Próxima generación EU

WhatsApp Image 2020-07-23 at 11.55.50
Reunión extraordinaria del Consejo Europeo | Foto: Web Consejo Europeo
Avatar for María Escudero
0

Todos hemos seguido expectantes y hasta temerosos las noticias sobre la reciente reunión del Consejo Europeo Extraordinario en Bruselas y, tras casi cinco días de difíciles negociaciones entre los 27 Jefes de Estado, hemos recibido el resultado de la misma con la aprobación de un Plan de recuperación económica, para hacer frente a la crisis del Covid-19, en la Unión Europea llamado Next Generation.

El recelo y la desconfianza sobre los acuerdos adoptados en la opinión publicada se corresponden con el temor que la ciudadanía tiene tras los resultados de la gestión de la crisis de 2008 y sus nefastas consecuencias.

El Fondo de recuperación con una dotación total de 750.000 millones de euros tiene como finalidad apoyar a los Estados miembros con inversiones y reformas para afrontar la crisis, de ellos 390.000 serán destinados a transferencias que no requerirán devolución y el resto, 360.000 serán préstamos. A nuestro país le han correspondido 140.000 millones de los cuales 72.700 serán en transferencias y 67.300 en préstamos.

Desde el punto de vista económico, por las cuantías de que se trata, estamos ante un acuerdo histórico que va a dotar a los estados miembros de capacidad para afrontar los desastres derivados de la crisis sanitaria, pero aún así nos preguntamos, algunos hasta lo aseguran, si será de nuevo con unas condiciones por parte de las instituciones europeas que se vuelvan inasumibles para la sociedad española , que ya tiene problemas estructurales y déficits derivados de la gestión de la crisis anterior.

Parece que ya con un poco más de tiempo para analizar lo acordado en el Consejo Europeo, estamos más bien ante una oportunidad histórica para nuestro país puesto que, a pesar de quien dice lo contrario, no nos van a obligar a recortar derechos y cada estado tendrá la capacidad de administrar los recursos que se le han destinado. Las orientaciones que inspiran la distribución de los fondos no pueden ser más adecuadas, ya que deben ser dirigidos a propiciar una transición verde y digital de nuestra economía en el contexto de la Agenda 2030, por tanto dentro de los Objetivos del Milenio para el Desarrollo Sostenible, y vendrán a diseñar un nuevo horizonte; combatiendo déficits estructurales de nuestro sistema productivo ya diagnosticados como el sistema sanitario o el de servicios sociales, por tanto deben ser una oportunidad para el fortalecimiento del crecimiento económico, la creación de empleo y la recuperación económica y social.

Muchas son las diferencias entre las ayudas europeas de la crisis de 2008 que se vincularon a recortes en derechos laborales y servicios públicos, con las nefastas consecuencias conocidas por todos. Pero no sólo por eso, también porque esas ayudas debilitaron a nuestro país que se tuvo que endeudar en los mercados internacionales, ahora no son los estados, es la Unión Europea la que asume el endeudamiento. Nunca ha habido tanto dinero para acometer reformas, este es otro gran logro, en nuestro país será el 10% del PIB para devolver en 50 años, hasta diez veces más que lo recibido por España hasta ahora de los fondos de cohesión que nos van a permitir pagar todos los gastos de la reconstrucción social, especialmente el gasto sanitario, con lo que vamos a poder desarrollar las medidas aprobadas en el Congreso para la reconstrucción social.

Además, hay un valor añadido que tiene el acuerdo del Consejo Europeo que es el de poner a la política al servicio de las personas, de que las instituciones sirvan para resolver los problemas reales de la ciudadanía, esa es una gran lección que debemos aprender, la desconfianza de la gente se ha basado en una profunda decepción hacia las instituciones que a veces ha parecido que eran un fin en sí mismas, cuando no un instrumento para los mercados.

Me alegra que los líderes europeos hayan estado a la altura y que aún a pesar de las discrepancias hayan sido capaces de ponerse de acuerdo, que es lo esperable en estas circunstancias y agradezco al Presidente Sánchez su esfuerzo e inteligencia, todos debemos felicitarnos por los resultados.

Para quienes siempre hemos mirado a Europa porque los principios inspiradores de la Unión buscaban un modelo de cohesión económica y social basado en la igualdad de las personas y los territorios, un horizonte que se ha visto desdibujado en los últimos años, este acuerdo es una llamada al europeísmo, a la confianza en la idea de Europa, una puerta a la esperanza en el futuro común, un camino viable para la Próxima generación EU.





Se el primero en comentar

Deja un comentario