Pedro Marín, policía nacional, sobre los meses de confinamiento: “No puedo decir que he tenido miedo, pero sí respeto”

Este subinspector explica cómo está viviendo a nivel personal la pandemia y cómo han trabajado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

FOTO ENTREVISTA CNP COVID
El delegado Provincial de Participación Ciudadana de la Policía Nacional de Granada, Pedro Marín | Foto y vídeo: Dani B. / GD
Rosa NúñezRosa Núñez
0

El miedo. Ese término que la Real Academia Española define como la “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario” en su primera acepción, o como el “recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”. El próximo 14 de marzo se cumple un año del decreto del primer estado de alarma en España a causa de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19, y es lógico que durante los últimos casi 365 días, todos, en algún momento, hayan sentido miedo.

El riesgo que perturbaba a los ciudadanos durante todo este tiempo era real. Se trata de un virus que en muchos casos llega a ser mortal. ¿Y cómo no iba a generar toda esta situación una aprensión dentro de cada uno por la posibilidad de que sucediera lo contrario a lo que se desea, en este caso, la salud y prácticamente, la supervivencia?

El subinspector de la Policía Nacional en Granada Pedro Marín ha relatado a GranadaDigital las emociones que lleva experimentando meses, desde el pasado 14 de marzo de 2020. Si bien desde ese momento, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han pasado por una serie de momentos difíciles en general, cabe destacar la etapa del confinamiento domiciliario, desde marzo hasta junio del pasado año. Durante este tiempo, Marín asegura que no ha tenido miedo, pero sí respeto. “Si tuviera que decir que he pasado miedo, ha sido por mis seres más queridos”, admite.

“No puedo decir que he tenido miedo, pero sí respeto”

Está claro que nadie esperaba que 2020 fuera sinónimo de pandemia, mucho menos que se llevara a cabo un confinamiento domiciliario, y muchísimo menos que este problema siguiese vigente al inicio de 2021. Pero durante los momentos más duros, muchos sectores tuvieron que dar la cara por la sociedad, entre ellos, el sanitario, el agrario, los supermercados y cómo no, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del país, entre las que este viernes se destaca la presencia del Cuerpo Nacional de Policía.

Pedro Marín, delegado Provincial de Participación Ciudadana de la Policía Nacional de Granada, describe esta situación como “muy excepcional y compleja, puesto que nos enfrentábamos a algo a lo que nuestra sociedad no se había enfrentado nunca”. Por esta razón, el subinspector cuenta que la declaración del estado de alarma fue el peor momento que ha vivido. Sin embargo, Marín cree que “el mejor momento aún está por llegar porque será cuando podamos decir que hemos ganado la batalla a este virus”.

Cuando se declaró el estado de alarma, nadie se podía suponer lo que estaba por venir, aunque el agente admite que se imaginaba que “serían meses muy duros y complicados, puesto que en 48 horas pasamos de hacer una vida normal a estar totalmente confinados y solamente poder salir de los domicilios para las actividades más esenciales, y por supuesto para trabajar los que teníamos que estar en primera línea de batalla“.

“El mejor momento aún está por llegar porque será cuando podamos decir que hemos ganado la batalla a este virus”

“Evidentemente -continúa-, si algo teníamos que hacer, y nosotros, mucho más, es dar ejemplo. Por eso, lo que hemos hecho ha sido limitar al máximo nuestros contactos; el ejemplo de ello es que esta pasada Navidad, no he visto ni siquiera a mis padres”.

La coordinación de los servicios del Cuerpo Nacional de Policía durante los meses de confinamiento “tuvo que ser máxima”. Según explica Marín, “principalmente, la Brigada de Seguridad Ciudadana tuvo que afrontar un trabajo extraordinario, ya que había que ejecutar una serie de órdenes para garantizar el cumplimiento de las medidas que se habían impuesto”. Por su parte, los funcionarios “tuvieron que alterar sus servicios para cubrir las prioridades de ese momento”. Pedro Marín incide, además, en los colectivos que más han sufrido la pandemia, los más vulnerables, como las personas mayores o los menores, de los que destaca “que han tenido que hacerse muchísimo más responsables en el seno de sus viviendas”.

Por otro lado, hay algunos tipos de delitos que aumentaron durante el tiempo de la cuarentena, como las incidencias sucedidas a través de Internet, ya que los delincuentes se aprovecharon de todo el tiempo tanto de ocio como de trabajo que los ciudadanos dedicaron al mundo digital. “Teníamos que reforzar mucho más esa formación”, declara el agente.

Pedro Marín se siente un “afortunado”, ya que “mis seres más cercanos no han contraído el Covid-19 hasta ahora mismo, y solamente he tenido una incidencia puntual de un compañero de trabajo que dio positivo, por el cual tuvimos que guardar cuarentena en su momento”.

“He pensado desde el primer día que esta pandemia no debería dejarnos secuelas psicológicas, pero sí abrir un periodo de reflexión importante en todas las personas, aunque a día de hoy creo que no está sucediendo porque vemos todavía actos incívicos y de irresponsabilidad absoluta. Creo que hay personas que todavía no se han concienciado de la gravedad y del sufrimiento de esta pandemia”, comenta el subinspector.

“Esta pandemia no debería dejarnos secuelas psicológicas, pero sí abrir un periodo de reflexión”

Resumir todos los sentimientos, pensamientos y situaciones vividas durante estos largos diez meses no es fácil, pero Pedro Marín se queda con que “necesitamos mejorar y necesitamos aprender”.







Se el primero en comentar

Deja un comentario