Los 6 pasos que debes seguir si te pica una medusa

Una rápida actuación tras sufrir la picadura es clave para reducir el dolor cuanto antes

Medusa
Ilustración de una medusa | Archivo
GranadaDigitalGranadaDigital
0

La pareja playa-medusas es una de las más temidas con la llegada del verano y las altas temperaturas. Este animal invertebrado del grupo de los cnidarios (del griego knidé, que significa ortiga) supone uno de los principales quebraderos de cabeza en esta época del año por lo doloroso de su picadura, especialmente en niños, ancianos y personas alérgicas.

Los tentáculos de las medusas tienen nematocistos, unos aguijones microscópicos que albergan una sustancia tóxica utilizada tanto para defenderse como para hacerse con sus presas. Al rozar los tentáculos con nuestra piel, la medusa expulsa esos aguijones, provocando picor, quemazón, enrojecimiento o incluso sangrado en la zona afectada. Además, las zonas de nuestro cuerpo con la piel más fina (párpados y labios) son más susceptibles de sufrir una mayor reacción. De igual manera, los niños pequeños también son propensos a una mayor inflamación del área donde se ha producido la picadura.

Aunque pasados unos días los efectos desaparecerán, una rápida actuación podría acelerar el proceso y reducir el dolor. Aquí van los seis pasos que se han de seguir en caso de sufrir una picadura de medusa:

1. Sal del agua inmediatamente y pide ayuda.

2. Retira los restos de tentáculos con unas pinzas u otro objeto, nunca con las manos.

3. Limpia la zona con agua salada o suero fisiológico, nunca con agua dulce, pues favorece la liberación de toxinas.

4. No apliques amoniaco, orina ni vinagre.

5. No te automediques; si pasadas unas horas los síntomas no remiten, acuden a un centro de salud.

6. Presta una mayor atención si la picadura la ha sufrido un niño pequeño, un anciano o una persona alérgica.





Se el primero en comentar

Deja un comentario