Detienen a un individuo por obligar a su compañera de piso a prostituirse

Los hechos se conocieron cuando el propietario del domicilio donde ocurrieron recibió quejas formales por parte de los vecinos

Fotografía
Un agente de la Policía Nacional trabaja en su despacho | Foto: Archivo
GabineteGabinete
0

La Policía Nacional ha detenido en Granada a un varón de nacionalidad española y 58 años de edad, al que le constan varios antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de inducción al ejercicio de la prostitución tras haber retenido en un piso a una mujer de 34 años con la que compartía domicilio, a la que obligaba a mantener relaciones sexuales con desconocidos. El detenido ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.

El pasado domingo, 18 de octubre, los agentes fueron requeridos mediante una llamada al CIMACC-091 por un ciudadano, el cual tenía una inquilina que le había solicitado ayuda por encontrarse obligada a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento. Una vez en el lugar los policías se entrevistaron con el propietario del piso, el cual relató que desde hacía poco tiempo tenía alquilado el mismo a una pareja, habiendo recibido quejas formales, incluido un burofax, por parte de los vecinos, ya que sospechaban que en el inmueble alquilado se estaba ejerciendo la prostitución según se deducía de los ruidos y escándalos que provenían del mismo. Igualmente contó a los actuantes que la inquilina le había solicitado ayuda porque tenía problemas con la persona con la que comparte la vivienda.

Obligada a ejercer la prostitución

A continuación, los agentes actuantes entablaron conversación con la víctima allí presente, una mujer de 34 años de edad, la cual declaró que se encontraba retenida en el inmueble alquilado, viéndose obligada a prestar servicios sexuales no consentidos como consecuencia de la relación de sometimiento impuesta de manera forzosa por su compañero de piso. En relación con dicha persona, la víctima manifestó encontrarse en situación de vulnerabilidad por no disponer de otro medio de vida y por el miedo que tenía a que el presunto autor pudiese atentar contra su integridad física, padeciendo una gran ansiedad por esta situación. Según añadió a su relato, antes de llegar a Granada habría sufrido un episodio similar, cuando residía en una localidad costera de una provincia limítrofe, cuando estuvo retenida durante varios días en un domicilio en donde igualmente fue obligada a prostituirse.

El presunto autor, un varón de 58 años, habría llegado incluso a incluir anuncios en páginas de contactos en Internet haciendo clara alusión a sus características físicas, además de amenazar con expulsarla de la vivienda si no cumplía con sus expectativas, exponiéndola a un trato denigrante tanto en público como en privado. El presunto autor fue detenido y ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.







Se el primero en comentar

Deja un comentario