Raúl Fernández al cuarto de hora de juego, Montoro trató de evidenciar que está como nuevo, aunque acabó mal. El centrocampista valenciano volvió a ser director del cuadro rojiblanco, que fue perdiendo ritmo con el paso de los minutos.

El conjunto amarillo, en el que aún cuesta identificar las señas de identidad de Pepe Mel, le arrebató el esférico e hiló con calma sus posesiones, aunque sin inquina.  Solo Timor, con un lanzamiento desde la frontal, y Cala, con un remate de cabeza bien repelido por Rui Silva pese a estar invalidado, pusieron en peligro la puerta a cero durante el primer acto, mientras que los andaluces ofrecían clemencia de manera inocente.

En el 29’, una buena triangulación entre Vadillo, Fede Vico y Dani Ojeda, caído a la izquierda, acabó con un buen balón del canario al segundo palo que no encontró rematador. Solo tres minutos más tarde, Adri Castellano obligó a Raúl Fernández a palmear hacia la esquina tras una gran jugada trenzada entre Azeez, Vadillo, Rodri y Fede Vico. El lateral izquierdo, que sorprendió con su incursión sin balón al área, probó las manoplas del que fuera portero del Granada con un seco disparo cuando, quizás, la mejor opción era ponerla atrás.

Las Palmas apretó más cuando el choque se acercaba al descanso, buscando la espalda de la muralla rojiblanca, pero no llegó a inquietar a Rui Silva. Esto lo dejaron para la segunda mitad, y bien pronto, de hecho. Solo dos minutos después del paso por los vestuarios, Gaby Peñalba se encontró un balón muerto en una posición franca para estrenar el marcador, pero su disparo se fue arriba por poco.

Los de Diego Martínez regresaron del descanso algo contemplativos, aletargados, y se perdían fácilmente en protestas ante lances de dudosa legalidad. La zaga no ofrecía fisuras, pero sí muestras de cierta inseguridad ante el empuje insular. En la faceta ofensiva, los rojiblancos perdieron claridad en sus combinaciones, por lo que buscaron en las transiciones rápidas el calzador con el que pudieran amoldarse a este nuevo partido, que aún guardaba más dificultades para los granadinos.

Cuando Ramos se preparaba en la banda para entrar al terreno de juego, dos faltas consecutivas sobre Ángel Montoro acabaron con el valenciano en camilla y los planes de Diego Martínez en la basura. El técnico vigués tuvo que improvisar sobre la marcha y dar entrada a Alberto Martín, además del delantero cafetero, sin llegar a variar el esquema.

La partida de ajedrez comenzaba a romperse y eran los canarios los que parecían salir beneficiados. De La Bella buscó sorprender desde el centro del campo a Rui Silva, que esta vez, a diferencia de lo que acostumbra, estaba mal posicionado, pero reaccionó rápido para mandar a córner. En el lanzamiento desde la esquina, los de Pepe Mel protestaron una posible mano de Azeez dentro del área después del remate de Maikel Mesa.

El cuadro granadino reflejaba inquietud y los fantasmas se desataron, augurando el mazazo. Ni en dos ocasiones acertó la zaga nazarí a despejar un balón que tampoco implicaba excesivo peligro, dejándolo tras el segundo patadón en las botas de Srnic. El serbio condujo unos metros y la abrió al flanco izquierdo, donde había caído Rubén Castro. El delantero canario combinó con Timor y pisó área, o mejor dicho, se paró en ella. Nadie le entró, por lo que tuvo tiempo de pensar que devolver la bola a Timor era la mejor opción. Este batió a Rui Silva con un potente disparo raso, ajustado al poste izquierdo de la portería.

Los nervios se convirtieron en un cóctel de ansiedad, prisa y, como consecuencia, desacierto en los rojiblancos. Ojeda falló y Quini encontró a Raúl nuevamente. Los de Mel supieron jugar con el cronómetro y el desasosiego granadinista hasta casi amarrar los tres puntos, pero apareció otra vez Quini para, a la segunda que tuvo, no perdonar. Hubo tiempo para la remontada, o al menos así lo creyó la afición nazarí. Ramos no encontró la meta, ni con la cabeza ni con su bota zurda, por lo que tampoco pudo encontrar su equipo el liderato. Los rojiblancos sumaron un punto que les mantiene en ascenso directo y ya miran a la próxima jornada. Así es esta Segunda División.

Ficha técnica:

Granada CF: Rui Silva; Quini, Germán, José Antonio Martínez, Adri Castellano; Ramón Azeez, Montoro (Alberto Martín 60’); Dani Ojeda (Antonio Puertas 76′), Fede Vico, Vadillo; y Rodri (Ramos 60’).

UD Las Palmas: Raúl Fernández; Éric, Cala, Aythami Artiles, De la Bella; Gaby Peñalba, Timor; Srnic (Javi Castellano 93′), Maikel Mesa (Dani Castellano 80’), Ruiz de Galarreta (Momo 81’); y Rubén Castro.

Goles: 0-1: Timor, min. 71; 1-1: Quini, min. 90.

Árbitro: Moreno Aragón. Amonestó a los locales Montoro, Rodri, Ramos y Germán, así como a los visitantes Éric, Timor, Maikel Mesa, De La Bella y Ruiz de Galarreta.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 31ª jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes, ante 11.253 espectadores. Antes del encuentro, las jugadoras del Granada Cadete Femenino ofrecieron a su afición el título de Liga cosechado esta temporada. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Jaime Martí, ex presidente del Granada CF.



Comentarios

Un comentario en “Quini rescata un punto para el Granada CF (1-1)

  1. Verguenza de Las palmas que salieron a cargarse a Montoro con la complicidad del árbitro, precisamente el autor del gol tuvo que haber sido expulsado, vergozosa actitud antedeportiva de Las Palmas y de su entrenador..

Deja un comentario