¿Qué pasó con… el antiguo Hospital de Peregrinos?

El ayuntamiento anunció que en febrero de 2020 sería centro de recepción y oficina de turismo, pero la obra ni siquiera ha comenzado

edificio-de-la-fundación-andaluza-de-la-prensa-en-Granada-Foto-Antonio-L-Juárez-2-1
Exterior del edificio, que permanece cerrado desde marzo de 2016 | Foto: Antonio L. Juárez
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

El pasado 17 de octubre, GranadaDigital publicó una noticia con el siguiente titular: el antiguo Hospital de Peregrinos será centro de recepción y oficina de turismo. En el cuerpo de la misma se aludía a que el céntrico edificio de la calle Escudo del Carmen, que fue sede de la Asociación de la Prensa de Granada, lleva cerrado y sin uso alguno desde marzo de 2016.

Se añadía que en marzo de 2016, seis meses después de la desaparición de la Asociación de la Prensa, el edificio se cerró y el contenido, tras un breve paso por un trastero, se trasladó al Museo Memoria de Andalucía gracias a un acuerdo entre el Fundación Andaluza de la Prensa y la Fundación CajaGranada.

El motivo del cierre de la sede, continuaba la información, fue fundamentalmente económico. Mantenerlo abierto habría conllevado que hubiera algún conserje para su custodia, como también seguir pagando los gastos de basura y luz, que por cierto no eran baratos. El ayuntamiento entendió que, estando vacío como estaba, no merecía la pena el gasto y echó el candado.

Han pasado desde entonces tres años y medio y no se sabía nada sobre su futuro. Su dueño sigue siendo el ayuntamiento, que ahora se propone darle una nueva vida como centro de recepción de visitantes. Así que, si en su momento entraron allí peregrinos, ahora lo harán turistas. Pero ese día, el 17 de octubre, el concejal Manuel Olivares anunció la rehabilitación del edificio, que había sido  incluida en el Plan de Turismo de Grandes Ciudades que iba a ser aprobado “de manera inminente” por la Junta de Andalucía. Según los cálculos de Olivares, la obra costaría 150.000 euros y en un plazo de cuatro meses funcionaría como punto de información turística con espacio para oficina y sala de exposiciones.

Esos cuatro meses están a punto de transcurrir. Eso ocurrirá, de hecho, el próximo lunes. Pero no hay nada en el exterior del edificio que revele que vaya a hacerse nada de lo anunciado. Por resumirlo en una frase: no se ha movido ni una piedra. O sea, que va a ser absolutamente imposible que el plazo dado por el Ayuntamiento de Granada, a través del mencionado concejal, se cumpla.

Olivares ha reconocido que el proyecto marcha con retraso, que se debe fundamentalmente “a que hay muchas tareas pendientes en Urbanismo y se ha producido una saturación”. No obstante, ha asegurado que el proyecto está “muy avanzado” y que “en muy breve plazo” se hará público el pliego de adjudicación de las obras. El presupuesto de las actuaciones asciende a 150.000 euros y éstas consisten, fundamentalmente la construcción de un ascensor, la limpieza de la fachada (donde ahora abundan los grafitis, que por cierto son feísimos) y la adecuación del interior.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario