El Granada visita Balaídos con la lección del Pucela bien aprendida

El Granada visita a un Celta de Vigo en reconstrucción tras la reciente llegada de Eduardo Coudet al banquillo de Balaídos

Granada CF - Locomotive Tbilisi
El Granada busca volver a la senda de la victoria en Liga | Foto: Antonio L. Juárez
Jero CameroJero Camero
0

Granada y Celta, Celta y Granada. Lo que en la última década ha sido una historia de férrea rivalidad se encontró con nexo de unión en un vigués. Este domingo los dos equipos vuelven a verse las caras, esta vez en Balaídos, para el enésimo enfrentamiento de una disputa que se originó en la fase de ascenso a Primera División del curso 2010-11.

Solo Iago Aspas queda de aquellos dos onces que se jugaron un puesto en la final del ‘play off’. Los ecos de la frenética batalla aún restallan en la mente de los aficionados de ambos conjuntos, aunque sin duda con un mejor recuerdo para los rojiblancos.

El gol de Roberto en la tanda de penaltis final fue una de las innumerables pequeñas gestas que dieron a pie a lo que el Granada CF es hoy día, uno de los motivos por los que los nazaríes este año pueden disfrutar de la Europa League. Y lo hacen con un estilo de juego que, además, sorprende y enamora.

Fue el Granada el que ascendió en aquella eliminatoria, pero el Celta llegó antes a Europa. Durante los primeros años del ascenso rojiblanco y el posterior celeste, fueron los gallegos los que consiguieron adaptarse mejor a la Primera División. Aprovecharon una gran generación de jugadores para dejar su sello en Europa.

Sin embargo, las tornas parece que se han cambiado en las últimas temporadas. Ahora es el conjunto granadinista el que disfruta de las mieles continentales, mientras que el Celta ha pasado las últimas campañas evitando el descenso en las jornadas finales con el agua al cuello.

Y si antes hablábamos del protagonismo del penalti de Roberto en esta historia, el que lleva la batuta en el cambio de rumbo del Granada es otro gallego y, para más inri, de Vigo. Diego Martínez es el nuevo ídolo del Nuevo Los Cármenes y le toca volver a su ciudad natal para trasladar las buenas sensaciones europeas de nuevo a LaLiga.

Mientras que el Granada puede respirar aliviado, el Celta tiene la imperiosa necesidad de sumar tres puntos para no hundirse más en el los puestos de descenso. Aun así, los nazaríes no se pueden confiar tras el tropiezo de la pasada jornada ante un Real Valladolid que también aspiraba a salir de la zona baja de la tabla.

Para ello el Celta llega también en plena revolución. Tras la marcha de Óscar García, ha sido Eduardo Coudet el que ha tomado el relevo. El ‘Chacho’, como se le conoce en Argentina, es un hombre con una idea de juego clara que ayudó a Racing de Avellaneda a levantar una Superliga con hombres experimentados como Lisandro López, Darío Cvitanich o Marcelo Díaz.

Tras probar fortuna dirigiendo al Internacional de Porto Alegre en Brasil, Coudet aceptó la oferta del Celta. El ‘Chacho’ no tiene por delante una tarea sencilla, pero con quien sí parece que podrá contar es con Aidoo. El zaguero debe ser uno de los muros de la zaga celeste, por lo que el juego de Soldado, Suárez o Molina será doblemente importante este domingo.

Conseguir los tres puntos certificaría que el Granada ha pasado el pequeño bache en el que el COVID le hizo encallar las últimas semanas. Un punto y aparte para volver a relanzar el mejor juego de los rojiblancos y volver a sumarse al tren de cabeza en Liga.


Ficha técnica:

Granada: Rui Silva; Foulquier, Germán, Domingos, Neva; Gonalons, Yangel, Eteki; Soldado, Machís y Puertas.

Celta: Blanco; Mallo, Aidoo, Murillo, Olaza; Brais, Tapia, Denis, Nolito; Aspas y Santi Mina.

Colegiado: Díaz de Mera, colegiado principal. Sánchez Martínez, desde el VAR.

Lugar: Estadio Abanca-Balaídos, Vigo.

Hora: Domingo 29 de noviembre a las 18.30 horas.







Se el primero en comentar

Deja un comentario