Proyecto Hombre Granada busca convertir su casa terapéutica en un hogar | Vídeo

La asociación, a través de un crowfunding, quiere transformar en el espacio en el que conviven personas con adicciones en un espacio más amable

casa proyecto hombre huetor santillan
Comunidad terapéutica de Huétor Santillán, donde conviven personas con adicciones
José L. Moreno | @morenluaces
0

En Huétor Santillán hay una casa en la que habitan alrededor de una veintena de personas. Viven en retiro, pero en comunidad. Cada uno tiene una larga historia a sus espaldas, pero todos tienen algo en común: la adicción. Una adicción, normalmente, relacionada a una sustancia, que lleva meses atrás.

“Todas las personas que están en la casa han pasado por un proceso de adicción bastante importante y están ahora en este dispositivo residencial viviendo las 24 horas”, comenta a GranadaDigital el director-presidente de Proyecto Hombre Granada, Manuel Mingorance. Y es que, estos hombres y mujeres llegan a esta vivienda tras permanecer entre dos y tres meses en rehabilitación con proyecto hombre. Después es el momento de dar un paso más y llegar a esta comunidad terapéutica ubicada en la parte nororiental de la vega de Granada.

“Lo que se hace en esta residencia es un proceso mucho más interno, más profundo, más consciente de lo que los ha llevado a las drogas y poner remedio a estas situaciones. Aquí viven aproximadamente seis, siete u ocho meses”, señala Mingorance.

Un cambio en sus vidas importante. Probablemente el cambio más drástico e importante para estas personas. Por ello, se quiere reformar este espacio, para que esté acorde y en armonía con este proceso de vida. “Después de esta fase se pasa a la reinserción laboral. Pero, este proceso que es la base intermedia de lo que llamamos ‘proyecto base’. Es muy importante y hace procesos muy radicales”.

Son todas estas razones por lo que Proyecto Hombre Granada se ha puesto la meta de recaudar 60.000 euros. “Hemos emprendido para arreglar la casa una campaña de crowfunding para recaudar fondos con el objetivo de que la comunidad terapéutica en la que conviven hombres y mujeres sea una casa aún más agradable, más amable y sin barreras arquitectónicas. Que no solo sea una casa, una estructura, queremos que se convierta en un hogar”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario