La prostitución callejera en Granada, 10 años después: “Tras la Alhambra y la Catedral, el hito más importante es el Don José”

A pesar de seguir presentes en la calle, como es el caso de la Carretera de Jaén, una década después, el modelo del negocio ha cambiado traspasándose a los clubes y domicilios | Los perfiles del cliente: turistas y hombres casados

Prostitución en Granada
En la zona de la Carretera de Jaén, las prostitutas encienden hogueras por la noche para combatir el frío y ser visibles para los clientes | Foto: Antonio L. Juárez
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
1

Dan las doce en el Parque Comercial Kinépolis. Es viernes. En esta zona del municipio de Pulianas a esa hora, pasada la media noche, se pueden apreciar los últimos trazos de la jornada: familias terminando de cenar, niños recién salidos del cine y parejas de jóvenes que aparcan y desaparcan los coches de sus padres, haciendo lo que cualquier pareja de jóvenes haría un viernes. A escasos metros, a la espalda de las luces del Boulevard Billy Wilder, en la rotonda que separa el sitio con la Carretera de Jaén, una mujer de apenas 25 años enciende una hoguera en plena acera, se agazapa del frío en su abrigo y sonríe a los conductores. Se comprueba así lo evidente: la brecha que separa el mundo de la prostitución callejera del de la idílica noche de las familias de clase media granadinas son apenas eso, unos metros.

La ‘Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Granada’ se aprobó este mismo mes hace ahora 10 años.  Entre las medidas, ante las quejas vecinales, se prohibía casi de forma pionera en España, ejercer la prostitución en el espacio público. El resultado fue claro. El número de multas a las mujeres que la ejercían triplicaba el de sus clientes, 450 prostitutas por un lado y 83 sancionados por otro. En julio de 2018, dentro del Quinto Plan de Igualdad del Ayuntamiento de Granada, la ordenanza se modificó y dejó de sancionar a las prostitutas dejando la multa únicamente a sus clientes. La situación, ya fuera la ordenanza hacia un lado o a otro, ha cambiado poco o nada las circunstancias.

El ejemplo sigue en ese mismo lugar, la Carretera de Jaén, el detonante en un principio de la ordenanza. Las cosas allí, tal y como comentan las propias prostitutas, sigue igual. En el consistorio estaban avisados. La proyección ya la dio el catedrático de la UGR Francisco Jiménez Bautista ese mismo año, en 2009,  al publicar el primer Mapa de la Prostitución en Granada y el tiempo le ha dado la razón. Se trataba más de una cuestión doméstica que de una medida revolucionaria. “Los vecinos de la carretera de Jaén que se han organizado solicitando la desaparición de la prostitución de la zona, son clientes de las chicas que ejercen su trabajo allí, y solicitan habitualmente sus servicios, tal y como ellas mismas me han indicado» indicó al conocer la medida.

Así funciona: un “escaparate” para el cliente

Prostituta en la zona de Kinépolis en Pulianas | Foto: Antonio L. Juárez

 

Como si del propio Kinépolis se tratase, el recorrido tiene todas las características propias de un mercado. La calle, completamente a oscuras, negra como el tizón, sin farolas ni ningún tipo de luces artificiales más allá del fuego. A un lado de la rotonda, se encuentra normalmente un grupo de unos 10 hombres, todos de una juventud evidente, custodiando el terreno. Desde ese punto de vigilancia, se observa un “escaparate” en el que las mujeres se colocan por etnias y preferencias usuales del cliente, con la hoguera apuntada anteriormente para hacerlas visibles, divididas por raza y condición sexual. Un ambiente violento, donde las miradas se cruzan de abajo hacia arriba, nunca de frente.

Más a la vista, alumbrada por las últimas luces del Parque Comercial, suelen estar las prostitutas rumanas, blancas, más jóvenes que las demás y siempre enfrente de la rotonda. Algo más adelantadas las prostitutas latinas, colombianas o mexicanas, y acto seguido las africanas. Al fondo de la calle, casi colindantes a la carretera, se encuentran las transexuales. Son estas últimas las que suelen sufrir la mayor violencia por parte de los clientes. “Nos tiran palos y piedras. Sólo nos protegemos entre nosotras. La Policía pasa olímpicamente. A nivel sanitario sí que estamos cubiertas” explica una de ellas, que tiene su hoguera frente a la ambulancia de la Cruz Roja, con orden directa de no hacer declaraciones ‘in situ’ respecto a las circunstancias que viven estas mujeres. Los últimos datos a los que se tiene acceso son de 2017. Ese año se llevaron a cabo cerca de 4.000 intervenciones, la mitad de ellas en la calle.

“Nos tiran palos y piedras. Sólo nos protegemos entre nosotras. La Policía pasa olímpicamente”

Su mayor miedo tiene que ver, a pesar de su escasa presencia, con la aparición del “madero”. El ritual cuando alguien no parece de fiar es simple: con los palos que alimentan el fuego empiezan a aporrear el suelo. La señal advierte rápidamente a los vigilantes y acto seguido ponen el coche en marcha como primer aviso. Defienden el recorrido para no espantar a la clientela, sin escrúpulo alguno a la hora de asustar a los curiosos.

Los clubes y los domicilios acogen al nuevo perfil: hombre casado que busca servicios a media tarde

Uno de los clubes de carretera en la zona de Atarfe | Foto: Antonio L. Juárez

Jiménez Bautista, lleva estudiando el fenómeno de la prostitución desde que empezó su carrera como investigador. Ahora en el Instituto de la Paz y los conflictos, ha compuesto en base a miles y miles de entrevistas, las cartografías que demuestran el proceso de externalización del centro de la ciudad. “Lo que hizo Granada en su momento en 2009 fue sacar la prostitución de la calle, la mandó a la rotonda de Maracena y lo mandó a la rotonda de Atarfe, el problema se ha externalizado pero al mismo tiempo sigue dentro de la ciudad”.

El proceso, del todo conocido por todos aquellos que hayan vivido en la ciudad en las últimas dos décadas, fue, en palabras de Jiménez, explícito desde la corporación municipal. “Lo que nos parecía más molesto eran entre 30 o 50 mujeres, dependiendo de las noches,  que tuvieron que ir transitando desde la zona del Realejo a finales de los 80, hacia la calle San Antón.  De ahí las sacaron y la llevaron al Paseo del Salón, con todo lo que eso significa, y de ahí se movió finalmente a la carretera de Jaén. Los momentos de más tensión se produjeron precisamente en esa zona, donde la Policía rondaba por las noches, por otra parte a horas en las que las prostitutas estaban casi avisadas. ”

Sin embargo, el lugar donde se encuentra la prostitución en Granada actualmente no es ya en la calle. “En Granada se han restructurado en sus clubs. El aparato privado ha absorbido lo que había en la calle. Hay que tener en cuenta que el Don José es el tercer hito más importante de Granada, que en este orden serían: la Alhambra, la Catedral y el Don José”, explica como parte del estudio que compuso su tesis doctoral,  en base a 3.000 encuestas. “Todo el mundo dice Don José y sabe lo que es en el imaginario”.

“Todo el mundo dice Don José y sabe lo que es en el imaginario”

El modelo de negocio ha cambiado y con ello el perfil. “Los locales están reestructurando especialmente el tiempo. Se ha incrementado bastante la consideración de hombre casado, los horarios son principalmente de 4 a 9. Van por la tarde, mantienen relaciones sexuales y a las 9 están viendo el telediario en su casa. Son los nuevos rituales. La prostituta ha sustituido al cura”.

Las drogas, sobre todo en el mundo de los más jóvenes se ha convertido además en una parte central. “Tenemos un tipo de joven que ha entrado en el mundo de la droga. Que no tiene como fin último las relaciones sexuales, sino el consumo, por ejemplo, de una raya de coca. Eso ha incrementado el número de prostitutas que han entrado en ese mundo. Se ha vuelto mucho más perverso en ese aspecto”. A pesar de ello, insiste en que “hay que desestigmatizar a la prostituta. El principal perfil de ‘chulo’ que encontramos son familiares, no de trata”.

“Se ha incrementado bastante la consideración de hombre casado, los horarios son principalmente de 4 a 9. Van por la tarde, mantienen relaciones sexuales y a las 9 están viendo el telediario en su casa”

Como perfil imperante queda el turista. “Hay que tener en cuenta que España es uno de los lugares de nuestro entorno donde la prostitución es más barata, entre 50 y 60 euros de media. Recibimos al año del orden de 45 millones de turistas. Hay que entender que el turista no viene a ver la Catedral. El turista viene principalmente a tomar drogas, beber alcohol y prostituirse. Todo lo que no puede hacer en su país. Si no lo conectas con el turismo no tendría sentido. Piensa que en Estados Unidos está totalmente ilegalizada. Nosotros estamos muy cómodos con esta figura de la alegalidad. Hay una correlación necesaria entre el número de turistas y estos datos”.

En lo que respecta a esta situación de “alegalidad”, Jiménez es crítico. “Sé que puede parecer poco correcto. Pero la Policía no va a hacer nada. Si quisiera hacerlo ya lo habría hecho. Por un lado queda la trata, que no es tan significativa si vemos el conjunto global. Si verdaderamente quisieran actuar habría que darles papeles, servicios y derechos básicos a estas mujeres y no se los quieren dar. Cuando era joven pensaba en la abolición. Ahora después de conocer todo esto, cada vez estoy más a favor de la legalización, porque es la única manera de garantizar que haya una regulación, como ya pasa en otros países de nuestro entorno. Eso sería afrontar verdaderamente el problema”.





Comentarios

Un comentario en “La prostitución callejera en Granada, 10 años después: “Tras la Alhambra y la Catedral, el hito más importante es el Don José”

  1. Tambien me gustaria ya que abordan el tema de la prostitución callejera. Pudieran envestigar sobre la prostitucion que hay hoy en dia en los pisos . cantidad de pisos en alquiler de habitacion para prostitucion .. Y familias buscando casa para alquilar y. Algunas veces no se encuentran . alli donde un dueño de piso alquila a esta gente y luego se lucran con las habitaciones para prostitucion..

Deja un comentario