El partido de toda una vida

Granada asiste esta noche en Los Cármenes a un acontecimiento futbolístico histórico

Granada CF - Atletico de Madrid
El Granada guarda un minuto de silencio | Foto: Antonio L. Juárez
AvatarManuel Ruiz Pérez @manuelruizgrx
0

El Granada CF afronta hoy el partido más importante de su historia en los últimos 51 años. Teniendo en cuenta que en abril de 2021 la entidad nazarí cumplirá 90 primaveras, se puede afirmar rotundamente que esta noche se juega algo más que 90 minutos de fútbol. Se trata de la antesala a la disputa de un título. Se trata de poder llegar por segunda vez en la historia a una final de la Copa del Rey.

Es una oportunidad para vivir un momento –desgraciadamente– demasiado excepcional. Ojalá esto sea el principio de muchos éxitos futuros, pero la historia nos dice que, probablemente, se trate de una ocasión única para muchas generaciones. Y como tal debe ser disfrutada.

En cualquier caso, quién sabe lo que nos deparará el porvenir. Lo que sí está claro es que, si la cosa sale bien, puede que a eso de las once y algo de esta noche el titular de esta previa se quede desfasado, pues ya habría que emplazarse a la gran final del 18 de abril en La Cartuja. Casi nada.

Para eso, el Granada deberá levantar un 1-0 en contra ante todo un Athletic Club de Bilbao, el equipo copero por excelencia en este país. Un equipo que, en los últimos once años, ha disputado tres finales de Copa, la última de las cuales, en 2015, le sirvió para alzar la Supercopa de España, y una final de Europa League en 2012. Apenas unas pinceladas de lo que supone el Athletic Club, que no ‘el Bilbao’, como institución. Un club con historia, tradición y arraigo como pocos que lleva a cabo una filosofía muy peculiar de apoyo a la cantera y que solo viste de rojiblanco –vertical– a futbolistas nacidos en territorios donde se habla euskera.

Sin embargo, por suerte para el Granada, la solera y la experiencia no ganan partidos. Quizá la ilusión tampoco, pero lo que sí puede y debe inclinar la balanza a favor de los de rayas horizontales es el hecho de jugar como local el choque decisivo. Esta tarde, a partir de las 19:00 horas, está previsto un recibimiento “histórico” al autobús del Granada en los aledaños de Los Cármenes. En los prolegómenos del propio encuentro habrá tifos, mosaico, lluvia de papel, himno a capella y demás. El ‘calentamiento’ para los incondicionales.

Pero después, en el lapso de tiempo que transcurrirá desde la primera hasta la última vez que Del Cerro Grande se lleve el silbato a la boca, Los Cármenes debe ser un volcán en erupción. Cada balón dividido, cada saque de banda o cada sprint extra contará. Y las más de 20.000 almas granadinistas que se darán cita esta noche en el Zaidín han de ser conscientes de ello y competir con el equipo con inteligencia y sabiendo controlar las emociones; parafraseando a Diego Martínez, serán, como poco, 90 minutos más descuento. Un mundo.

Ventaja en la ida

El Athletic llega con una ventaja mínima después de haber explotado el factor ambiental en un San Mamés que, literalmente, rugía. Eso, sumado al partidazo de Iñaki Williams, que pudo haber sentenciado la eliminatoria de no haberse topado una y otra vez con un excelso Rui Silva, podría haber sido la tumba del Granada. Pero los soldados de Diego Martínez no solo salieron vivos de Bilbao, sino que incluso pudieron empatar el envite. Esto ejemplifica la encomiable trayectoria de un grupo que nació hace año y medio y que, desde entonces, no para de acoger nuevos adeptos para la causa granadinista merced a un plantel con cuyos valores la hinchada se siente identificada.

Otra muestra más del esfuerzo y el saber sufrir que han evidenciado Diego y los suyos se refleja en la trayectoria copera de esta temporada. Ha sido un camino tortuoso –por no decir otra cosa– en el que el Granada ha superado cuatro encerronas con tres prórrogas en campos de Tercera y Segunda B para llegar a cuartos y apabullar al Valencia, vigente campeón. Eso es este Granada camaleónico.

Esa noche, Roberto Soldado fue el héroe de un equipo que hoy no podrá contar con él después de ver una cartulina amarilla en San Mamés. Carlos Fernández hará las veces de ariete. Detrás del sevillano, lo más previsible es que Diego insista en la defensa de tres con dos carrileros y Gonalons y Yangel Herrera sosteniendo a Machís y Puertas, una fórmula que le ha dado buenos resultados últimamente.

Por su parte, Garitano no podrá contar con Dani García por sanción, así como con De Marcos y Villalibre por lesión. El técnico bilbaíno planteará un dibujo relativamente similar al de Diego Martínez, con Muniain, Raúl García e Iñaki Williams en vanguardia para intentar darle una alegría a los más de 600 aficionados vascos que vendrán a apoyar a los suyos.

El de hoy es un partido especial. No importará la buena trayectoria reciente en Liga del Granada ni la mala racha que ha atravesado el Athletic (casi tres meses sin ganar). Hoy, un rebaño más unido que nunca deberá dejar al león sin cena.

Por los que llegaron antes, por los que fueron sumándose a la causa, por los que se resistieron a dejarte morir, por Murcia, Guadalajara, Alcorcón, Elche, Vallecas, Valladolid, Sevilla, Albacete o Mallorca, por los que no están y por los niños que ya nunca te dejarán. Por todos y con todo, Granada.

Alineaciones probables:

Granada CF: Rui Silva, Foulquier, Víctor Díaz, Germán, Domingos Duarte, Carlos Neva, Gonalons, Yangel Herrera, Puertas, Machís y Carlos Fernández.

Athletic Club: Unai Simón, Capa, Yeray, Unai Núñez, Íñigo Martínez, Yuri; San José, Vesga, Muniain, Raúl García e Iñaki Williams.

Estadio: Los Cármenes

Hora: 21:00 horas.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño). VAR: Martínez Munuera

TV: Cuatro.







Se el primero en comentar

Deja un comentario