Los padres del CEIP Elena Martín Vivaldi se manifiestan para exigir el desdoblamiento de las aulas

La falta de profesores ha hecho que se amplíe la ratio a 25 alumnos por clase, por lo que los menores no pueden mantener la distancia social

Protesta madres y padres Colegio Vivaldi Carlos Gijon-2
Los padres del CEIP Elena Martín Vivaldi de Granada durante su protesta | Foto: Carlos Gijón
Patricia VázquezPatricia Vázquez
0

Las familias del Colegio de Educación Infantil y Primaria Elena Martin Vivaldi de Granada están “preocupados”. Sus hijos han retomado las clases presenciales en este curso 2020/2021 y no saben si están poniendo en riesgo la salud de sus hijos y de todos los que tengan contacto directo con ellos.

Y es que, según han indicado a GranadaDigital, después de un inicio de curso “ejemplar”, donde profesores y dirección del centro escolar habían hecho un esfuerzo para mantener una ratio de 17 alumnos por aula para conseguir el desdoblamiento de las clases y mantener así las medidas establecidas en el ‘protocolo Covid’ del sector educativo, parece ser que la Delegación provincial de Educación de la Junta de Andalucía “ha obligado al equipo directivo del centro a volver a la ratio antigua”. Es decir, a dos clases de 25 y 26 escolares de las clases de 3º a 6º de Primaria.

Es por ello que este viernes algunos padres y madres de los menores afectados se han concentrado a las puertas del colegio a primera hora, coincidiendo con la entrada de los alumnos, en señal de protesta por esta situación de “inseguridad sanitaria” a la que se enfrentan sus hijos todos los días.

No es la única medida que están llevando a cabo estos padres. De hecho, están recogiendo firmas y han empapelado el perímetro del colegio con sus reivindicaciones. Y todo para conseguir que se amplíe el número de profesores del centro para poder cubrir todo el currículo, “ya que faltaría un docente para una hora de Inglés a la semana”, explica una de las madres, quien indica que “el inspector de Educación, en vez de darnos dos profesores más para poder dar todas las horas curriculares, ha obligado al centro a volver a juntar a los niños cuando llevaban ya casi dos semanas de clases”.

Por todo ello, han presentado un escrito a la Delegación de Educación en Granada donde solicitan más recursos para cumplir las medidas de seguridad y piden que se generen nuevos grupos para garantizar la distancia mínima de 1,5 m dentro de las aulas, con el objetivo de mantener una educación de calidad y de equidad entre los niños.

“Lo primero es la salud de nuestros hijos. Ahora están hacinados en las aulas con una separación entre alumnos de 40 centímetros, cuando debería haber 1’5 metros. Es lamentable que hayan puesto el currículum por encima de la salud”, denuncian los padres.







Se el primero en comentar

Deja un comentario