El PP insiste en que luchará por el 2+2 y que también lo habría hecho sin Sebastián Pérez

El grupo municipal es "una piña" y considera que cumplir el acuerdo verbal para la alternancia en la alcaldía es "una cuestión de honor irrenunciable"

Sebastián y Luis
Sebastián Pérez y Luis Salvador, juntos en un pleno municipal | Foto: Dani Bayona
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Sebastián Pérez, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Granada y presidente provincial del Partido Popular, no figurará en las listas al Senado para las elecciones generales del 10 de noviembre. Desde Génova insistieron en que debía estar, pero finalmente Pérez se salió con la suya. No sólo eso: consiguió que la persona que recomendó para que ocupara su lugar, José Robles, fuera la designada, en detrimento de Vicente Azpitarte, que estará en las papeletas pero en segundo lugar.

El debate sobre si debía ir a Madrid o quedarse en Granada se ha prestado a varias interpretaciones y una de las más extendidas explica que, llevarlo al Senado, sería no sólo apartarlo del ayuntamiento, sino hacer que la manifestada intención de los populares de seguir pugnando por la alternancia en la alcaldía (el famoso 2+2) se fuera diluyendo progresivamente. Al no estar el principal instigador de esa iniciativa, caería por su propio peso y Luis Salvador (Ciudadanos) seguiría siendo alcalde sin problemas hasta 2023, que fue lo que supuestamente pactaron las direcciones nacionales de C´s y PP.

Fuentes del Partido Popular, sin embargo, tienen muy claro que esa idea sigue en pie. «Estamos decididos a hacerlo y lo habríamos estado igualmente si Sebastián Pérez no hubiera seguido como concejal», han asegurado a GranadaDigital, alegando que ellos no están seguros de si existió o no ese pacto nacional que habría dado a Ciudadanos la alcaldía de Granada durante los cuatro años del mandato, pero de lo que sí están convencidos es de que, en vísperas de la sesión de investidura, las direcciones locales de ambos partidos sí pactaron ese 2+2 (los dos primeros años para Ciudadanos y entre 2021 y 2023 para el PP) y que, aunque fuera sólo un acuerdo verbal, incumplirlo sería «jugar con nuestro honor y nuestra palabra, que es algo que no vamos a consentir».

En ese sentido, las mismas fuentes garantizan que el grupo municipal del PP en Granada es ahora mismo «una piña», que los seis concejales que acompañan a Pérez en los plenos tienen «exactamente la misma opinión» y que, cuando pasen las elecciones generales, volverán a la carga. Aunque no llegan al punto de fijar una fecha para lanzar el órdago, sí apuntan a que antes de que termine 2019 podrían romper el pacto de gobierno y pasar a la oposición «si Ciudadanos sigue sin ceder». De no hacerlo, resaltan, «es posible que Luis Salvador ya no sea alcalde cuando acabe el año».

Los populares, por lo demás, tienen a favor un dato, o más bien un vaticinio: todas las encuestas pronostican un importante descenso de Ciudadanos en las elecciones de noviembre, que incluso amenaza con dejar a Fran Hervías, hasta ahora diputado por Granada, fuera del Congreso. Eso, inciden, pondría a la formación en una situación de mayor debilidad tanto en el conjunto del país como en la provincia de Granada.

La incógnita es saber cuántos votos consigue Ciudadanos en la capital. En las últimas generales, Fran Hervías logró 25.686 votos. Posteriormente, en las municipales, Luis Salvador obtuvo 16.183. Fuentes del partido naranja indican que, si se baja de esa última cifra, es más que probable que la dirección nacional culpe de ello al actual alcalde.



Se el primero en comentar

Deja un comentario