La Policía Nacional detiene a un empleado tras robar 52.000 euros a su jefe

El modus operandi consistía en hacer devoluciones ficticias en metálico a clientes figurados y de importes relativamente pequeños para pasar desapercibido

Fotografía (1)
El trabajador se aprovechó de que gozaba de total confianza en la empresa donde trabajaba desde hacía varios años | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 28 años sin antecedentes policiales anteriores a estos hechos por su presunta implicación en la sustracción de más de 52.000 euros de un establecimiento comercial ubicado en la ciudad.

Estafa descubierta al hacer un inventario

La investigación se inició tras recibir una denuncia en la que el propietario de un comercio de Granada informó que en el momento de hacer un inventario había detectado un descuadre entre el material existente en el almacén y el que debía haber según las devoluciones efectuadas en tienda.

Indagando en lo sucedido se pudo determinar que siempre que había devoluciones en tienda realizadas en metálico estaba trabajando uno de los empleados y que cuando no estaba no se producían este tipo de devoluciones, incluso durante algunas ni siquiera había clientes en el comercio.

Devoluciones ficticias de productos inexistentes

Se detectaron devoluciones ficticias, en metálico a clientes figurados y de importes relativamente pequeños, lo que hacía que estas operaciones pasaran desapercibidas, por lo que cada vez que se hacía una devolución fraudulenta el producto no existía y el dinero era retirado de la caja por el empleado, quien no dudaba en introducir los datos de otros compañeros a la hora de realizar estas devoluciones simuladas, evitando así que apareciera su nombre.

El trabajador se aprovechó de que gozaba de total confianza en la empresa donde trabajaba desde hacía varios años, ejerciendo de forma oficiosa labores de responsable de tienda y de la experiencia y conocimiento adquiridos en su gestión, siendo además el encargado de realizar los inventarios, motivo por el que los podría enmascarar sin problema, adaptándolos a los desfalcos de caja cometidos.

Tras un recuento, la cantidad que se habría apropiado indebidamente este trabajador, que fue despedido, ascendería a más de 52.000 euros y se habría llevado a cabo entre enero de 2017 y agosto de 2018, provocando un importante menoscabo económico en la empresa a tenor del elevado importe al que asciende el perjuicio total causado.

Una vez recabada toda la información y completada la investigación por la que se obtuvieron indicios de autoría por parte del empleado, policías de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (U.D.E.V.) de la Comisaría Provincial de Granada detuvieron días atrás al presunto autor e informaron de lo actuado a la autoridad judicial.



Se el primero en comentar

Deja un comentario