Paridad y listas electorales

Manifestacion por el 8 M
Manifestación del pasado 8 de marzo en Granada por la igualdad de la mujer | Autor: Archivo GD
Avatar for Juncal Gutiérrez
0

Comenzamos la primavera y, además de pasar del resfriado a la alergia, de la alergia al resfriado, nos trae dos meses entretenidos con diversas citas electorales. Los últimos domingos de abril y mayo la ciudadanía podrá ejercer su voto para elegir a las personas que gobernarán a nivel estatal, municipal y europeo.

Es algo evidente que la clase política está en modo ON, como no podría ser de otra manera, y es que en vista de los populismos crecientes a lo largo y ancho de nuestro Estado y los diversos estados europeos, deberíamos todos, por responsabilidad, estar del mismo modo.

Las diversas medidas, así como las referencias a debates ya superados y consensuados por la sociedad (véase el aborto o la Ley de Memoria Histórica) nos muestran la verdadera cara de unos y de los otros. Sin embargo, yo hoy me voy a centrar en la elaboración de las listas, es decir, en esas mujeres y hombres elegidos por los partidos para que nos representen en los diversos espacios de decisión. Si realmente no nos atraen los entresijos y cainismos de los partidos, seguramente sabrás poco o nada de ellas, ya que los medios de comunicación solamente las mencionan si la puñalada trapera ha sido considerable, pero creo que debemos pararnos porque no es lo mismo una posición u otra, ni el número de mujeres y hombres que ocupan los posibles puestos de salida.

La Ley orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres obliga a los diferentes partidos políticos una participación equilibrada de mujeres y hombres en las listas electorales. Es decir, las candidaturas electorales podrán integrar a mujeres u hombres en una proporción inferior al 40%, o superior al 60%. Tras un recurso del Partido Popular al Tribunal Constitucional, este sentenció que la Ley de Igualdad no discrimina de manera inversa o compensatoria sino que persigue un equilibrio entre sexos.

Aunque los diferentes partidos políticos han creados sus listas atendiendo a la Ley, más que nada porque si no no serían aceptadas, no todos creen todavía en la paridad e igualdad de oportunidades y nos encontramos la presencia de las mujeres mermada y en pocos puestos de salida.

Un ejemplo es la lista a las municipales del Partido Popular. La semana pasada, el presidente y candidato del Partido Popular de Granada, Sebastián Pérez, presentaba su lista estrella. De los posible once puestos que en las anteriores elecciones obtuvo este partido solamente cuatro mujeres acceden a ellos. ¿Casualidad? Difícil de creerlo si atentemos a las manifestaciones pasadas y presentes de los populares: “Las mujeres, cuanto más desnudas más elegantes”, «En Nueva York permiten aborto tras nacimiento»…

A pesar del tufo a rancio y machista de la situación y, por qué no decirlo, del mismo partido, creo que todas las mujeres debemos denunciar estos casos alto y claro. Tanto el año pasado como en éste, las mujeres hemos salido a las calles en una manifestación multitudinaria para denunciar estas desigualdades que imperan en nuestra sociedad. La Igualdad real se debe aplicar en todos los espacios: familiar, profesional, político…

Ningún partido, tenga la ideología que tenga, puede o debe volver a prácticas de décadas anteriores.



Se el primero en comentar

Deja un comentario