Piden que el Paseo del Darro sea “tradicional y paisajístico, sin elementos modernos”

La asociación Oppidum Eléberis lamenta que se haya diseñado "sin consenso ni diálogo" y pide al Patronato de la Alhambra y al Ayuntamiento que den marcha atrás

P1080006
El conocido como Hotel Reúma, junto al que discurrirá el Paseo de Romayla | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

La asociación Oppidum Eléberis se ha dirigido por escrito al Patronato de la Alhambra y al Ayuntamiento de Granada para hacerle saber que rechaza el proyecto denominado Paseo de Romayla, por alejarse del proyecto blando anunciado en su inicio y por la falta de información y participación ciudadana en su redacción.

En un comunicado, el colectivo recuerda que en 2016, la Consejería de Cultura, a través del Patronato de la Alhambra y de la mano del Ayuntamiento de Granada, abrieron a la sociedad un proceso participativo para recuperar la margen izquierda del río Darro, entre el puente del Aljibillo y el puente de las Chirimías, un espacio bastante degradado, de alto valor paisajístico, como paseo para el uso y disfrute de los ciudadanos.

Para conseguir este proceso participativo se programó, en esta primera fase, un programa de conferencias y seminarios, mesas redondas, denominado ‘Paseo por los Cármenes del Darro’, invitando a los ciudadanos a participar y hacer sus aportaciones, y donde se dijo que todas las conclusiones que se recogieran en las diferentes actividades y aportaciones ciudadanas servirían como banco de ideas para la redacción del futuro proyecto que tiene vocación de consenso,

La Consejera de Cultura afirmó en su día, recuerda la asociación, que la participación real y efectiva de la ciudadanía es la mejor forma de afrontar el futuro, manteniendo el diálogo constante entre las instituciones, la comunidad científica y la ciudadanía; y por su parte, el anterior director del Patronato de la Alhambra, Reynaldo Fernández, apuntó que se trataría de una “intervención blanda”, cuyo objetivo final es devolver a este espacio su esencia y rescatar su sentido original, para el uso y disfrute de los ciudadanos, pero manteniendo el aspecto de bosque y jardines, y que antes de la redacción de cualquier proyecto, licitación o inicio de obras alguna, se informaría previamente a Icomos España, dato que desconocemos si se ha realizado.

Esta intervención tenía dos fases de excavaciones, ya concluidas, y tres proyectos, el del Paseo de Romayla, otro para el del Acueducto Rey Chico, y un tercero para acometer la rehabilitación del antiguo Hotel Bosque de la Alhambra, conocido como Reuma.

“Sin embargo a partir de este momento inicial, el proceso participativo ciudadano consensuado quedó en el cajón y volvimos otra vez a las alegaciones sin respuesta, informaciones confusas a través de comunicados de prensa y a proyectos ya elaborados”, subraya la nota.

Maqueta del proyecto al que se refiere la asociación cultural.

Y así en 2019, concluidas ya las dos fases de excavaciones, se publica un edicto en período de información pública para presentar alegaciones al Estudio de Detalle en desarrollo de la U.A. A-1.3 Jardines del Reúma, y unos meses después se anuncia en la prensa la licitación del proyecto del Paseo de Romayla y el inicio de las obras para 2020, con financiación del Patronato de la Alhambra, sin conocimiento y participación social en el mismo y lo que es peor, sin responder razonadamente a las alegaciones, presentadas al Estudio de Detalle por ésta y otras asociaciones por parte del equipo municipal, tal y como dice la legislación.

A esto hay que sumar que en 2016, durante la primera fase, denominada Paseo Cármenes del Darro, la asociación presentó aportaciones, tanto al Patronato como al Ayuntamiento, que tampoco tuvieron respuesta, ni tan siquiera acuse de recibo.

En su escrito, la asociación muestra su sorpresa y rechazo, ya expuesto en la alegaciones, con este “proyecto duro”, a tenor de lo visto en prensa, que ha producido malestar social, que “introduce elementos de arquitectura moderna, así como un ascensor, que consideramos innecesarios, que rompe este espacio verde que forma parte de la iconografía de la Alhambra y que en nuestra opinión causa un fuerte impacto visual y perceptivo al entorno paisajístico y patrimonial de valor excepcional; en lugar del proyecto blando anunciado y consensuado inicialmente, con intervención mínima, que integraba los restos emergentes, así como los aparecidos en las excavaciones, recuperando huertas y jardines y un paseo con pavimento blando y tradicional en torno a la acequia de Romayla, que devolviese a este lugar su aspecto original como espacio verde y paisajístico”.

Asimismo, ha solicitado que antes de la licitación y el inicio de obras, se abra a la sociedad, tal y como se anunció en su inicio, una segunda fase de información y participación, para que este proyecto denominado Paseo de Romayla, así como los proyectos del Acueducto y Reúma vengan consensuados con la sociedad y con la Unesco, y que “no se repita la polémica social acaecida por la construcción del Rey Chico, que necesitó de una visita de una delegación de Icomos España”.

Este entorno, recuerda la asociación, forma parte de tres Bienes de Interés Cultural y su entorno, como son el Conjunto Histórico de Granada, del Valle del río Darro como Zona Patrimonial y de la Alhambra y el Generalife como Monumento y además está dentro del perímetro declarado Patrimonio Cultural Mundial por la Unesco.





Se el primero en comentar

Deja un comentario