La Diputación aprueba su presupuesto de 2020 con más de 276,5 millones, el más alto de su historia

El fortalecimiento de las políticas sociales, la creación de empleo, la mejora de los servicios públicos y el combate contra la despoblación en la provincia, los principales objetivos

Pleno extraordinario de la Diputacion de Granada
El Presidente de la Diputación, José Entrena, durante un pleno | Foto: Antonio L. Juárez
Europa PressEuropa Press
0

El pleno de la Diputación de Granada ha aprobado este lunes, con 16 votos a favor (PSOE, IU y Adelante), dos abstenciones (Ciudadanos) y nueve en contra (PP y Vox), el presupuesto de la institución para 2020, que alcanza los 273.963.417,97 euros, incluyendo sus organismos autónomos, Cemci, Apei, el Servicio Provincial Tributario, el Patronato García Lorca y Patronato de Turismo y de la sociedad mercantil Visogsa. Las cuentas presentan un superávit de 2,5 millones.

El diputado de Economía y Patrimonio, Antonio García Leiva, ha asegurado que estas cuentas tienen como objetivo principal “el fortalecimiento de las políticas sociales, la creación de empleo, la mejora de los servicios públicos que se prestan a los ciudadanos y el combate contra la despoblación en la provincia”.

El principal incremento se produce en el presupuesto de la Diputación de Granada, que crece 23.569.910,67 euros, es decir, un 10,02 por ciento respecto del ejercicio anterior. Se trata del presupuesto más alto de la historia de la institución. El resto de organismos que integran la Diputación mantienen sus presupuestos, a excepción de la Agencia Provincial de Extinción de Incendios, que crece más de un 20 por ciento respecto del ejercicio anterior.

Por áreas, más de cuatro de cada 10 euros del presupuesto (un 42 por ciento) se destinan al gasto social, que pasa de 100,8 a 107,8 millones de euros. Es decir, la apuesta por las políticas sociales se incrementa un 6,94 por ciento con respecto al año pasado. Solo las partidas de fomento del empleo pasan de 11,6 a 16,5 millones de euros, con un crecimiento cercano al 50 por ciento.

La mayor parte de estos 107,8 millones, más de 88 millones, se destina a servicios sociales comunitarios, dependencia, infancia, centros asistenciales, atención a la drogodependencia y políticas de igualdad. Como novedad, se ha incluido una partida para campañas de información, prevención y sensibilización de la ludopatía juvenil.

El apartado de servicios públicos básicos supone el 12,68 por ciento del presupuesto y 32,8 millones. Se eleva más de un millones de euros con respecto al año pasado, e incluye seguridad y movilidad ciudadana (siete millones), medio ambiente (2,4 millones) y bienestar comunitario (23,3 millones), donde destaca especialmente el servicio de tratamiento de residuos (más de 20 millones). Hay que destacar también que la partida destinada a medio ambiente sube un 18 por ciento con respecto al año pasado.

Por otra parte, Educación, Cultura y Deporte suman un total de 14,8 millones y un 5,7 por ciento del total del gasto de la institución. Los créditos destinados a cultura y deporte crecen más de 800.000 euros dando cobertura a las políticas concertadas con los municipios de la provincia en este ámbito como sustentando las políticas de fomento de dichas áreas desempeñadas por la Diputación.

Las actuaciones de carácter económico engloban el gasto en infraestructuras (30,7 millones), industria y energía (8,8), comercio, turismo y empresas (cinco), agricultura, y ganadería y pesca (2,05).

Aquí la Diputación provincial ha realizado el mayor incremento de gasto frente al ejercicio anterior, pasando de 32,8 millones a 46,9: un incremento del 42,95 por ciento respecto del ejercicio anterior. Estas actuaciones suponen el 18,15 por ciento del total del gasto provincial.

En este apartado, el diputado ha destacado las inversiones en infraestructuras, que suponen el mayor montante. Ascienden a 30,7 millones de euros frente a los 24,8 del ejercicio anterior (crecimiento del 23,69 por ciento), que se destinan a la red provincial de carreteras, con un importe de 10,2 millones, donde aparte de la conservación e inversión ordinaria, este ejercicio cobra un especial interés las actuaciones en carriles bici por un importe de 3,4 millones euros, dentro de las estrategias de la ‘Economía Baja en Carbono’.

Las inversiones en municipios a través de planes como el de Obras y Servicios, Proyectos EDUSI (Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible), actuaciones en viviendas cueva y otras actuaciones alcanzan los 19 millones de euros con un crecimiento de más de 2,3 millones euros con respecto al ejercicio anterior.

También figuran en este campo las medidas relacionadas con la eficiencia energética, para el año 2020 en los municipios de la provincia, para lo que destina en este ejercicio un importe de 8.8 millones de euros, y las aportaciones al fomento de actividades económicas como el Turismo (a través del Patronato de Turismo) por un importe de más de 2 millones de euros.

Las actuaciones de carácter general suponen el 19 por ciento de presupuesto y recogen los créditos asignados a los programas y el funcionamiento de los órganos del Gobierno provincial, los gastos de la administración general (como los de recursos humanos y administración financiera, contratación pública), los gastos en sistemas de información, la asistencia a municipios con más de 3,5 millones de euros de asignación y el mantenimiento del patrimonio provincial.

También están incluido en este apartado otros programas como la comunicación institucional o la financiación a entidades e instituciones de interés provincial, las ayudas y convenios de interés general, y el fondo de contingencia para la financiación de imprevistos durante el ejercicio económico de 2020 que pasa de 4,2 a 5,5 millones de euros.

Por último, García Leiva se ha referido a la deuda pública, a la que se destinan 6,7 millones de euros (un dos por ciento del total). Esa cantidad ha descendido en casi 3,5 millones de euros como consecuencia de la política de reducción de deuda acometida por la Diputación en los últimos años “dotando así a la institución de una excelente posición de solvencia financiera”.

Como ejemplo, ha señalado que en 2010 la deuda viva por operaciones de deuda concertadas y previstas con entidades financieras a comienzo del ejercicio alcanzaba aproximadamente la cifra de 200 millones de euros, y a 1 de enero de 2020 esta deuda no supera los 43 millones.





Se el primero en comentar

Deja un comentario