Un Granada en cuadro será el primer juez de la Liga

Las bajas atosigan a los rojiblancos que visitan a un Barcelona que busca ponerse líder a falta de cinco jornada para el final

Granada CF FC Barcelona
Diego tendrá que luchar contra las ausencias | Foto: Archivo/Antonio L. Juárez
Jero CameroJero Camero
0

El Granada puede erigirse como uno de los jueces de la Liga. Los rojiblancos visitan a un Barcelona en racha que quiere ponerse líder de la tabla, pero los hombres de Diego Martínez aún no están dispuestos a dar su brazo a torcer por un puesto en Europa la temporada que viene.

Mientras que los puntos en juego permitan soñar con la séptima plaza, los granadinos no darán su brazo a torcer. Eso sí, las condiciones con las que el Granada llega al Camp Nou son complicadas, tanto dentro del campo, por las lesiones, como en las altas esferas del club, en plena renovación tras el despido de Antonio Fernández-Monterrubio.

Lo que sucede en los despachos no debería afectar dentro del terreno de juego, por lo menos hasta que termine la temporada, cuando Diego Martínez decida finalmente si renueva con el club o no. Mientras, el gallego tendrá que volver a hacer ingeniería con el once para poder sacar un equipo competitivo.

La lista de lesionados es extensa y ocupan todas las posiciones posibles del campo. A los ya conocidos de larga duración se ha unido un gran número de compañeros que complican la situación antes de medirse a los culés y los problemas comienzan en la portería, con un Rui Silva que tuvo molestias en el aductor durante la última semana de entrenamientos.

Germán y Vallejo también han caído, lo que deja a Nehuén como único central puro para un rival que no concede ni medio error. Las actuaciones del argentino han estado lejos de ser las de un defensor convocado con la Selección Argentina absoluta, por lo que deberá dar un gran paso de gigante para poder frenar la artillería de Barça.

Otro de los que ha recaído en problemas físicos previos ha sido Kenedy. El extremo brasileño sufre un esguince en su tobillo y la entidad no quiere problemas con el que ha sido uno de los hombres más importantes durante toda la campaña. Su velocidad por la banda se echará de menos en terreno enemigo.

Por suerte para Diego, los que no fallan son los de arriba. Con la recuperación de Luis Suárez el gallego podrá contar con sus tres hombres de ataque. La dupla formada por Soldado y Molina ha funcionado mejor que cuando ha tratado de unir al colombiano con alguno de los dos experimentados arietes, pero las opciones son casi ilimitadas.

No es la primera vez a lo largo de la temporada que el Granada tiene afrontar un partido importante con un extenso parte de guerra. Luchar es la identidad de este equipo y mientras quede un rescoldo por el que asomarse a Europa vale la pena seguir intentando derribar un gigante tras otro.







Se el primero en comentar

Deja un comentario