Padres de alumnos del Realejo exigen una “disminución drástica” del tráfico

Critican que la falta de "medidas inmediatas" contra la contaminación y el ruido es "una negligencia" que afecta a los niños

53439527_2249751355068618_5661090577748328448_n
Alumnos camino de un colegio del Realejo | Autor: Facebook de Asociación por un Realejo Habitable
GranadaDigitalGranadaDigital
0

Las asociaciones de madres y padres de alumnos del CEIP Jose Hurtado y de la EIM Duende han expresado su preocupación por el exceso del tráfico y los consecuentes altos niveles de contaminación que sufren esos dos centros educativos, ubicados en el barrio del Realejo.

“Estamos ante un problema de gravedad y que afecta a toda la ciudad”, han resaltado, para recordar que  Granada superó en 2017 el límite anual permitido por la Unión Europea de dióxido de nitrógeno y el diario de partículas, con efectos nocivos en la salud de sus habitantes.

Se trata, inciden, de un problema de salud que  en el Realejo, debido a sus peculiaridades, se agudiza. “Es un barrio de calles pequeñas y con tramos de aceras estrechas. Es una de las salidas de la ciudad y tiene acceso para vehículos tanto desde Gran Vía como desde Cuesta Escoriaza, además de servir de zona de paso para el acceso a la Alhambra de taxis y autobuses. En el barrio, además de los residentes, hay diversos colegios y escuelas infantiles, la escuela de arquitectura, el centro de lenguas modernas y diversas sedes de empresas”, han detallado.

La consecuencia es que todo ello genera un volumen exagerado de tráfico a motor que numerosos atascos y retenciones, sobre todo en horario de entrada y salida de los colegios: vehículos particulares, taxis, autobuses turísticos, el tren turístico, autobuses escolares, autobuses urbanos y motocicletas. “El resultado es peligro, suciedad, ruido y polución, elementos a los que tenemos que enfrentarnos con nuestros hijos cada día al ir y volver al colegio”.

Los padres y madres de alumnos han criticado que los niños, pese a ser un colectivo especialmente vulnerable, “vienen siendo olvidados de forma sistemática por los últimos proyectos políticos de gobierno”, para añadir que deben tener “la opción de poder ir al colegio en un entorno agradable, saludable y seguro”. No tomar medidas para disminuir los actuales niveles de contaminación, que juzgan “inaceptables” para la infancia”, supone “una negligencia por parte de los poderes públicos”.

Los colectivos han exigido “medidas concretas e inmediatas que consigan una disminución drástica del tráfico rodado y de su velocidad en el Realejo, más allá de la implantación de los caminos escolares seguros“. En ese sentido, han considerado que éstos “pueden ser un buen punto de partida”, pero, dada la fisonomía del barrio y los actuales niveles de contaminación “sólo conseguiremos caminos seguros y saludables reduciendo el volumen del tráfico a motor. No es una medida fácil pero sí posible”, han concluido.



Se el primero en comentar

Deja un comentario